Mes: agosto 2015

Mis primeras vacaciones como mamá al cuadrado

Posted on Actualizado enn

Me ha costado un triunfo sentarme de nuevo a escribir. Bueno, me ha costado un triunfo sentarme en general después de tres trepidantes semanas. De hecho, aun no se muy bien donde me encuentro …

Con este comienzo, como ya os podéis imaginar, he pasado unas vacaciones espectaculares.

Los objetivos que nos habíamos propuesto para estas vacaciones eran claros:

– disfrutar de nuestros peques

– disfrutar de nuestra vida de pareja

Y a estas alturas alguno, con buen criterio, pensara: – eso es imposible!! Pues señores certifico que con un poco de organización y de ayuda se puede!

Después de pasar por la crisis de los preparativos del viaje que ya os comenté en el anterior post, de pasar el viaje hasta Cádiz con dos bebes de 7 meses (que se portaron de forma increíble) llegamos a Zahara de los Atunes.

Es el cuarto año consecutivo que viajamos allí y sin duda bajaremos muchos mas (claro, si no se colapsa antes …). Me encanta. Me chifla. Destino no masificado (aun), con aroma a pueblecito, estupendas gentes, increíbles playas, buena gastronomía y acogedor plan de noche … Chiringuitos, musiquita, puestas de sol, sabor a mar … Buah lo pienso y se me ponen los pelillos de punta!!

Pero esto no fue todo, después de 15 días en la playa, llegamos a casa y en menos de 24 horas habíamos lavado lo urgente y de nuevo estábamos preparando maletas para hacer el “tour meseta castellana 2015”. Aunque el papa al cuadrado es madrileño, su familia es de un pueblo de Segovia donde pasan el verano. Como ya sabéis, yo soy vallisoletana pero toda mi familia esta en León, la tierra “de mi corazón”. Con lo cual, en verano siempre vamos para allá sin pasar por Valladolid.


Ni yo misma me creo aun que hayamos completado este periplo con dos mellizos siendo padres novatos. Esta claro que hemos desarrollado una tremenda habilidad para hacer y deshacer sin complicarnos la vida.

Así que después de esta experiencia vacacional os cuento, como siempre, las “best practices” (recomendadas por amigos y testadas por nuestras carnes) y las meteduras de pata de dichas vacaciones (también algunas recomendadas … ):

Best practices:

– aunque estés fuera de casa respeta la rutina de tus hijos

Sobre todo si llevamos bebes de vacaciones no les podemos sacar de sus rutinas por mucho que nos empeñemos en flexibilizar ese tema en vacaciones. A los bebes les gustan las rutinas. Alterar esto les lleva directamente a la locura. Advertidos por este tema por varios amigos no alteramos su rutina, pero lejos de convertirnos en rehenes, para vuestro consuelo he de deciros, que hay truquillos para paliar esto como llevar sus comidas en un termo (optamos por un termo porque preferimos llevar nuestra comida en la medida de los posible y usar pocos o ningún potito) de este modo cuando toca comer, te pille donde te pille le das el bibe o la papilla a su hora y ya esta. He de decir que nuestros mellis comen fenomenal por lo que no nos plantea ningún problema darles de comer en ningún sitio.

Con el sueño pasa igual, si te pilla en la playa, de terraceo, de cena … Deben de dormir a su hora. Nosotros les hemos acostumbrado así desde bebes por lo que pille donde pille, a dormir. Voy a sacar mi punto de mala madres y confesar que por la noche los he sacado de terraceo (tranquilo) unas cuantas veces. Ellos se duermen a las 21:30 y a esa hora hemos salido nosotros con carro gemelar incluido a tapear por las terrazas hasta como tarde la 1:00. Les sacamos con pijama por lo que sin despertarse les devolvemos a la cuna al llegar y aquí paz y después gloria.

Diferente es lo que he visto este verano que me ha puesto los pelos de punta. Una ingente cantidad de bebes y no tan bebes a altas horas de la mañana, despiertos, algunos llorando a todo meter, dormidos encima de las mesas de los chiringutos a las 2:30 de la mañana y los padres pidiendo un mojito mas … No hago oposiciones a santa ni a madre del año pero eso me parece una auténtica sobrada!

– tiempo para disfrutar de la pareja

Esto suena casi a milagro, pero para eso están los abuelos, las cuidadoras y las canguros. A mi me gusta tirar de abuelos y de vez en cuando de alguna canguro. Pero solo delego las tareas por ejemplo de vigilar el sueño, o las de dar algún biberón o papilla, el resto: pasear, jugar, disfrutar en definitiva de los peques me las he quedado yo. El tiempo de calidad, el tiempo que marcara su personalidad y su vida es responsabilidad de su papa y de su mama.


Es decir, he delegado el tiempo de descanso de mis hijos para poder descansar yo y dedicar a mis hijos la mejor de mis versiones. Y este verano hemos hecho lo mismo, por lo que las noches, es decir, vigilar su sueño (que encima casi ni se despiertan) lo hemos dejado en manos de una cuidadora.

Por tanto, papa y mama se han ido a cenar algunas noches, a relajar la cabeza, a disfrutar como el primer día que nos conocimos, a ver fotos de nuestros dos milagros, a comentar las mejores jugadas del día, mientras comíamos, tomábamos un buen vino, a aprovechar para parrandear con los amigotes y/o a echarnos unos bailes que hacia “siglos” que no nos movíamos!! Recuerdo uno de los bailes, la canción del verano, ya sabéis “la gozadera”, no es que tenga devoción por ese genero musical pero os juro que lo bailamos como si no hubiera mañana!!

Aprovechamos también para ir a algún cocierto. Mucho flamenquito pero reconozco que el día que fuimos a ver a Pablo Carbonell y a los toreros muertos me rei como hacia mucho tiempo!! De hecho, hemos hecho una versión de “mi agüita amarilla” especial para Guille y Nico y les cantamos: – y creo que tomado maaaaaaaaaaaaas de 40 potitos hoy …. 😂😂


Con lo cual, papas con cabezas despejadas, ánimos a tope para disfrutar de nuestros peques al 200%.

Me ha resultado gracioso al llegar los comentarios de algunos compañeros con el tema de:”- noooooooo yo a mis hijos los cuido yo, eso de dejarlos con alguien…..” Para luego solo comentar que han acabado de los niños hasta el moño. Todos se mofado de nosotros en la oficina, porque mientras se quejaban de sus vacaciones han dicho, pues anda que vosotros con dos lo habéis tenido que pasar de lo “lindo” … Pues no, lo hemos pasado genial con niños y en pareja. Así que moraleja : Or-ga-ni-za-ci-on!!

– delegar los cuidados que aportan poco valor al cuidado del bebe

Ya casi lo he explicado en el punto anterior, pero mientras ellos duermen por la noche o duermen las siesta, o toman el biberón de primera hora o ultimo estar pendientes el 400% del día de los niños creo no aporta, es mas creo satura, hace perder la paciencia y llegar a situaciones poco ventajosas para padres e hijos.

Hay veces que no hay remedio, pero delegar un poquito siempre se puede. Viene de lujo a la cabeza. Se nota. Lo notas tu y lo notan los peques. Es necesario …. Así que cuidadoras, abuelas, tíos … Gracias!

– como ir a la playa con mellis 

No os voy a negar que este tema me resulto inquietante. Si siendo solo 2 llevábamos la bolsa de la playa a tope no quería ni pensar.

Y he de decir, no es para tanto. Al final la mayoría va en la bolsa del carro o en la cesta del bogaboo donkey. Otra cosa será cuando haya que llevar cubitos, rastrillos ….

También hemos prescindido de llevar piscinita hinchable para bañar a los niños en la playa, por una sencilla razón: hemos hecho 800 km para ver el mar, mis hijos llevaban ya un mes seguido bañándose en la piscina con nosotros … Así que chicos, neopreno y al mar!! Siempre con bandera verde y probando antes que no hubiera ninguna corriente de esas heladas que a veces entran al estrecho … En definitiva, se han bañado en el mar la mayoría de los días y en la piscina de la urbanización donde estábamos todos. Y eso de pobrecitos que frío, para nada, se lo han pasado pirata.


Otra cosa es el tema arena. Aun llevando una manta gigante daba igual, cuando tus hijos ya croquetean pasas sangre, sudor y lágrimas porque no coman arena. Da igual, es inevitable. La comerán ellos y la comerás tu. Es parte del juego, de la enseñanza y prefiero sea así. Mis hijos han disfrutado del juego con la arena, de tocarla, de sentirla, de mirar ojiplaticos como se colaba entre sus dedos. Eso si, nos los hemos llevado a casa para meterles directamente en la lavadora …

Me resulto curioso coincidir en la playa con otra mama de mellis que les metía nada mas llegar a la playa en una piscina de plástico vacía para que no se mancharan. Lo dicho, prefiero pasar el calvario y que jueguen, se atrevan y no me vengan luego con que el que la “arena pica”. Hale a tomarse el mundo con naturalidad!! Viva la arena!!

En fin, que aunque este año con el cesto del bugaboo donkey y mi bolsa doble del carro de skiphop me habría servido de sobra, me lleve mi Rollser ! Si, si un carro de la compra, en plan Omaita y Antonia (ya sabéis los personajes de los Morancos). Se lo vi hace años a una mama de familia numerosa, como ella divina de la muerte llego a la playa y cual bolso de Mary PoPpins empezó a sacar cosas del carro. Mi carro (no el de Manolo) además tiene bolsa térmica con lo cual además de llevar las toallas, las sombrillas y toda la parafernalia te llevas tu Coca-Cola o birrita fresca!!


Y llegados a este punto, mencionar los desaciertos y platos rotos del verano:

– hay que pagar la novatada

Pese a tener bastantes medidas tomadas y claras, no todo sale bien y siempre se carga con cosas que va a ser que no. Y en eso se lleva la palma el famoso refugio Quechua,vamos el refugio de decatlón de toda la vida. Lo llevamos porque como Zahara es zona de viento de levante digimos:-  venga que con esto nos refugiamos y podemos estar en la playa los días chungos … Ja – ja – ja

Punto número uno: para estar en la playa con una levantera hay que haber nacido en Cádiz. Los foráneos no tenemos ni idea de como hacer un refugio, de cómo colocar las sombrillas … Tu vas por la playa un día de viento de levante y ves como las gente pone pies en polvorosa menos los locales que se han montado un chiringo que te pasas a base de toallas y sombrillas. Que conste que no adjunto foto por miedo a llevarme una soberana host** por hacer fotitos al personal pero vi un chiringo este verano formado por 5 sombrillas  en medio de un levante que alucinaba ….

Pues bueno , el caso es que un día en medio de un levante nos presentamos aquí mi Señor y yo en medio de la playa con nuestro carro gemelar (que ya bastante nos costó llegar a la playa con semejante ventolera y las capotas del carro haciendo efecto vela). Ingenuos de nosotros digimos: – vamos a sacar nuestro pedazo de refugio de Quechua y con esto no entran ni las balas.

Os acordáis de los momentos de Pepe Viyuela, ese que se tropieza con todo y nada le sale bien y al final termina diciendo: -joooooooooder. Pues así acabamos nosotros en la playa.

Sacamos el refugio, entre que se supone que se deshace solo, pues déjalo que se deshaga solo con semejante viento en tu cara. Luego trata de anclarlo al suelo, entre el perfeccionista del papa al cuadrado, el viento, y el :  – joder donde hemos dejado los enganches!! Los ha tapado el viento!! Rebusca en la arena!!

Y junto a este espectáculo toda la playa mirándonos:

– uno por llevar un carro gemelar, con eso siempre la gente te mira en la playa en plan cara de valiente de : – que huevos tienes bajar esto ahí!!

-y dos, por el terrible espectáculo de tratar de montar el refugio y en definitiva montar un chiringuito gemelar un día de levante de una forma tan patética.

Peor fue cuando el papa al cuadrado y yo digimos: – recoge el chiringo que ya bastante ridículo hemos hecho … Supuestamente el refugio Quechua se recogía solo, pues somos tan inútiles que tardamos …. Dejémoslo en x … En doblar de nuevo el refugio …

Total, que para acabar la tarde de levantera en la piscina, hubo unos cuantos en la playa que se partieron el eje directamente con nuestro momento refugio rollo gemelar …

– céntrate que te la pegas …

No he tenido en mi vida unas vacaciones con semejante cantidad de golpes y altercados promovidos y fomentados por mi misma.

Y es que entre estar pendiente de los bebes, el estar en sitio extraño y el apuntarme a todos los “bombardeos” al final tenía que pasar factura!

Así que nada mas llegar deje la cabeza incrustada en el cabecero de la cama del apartamento. Pero incrustada nivel lloro como una desgraciada. Así que tuve una semana un chichón de no me toques, no me mires.

No contenta con eso, un día por la noche que me arreglo, me pongo mis taconazos … Acera inestable … Zassss al suelo de rodillas directamente!! Rodillas rasgadas, pantalón roto y sendos moretones a cada lado …. Lo bueno, no me vio nadie … Así que aun me queda un poco de dignidad.

Pero no era suficiente, como servidora es la que cubre las noches …. Pues noche que se despierta uno de los mellis va la mama al cuadrado a oscuras a atenderle ….. Y pooooooom contra la el esquinazo de la puerta, así que a las vacaciones le añadimos además de un cráneo hinchado, dos rodillas destrozadas … Le sumamos una ceja amoratada …

– aprovechar para descansar

Teniendo cobertura de abuelas y demás … No he sido capaz de descansar!! En parte, todos los golpes han venido por mi nivel “master” en cansancio derivado de mi complejo “perejil” y de querer estar en todas las salsas. Todo me venia bien. Me he apuntado a todos los planes con o sin niños y eso pasa factura. Pero eso es negligencia pura mía y tengo que prender a administrar mis energías … Siempre me ha pasado y no aprendo …..

En resumen, he disfrutado a tope de estos días, los he exprimido hasta mas no poder. Y he de confesar un secreto… Soy madre…. madre múltiple ….  He conseguido disfrutar de mis vacaciones y …. Hasta he conseguido leerme un libro este verano … Todo es posible … Ahí lo dejo ….

Preparativos para unas vacaciones al cuadrado

Posted on Actualizado enn

Escribo este post después de llevar ya 4 días de vacaciones en nuestro destino porque si lo llego a hacer antes … Creo que hubiera empezado a echar improperios de los míos por todas partes … Pero gracias a Dios ya estoy bastante más relajada y relativizando bastante lo que ha sido el tema del inicio de las vacaciones.

Empezaré por decir que, odio hacer maletas con todas mis fuerzas. Incluso la bolsa del hospital para dar a luz a mis hijos, que se supone que era para el súper momentazo de mi vida, la hice la noche antes porque, odio hacer maletas!!

Como no podía ser de otra manera, esta vez lo deje todo también para el día antes, pese a ser consciente que este año el momento maletas iba a ser de traca, me hice “bicho bola”. Además mi amiga la regla hizo su aparición, así que a mi fobia a las maletas se unió la desgana premenstrual ya que yo esos días me dedico a pegarme con el mundo en general y no tengo tiempo para mas … Jajajaja

Y justo el día antes de irnos de vacaciones mi ciclo menstrual explotó y me quede absolutamente zen. Así que momento ideal para preparar maletas.

La verdad es que el tema maletas no fue para tanto. Mi cabeza y mi orden mental a veces funciona mejor de lo que me creo y las cosas de los niños las tenía listas en cuestión de 30 minutos y entrando todas en el sitio que habíamos planificado para ello, sin pasarme un milímetro.

Con el tema de los niños, desde que empezamos a viajar con ellos, hemos sido bastante practicos. Nada de cargar con bañeras, tronas, sillas para estar en casa y definitivamente todo tipo de “aparatos” prescindibles para unos días. El papa al cuadrado y yo siempre hemos sido poco amigos del “por si aca” así que por ese lado bien por que el mundo gemelar no nos ha desbordado.

Tras preparar lo de los peques, llego el turno de preparar lo de los mayores. Los días previos le había pedido a Jota (para quien no lo sepa es la persona que nos ayuda en casa) que fuésemos liquidando toda la colada, así que ese día lo teníamos todo listo para meter lo de los papas. El reto, el de todos los años, que entrase lo de los dos en una maleta de 20kg. Y aunque algo petada, lo conseguimos porque como por motivos de trabajo hemos tenido que viajar tanto, somos expertos en sentarnos encima de las maletas y achucharlas para cerrarlas (sin dar sobrepeso en el aeropuerto … Je je je).

Y hasta aquí todo lo fácil. Como mucho 1 hora invertida en preparativos del viaje.

Lo chungo llego cuando tuvimos que dejar todo listo para cerrar la casa. Entre dejar todo fregado, toda la casa recogida, comprobar riego de todas las plantas, dejar regadas las plantas mas fuertes que no tienen riego automático, dejar preparada la piscina para filtrar automáticamente durante estos días, revisar que no se nos olvide nada … Y teniendo en cuenta la ola de calor que azota nuestro país, a las 23:00 horas tenía cara de loca y sudaba por los 4 costados.

Y os preguntareis, donde estaba el papa al cuadrado? Pues muy fácil, jugando al tetris en el garaje. Si, si al tetris con todo nuestro equipaje. Cuando yo termine de bajar las últimas cosas y vi el coche, jolin lo llevaba súper bien. Todo en perfecto orden. Parecía que iba a entrar todo, pero solo parecía.

Cuando intentamos meter lo ultimo que yo había bajado … Ni de coña entraba eso ahí!! Así que a deshacer toda la operación, sacar el maletero y volver a pensar …

Y mientras el papa al cuadrado se pillaba un buen rebote, yo tarareaba…

Como os decía antes, estaba en mis días zen del ciclo, que si no, ahí abajo arde Troya!

Y tras 45 minutos de quita, pon, saca, mete, así no, así si … No seas brut@ … Y todo tipo de frases y expresiones mas propias de una peli porno … La cosa encajo!! Eso si, tuvimos que sacrificar el llevar algunas cosas.

Y así quedo nuestro coche:


A estas alturas seguro que alguno os estáis preguntando, pero ¿que coche tiene la familia al cuadrado? Pues lo que en la foto parece un smart, es decir, coche con maletero nulo o inexistente, es un todo terreno de los grandes cargado hasta las trancas!!

Pero no, no nos podíamos ir a la cama tranquilos. No. Aún quedaba la guinda del pastel. Invitamos a Jota de vacaciones con nosotros y … Donde metíamos sus cosas?

Así que nos santiguamos y dijimos ya veremos mañana, apelando a que dentro del coche entrasen sus cosas.

La verdad es que fuimos a recogerla con el corazón en un puño, nos veíamos sacando el maletero en medio de la calle!!

Así que nada, cuando vimos sus maletas, cerramos los ojos y tratamos de meterlas debajo de las maxicosi de los niños. Así que moviendo un poco los asientos delanteros entraron. Eso si, Jota iba cual mueble de baño, empotrada en su asiento y yo como una gheisa con los pies encogidos para hacer hueco delante a alguna “bolsita” mas.

Y después de esta dura hazaña pusimos por fin … Rumbo a la playa!!