Receta 10: Rabo de Ternera

Cita Posted on Actualizado enn

Que si, que no hace falta ir a casa de mamá, la suegra o la abuela para comer un buen guiso tradicional. Que si, que hay recetas que asustan más de lo que realmente son … y os lo voy a demostrar en este post.

Me encanta el rabo de ternera guisado, ¡me flipa! Acompañado con unas patatitas fritas o con un puré de patata, me vuelvo loca solo de pensarlo. A los mellis les encanta, es jugoso, tierno …

Este guiso lo he comido siempre en casa de mi suegra, me parecía súper complicado hasta que mi suegra me dijo: – ¡que dices! si esto está chupado. Solo hay que cogerle el punto y ya está.

rabo

Aprovechando un día que vino a mi casa me enseñó y si, lo certifico ¡está tirado! y te marcas un guiso de estos con las visitas y quedas como un/a cocinillas de primera categoría.

¡Allá vamos!

Tiempo de preparación

Ya sabéis que soy pro Themomix y aunque esta receta existe para la máquina, sintiéndolo mucho creo el resultado no es óptimo y además los trozos de rabo no entran bien. Por lo general este tipo de guisos en casa siempre preferimos hacerlos en la olla.

Para que realmente sea una receta fácil y rápida yo lo hago en la olla rápida. ya sabéis que la receta tradicional son 3 o 4 horas al chup chup, pero esta hecha en olla rápida no tiene nada que envidiar.

Se tarda aproximadamente 1,5 en completar todos los pasos, teniendo en cuenta que unos 40 min – 1 hora es dejar la olla cociendo sola.

Ingredientes

  • 1000 gr de Rabo de Ternera. Procura que no sea muy grueso. Unos 3 dedos de grosor está bien para los trozos más grandes. Así se cocerá más rápido.
  • Harina
  • Chorro de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana
  • 1 zanahoria
  • Agua y Pastilla de caldo de ternera o caldo de ternera directamente
  • Una botella de 500 ml de vino tinto. Gastaros por lo menos unos 3€ en la botella y asegurad que sea un vino de cierta calidad.
  • Una lata pequeña de guisantes
  • Sal

La receta puede llevar también pimiento rojo. Mi suegra no se lo echa y a papá al cuadrado como no le hace mucha gracia, nosotros tampoco.

Preparación

  1. Cogemos los trozos de rabo, los secamos bien con papel de cocina para que no suelten “sangrecilla” y los pasamos por harina.
  2. Picamos la cebolla y la zanahoria. La zanahoria en rodajas y la cebolla picada normal
  3. Echamos un buen chorro de aceite en el fondo de la olla y metemos los trozos de rabo enharinados. Se trata de marcarlos a fuego medio – alto. En cuanto estén dorados los sacamos y los reservamos en una fuente con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.
  4. Procedemos a pochar las verduras. Si ha quedado demasiado aceite en la olla sacad la parte sobrante y quedaros solo con el necesario para pochar las verduras. El proceso de pochar las verduras se hace a fuego medio y son como unos 10 minutos.
  5. Una vez pochadas, echamos el rabo reservado y le damos unas vueltas todo junto.
  6. A continuación, cubre casi la mezcla con agua y la pastilla de caldo o directamente con caldo de ternera. Cocina unos 10 minutos a fuego medio hasta que se haya consumido al menos la mitad del agua y quede un líquido cremoso.
  7. A continuación, vierte el vino tino y echa sal al gusto. Cierra la olla y una vez que haya cogido presión ponlo a cocer. Dependiendo del grosor de los trozos y de la olla los tiempos van desde 40 minutos a 1 hora. Yo a veces para no arriesgar, lo pongo unos 35 minutos en la olla rápida y luego lo dejo cociendo otros 20 minutos sin presión, así lo controlo mejor y no corro el riesgo de que se cueza demasiado y se desmenuce.
  8. Una vez terminado, abre la olla y mira los trozos, si se separan con facilidad del hueso es que ya está listo. Sino, déjalo cocer algunos minutos más hasta que veas el efecto sobre el hueso. Si veis que la salsa queda algo liquida, mi suegra echa una cuchara de maicena y “asunto arreglado”
  9. Para finalizar, vuelca la lata de guisantes sobre la mezcla, remueve con cuidado y volilá, el rabo de ternera ¡está listo!

Trucos que no te puedes perder

  • Se suele servir acompañado de patatas fritas en dados o puré de patatas.
  • Hay quien una vez hecho el rabo, saca los trozos de rabo a una fuente y pasa la salsa por el chino o la Thermomix. Luego vuelca la salsa sobre los trozos. El resultado es muy fino y profesional, vamos ¡pa´nota!
  • También está la opción de deshilachar los trozos de rabo y meterlos en saquitos de pasta filo. Se atan con una rama de cebollino y van al horno. Luego se pinta el plato con la salsa triturada del guiso de rabo y es otra presentacion ¡¡espectacular!!

rabo_toro_receta_tradicional

¡Buen provecho!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Recuerdos de mi embarazo: El Ciclo Vital

Cita Posted on

Abro nueva sección en el blog sobre “Recuerdos de mi embarazo”, porque últimamente ando un poco moñas con el tema “tripotas” y me apetece mucho recordar algunos momentos, para mi inolvidables, del embarazo de Guille y Nico.

Como muchos sabéis, el embarazo no empezó bien. Aquel dichoso hematoma retrocorial que casi da al traste con nuestro sueño me tuvo a vueltas hasta la semana 14 de embarazo. No fue hasta entonces cuando me pude empezar a creer que de verdad estaba embarazada. Si quieres conocer más sobre la “Aventura del Maldito Hematoma” aquí tienes un post sobre ello: Que poco dura la alegría en la casa del pobre (junio 2014)

Nuestro cumple, el mío y el de papá al cuadrado es el 16 de mayo. El 12 de mayo del 2014 nos enterábamos de que nuestra beta por fin era positiva. ¡Vaya regalazo! Junto con los regalos de cumpleaños de ese año, nadie por aquel entonces sabía nada de nuestro incipiente positivo, unos buenos amigos nos regalaron entradas para el musical del Rey León. Eran para finales del mes de julio.

vertic_880_0

Creí que no podría ir a verlo. De hecho estábamos ya a punto de vender las entradas. Mi dichoso hematoma no daba tregua y mi vida era solo descanso, descanso y descanso, miedo, miedo y más miedo.

Me hicieron el triple screening con 10 semanas. Todo estaba bien y aunque seguí manchando recurrentemente y aun con alguna hemorragia importante, el médico me dijo que si no andaba mucho ni hacía esfuerzos podría ir a ver el musical.

Y allí que fui, con mis 12 semanas de embarazo y una tripita ya asomando. Me sentó genial salir de casa, lo necesitaba, me daba ánimos pensar que cada vez estaba más cerca de la libertad y de disfrutar el embarazo.

La verdad es que la música tiene un poder espectacular y con la canción del “Ciclo Vital” dio comienzo el musical. Que sensaciones, que puesta en escena, qué emoción … no os quiero ni contar cuando Rafiki (el mono babuino) coge y levanta al pequeño Simba, ahí estaba yo soñando cuando papá al cuadrado y yo cogiéramos a los mellis por primera vez … y claro, ahí salió mi primer lagrimón … – ¿pero que te pasa? me dijo papá al cuadrado. – ¡Pero si esto acaba de empezar! jajaja

Estaba plenamente metida en la historia cuando llegó el descanso … Y ahí volví al planeta tierra cuando fui al baño. Un bonito manchón me estaba esperando. Supongo que al moverme más de la cuenta el hematoma se revolvió y salió más sangre. Ni un día como ese me dejaba en paz el muy …

Así que me volví a sentar en mi butaca a rezar porque no se conviertiese en una de mis famosas hemorragias.

Logré disfrutar de la segunda parte y como no, de ese fantástico final cuando Simba y Nala tienen a un nuevo leoncito y Rafiki lo vuelve a alzar. En este momento suena otra vez la canción del Ciclo Vital. No veía llegar el día de vivir ese momento con los mellis.

La buena noticia es que terminado el musical no volví a manchar y que a partir de ahí solo manché fuerte una vez más, se acabó, fin de la pesadilla …

Y así me pasé todo el embarazo, recordando que algún día nuestro Rafiki “particular” levantaría a nuestros mellis. Ese día llegó el 27 de diciembre del 2014 y papá al cuadrado se encargó de ello, porque él es muy “mono” todo sea dicho de paso … jajaja

Y colorín colarado este post ha terminado …

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »