Mes: septiembre 2015

Yo sobreviví al primer día de guardería!!

Cita Posted on Actualizado enn

Y lo cuento así en plan programa de televisión «el último superviviente», porque parece una chorrada pero el llevar a los niños a la guarde por primera vez se convierte en un cúmulo de tareas y sentimientos encontrados que por lo menos a mi,  me ha hecho pasar una semana rara, rara, rara …

Para empezar os contaré porque hemos decidido llevar a los niños a la guarde ahora con 8 meses. La verdad es que es una decisión que ya teníamos tomada desde antes que nacieran. Ambos progenitores creemos que a partir de una determinada edad, flaco favor les hacemos a los bebes teniendoles en casa con cuidadoras y abuelos. Que si, que les van a dar todo el cariño del mundo, pero a esa edad el cariño no es suficiente, necesitan estímulos de todo tipo además de empezar a despertar sus relaciones sociales.

aunque mi suegra me sacó algunos cantares, la decisión era firme.

No nos costó demasiado elegir la guarde, ya que nuestra tropa gemelar de la zona se había decantado por esa escuela y a nosotros nos habían hablado muy bien de ella. Así que mis mellis, van a la guarde con las otras mellis y están en la misma clase!! La guarde nos pilla a 2 minutos de casa y tiene unas instalaciones estupendas.

En julio tuve la tutoria de la guarde donde conocí a su futura profe. Super dulce y encantadora. Le estuve contando como eran Guille y Nico y ella me estuvo contando la mecánica de la clase.

Salí de la reunión con un listado de cosas que tenía que llevar el primer día de guarde al que no le dí la más mínima importancia porque me pareció super facil y me dije a mi misma: – va esto lo preparas nada más llegar de vacaciones y llegas de sobra … ingenua … quien me iba a decir que a la vuelta de vacaciones me iba a encontrar más sola que la una …

lista de la guarde

Lo que si deje preparado fueron los sellos de etiquetar ropa y la máquina de etiquetar sus enseres. Lo compre todo por Amazón y en un par de días ya tenía todas las herramientas en casa.

etiquetar

También dejé compradas las mochilas de los niños que fue un capricho mío de la marca Les Deglingos de las que estoy absolutamente enamorada … je je …

mochilas

Y con esto y un bizcocho nos fuimos de vacaciones.

En los dos post anteriores ya os comenté como empezaron, como fueron y como finalizaron mis vacaciones, asi que ya sabéis que durante los preparativos de la guarde estuve sin ayuda doméstica.

Pues si ya bastante tenía con las casa, el finiquito de la susodicha, con cuidar de los mellis … tenía que empezar a prepararlo todo.

La semana del 24 de agosto, que era la que en principio iba a hacerlo todo fue imposible ya que al estar sola ya solo el cuidado de los niños y poner la casa a punto tras las vacas se devoraba mi tiempo. Por lo que el lunes 31 de agosto fue mi único día de preparativos.

Os lo podéis imaginar: me levante a las 7:30, biberones, vestir a los peques deprisa y corriendo y a la calle a hacer recados:

  • sacar las fotos de los bebes para la guarde, que había una cola tremenda ya que a todas las mamas se nos ocurrió ir el mismo día …
  • Ir a la farmacia a por biberones de agua para la guarde y un cepillito
  • a la papelería a por un eding indeleble para marcar sus cosas (las que no podemos etiquetar con la máquina)
  • Volver a por las fotos
  • Ir a la frutería y a la carnicería a por las cosas de la papilla de los peques
  • Ir al centro de salud a ver cuando la pediatra nos podía hacer el certificado de salud que teníamos que llevar a la guarde …

… y todo esto deprisa y corriendo, con un carro gemelar, en una zona con cuestas, con un bochorno horrible.

Llegue a casa. Corre que te corre a hacer la papilla de los niños, a darles de comer, subirles a dormir la siesta, hacer mi comida, comer yo, recoger el destrozo de la comida … en este momento intento sentarme en el sofá pero un melli se despierta así que a subir a por ellos. Les meto en el parque y en lo que les entretengo un poco es la hora de la merienda. Hago la merienda, les doy la merienda, recojo la merienda … llega de trabajar el papa al cuadrado y me dice: – ¿ya lo tendrás todo listo para la guarderia? . Le digo que comprado esta todo pero ni etiquetado ni guardado. Y me dice que no entiende porque no me había dado tiempo!!!! Ay señor llévame pronto!!!!

Casi me lo como!!! a mi que se me había puesto ya cara de loca entre la semanita anterior y este día en cuestión y la angustia que me había entrado solo de pensar que mis pequeños del alma iban ya a la guarde, debía de dar mucho mucho miedo, por lo que no hicieron falta demasiadas palabras para comunicar mi mal estar con la preguntita …

Así que nos fuimos a dar el paseo de la tarde con los niños. Yo pensaba delegar este paseo en el papa y mientras seguir yo haciendo cosas. Pero el papa dijo que venga, vamos todos juntos, así te relajas y te da un poco el aire …

Cuando llegamos a casa no hubo tregua. Baño de los bebes, biberones, cena de los mayores … así que hasta las 22:00 no pude ponerme a prepararlo todo.

A partir de entonces y con mucha paciencia, a etiquetar y meter todas sus cositas … afortunadamente en 1 hora despaché los preparativos y a dormir!!

preparativos

Pero no, no podía ser tan fácil irse a dormir. Cuando pasé por la habitación de mis hijos y les vi ahí tan bonitos, tan ricos, tan todo … se me vino el alma a los pies. Pesar en que ya se iban a la guardería … para mi era como si se fueran de casa (cuando yo quiera que se vayan de casa no se irán …), mis pequeñines … y ya os podéis imaginar como acabó la cosa en uno de mis ya conocidos momentos dramáticos con lágrimas, hipo y mocos. Para variar, el papa al cuadrado se partía de risa …

Y llegó el día!! me levante y fui a ver a mis chicos. Allí estaban mis dos milagros sonrientes y alegres como todas las mañanas. Así que fue el momento perfecto para … llorar otra vez!! Ahora me río, pero madre mía que sofocones …

Vestí a mis niños. estaba completamente revuelta, nerviosa, triste … parecía que los llevaba al matadero. Así que el papa al cudrado que vió el percal me dijo: – venga que te acompaño con los niños a la guarde …

Así que los cuatro, salimos juntos camino de la guardería. Jo, iban super monos riéndose con su mochilitas de la mano.

guarderia

Durante el pequeño trayecto de casa a la guarde, yo iba concentrada en: mama no llores, mama no llores … pero rápido se me pasó el romanticismo porque fue aproximarnos al edificio de la guarderia y solo se oian lloros: de los grandes, de los pequeños … ahí lloraban todos los niños y fue precisamente cuando deje de llorar yo …

Total que subimos a su aula y eso era un despiporre!! todos los niños llorando, las 3 cuidadoras como locas cogiendo a uno y a otro … me recordó un montón a esta escena de poli de guardería:

La profe recogió rápidamente a los peques y nos dijo que no se podía entretener que debían de gestionar la situación cuanto antes. Y ahí me quede yo, fuera del aula mirando por las ventanas a ver que hacían mis pequeños.

Guille es un crack, se plantó en la guarde como el día que nació. Sin miedo, con los ojos muy abiertos y esbozando una sonrisa.

Nico, entro con cara de miedo y en cuanto vió a una niña llorar como una descosida también se puso a llorar el, si cabe, más fuerte!!

Como los primeros días de guardería estaban en adaptación me fui a casa y a las dos horas los fui a recoger. La guardería seguía en plena ebullición: lloros, mas lloros … por todas las aulas, por todas las esquinas.

Cuando subí a por mis peques Guille estaba dormidito en una hamaca ajeno al increible revuelo de lloros que seguía en el aula. Lo dicho, un crack!! Nico seguía llorando. No paró en las 2 horas …

Me fuí a casa con un bajón increíble. Me daba mucha pena por Nico. Me hacia preguntas como: -¿Y si no se adapta?, ¿y si lo pasa mal y no quiere volver? …

En fin, volvimos el siguiente día y ya la guadería estaba en perfecta calma. En una calma inmensa. Cuando llegamos a su aula todos los niños jugaban tranquilos y felices. deje a mis peques de nuevo y me quedé observando a través de las ventanas. Nico se había sentado a jugar tranquilo y sonreía. Flipante!!

Al ir a recogerlos las noticias no podían ser más buenas!! se habían portado genial los dos y al día siguiente ya nos aconsejaron probar a desayunar y comer en la guarde. Lo hicieron genial. De hecho Guille no se quería ir.

El viernes se quedaron ya hasta las 16:00 que esa es su hora oficial de salida. Y todo en orden!

Así que señores … damos por superada la entrada en la guardería!!! Yuhuuuuu felicidades pequeñines lo estáis haciendo genial!!!

Reconozco que el tema guardería me ha hecho sentir cosas contrarias: por un lado la pena de dejar allí a mis niños, pero por otro … ahora vuelvo a ser la dueña de mi tiempo (al menos hasta las 16:00), vuelvo a tener el power!!! vuelvo a ser yo!!!

Solo os digo que me he pasado 24 horas seguidas cantando: to be free, to be wild …

Una mama al cuadrado sola ante el peligro

Cita Posted on Actualizado enn

Si las vacaciones de verano fueron espectaculares, la vuelta no lo fue tanto. Y diréis : – vamos a ver mama al cuadrado con las vacaciones que te has pegado que esperabas? Pues si, tenéis razón, esperaba que la vuelta fuese dura pero no tanto.

Rápidamente lo entenderéis. Hemos decidido prescindir de Jota. Jota, como algunos ya sabes, es la persona que nos ayudaba en casa desde que nacieron los mellis, pero después de llevar unos cuantos meses con ella no nos ha terminado de convencer ni su actitud ni su desempeño. Y ahora que los mellis van a la guardería, no encontramos además ni confianza ni justificación diaria sobre que va a hacer en nuestra casa cuando yo no esté.

Esta decisión que ha supuesto para mi? Por un lado descanso pero también mucho estrés. Después de ayudar a una persona en todo lo que esta en tu mano, dándole ropa, adelantos, salidas antes de tiempo para que arregle su fárragosa vida en Bolivia, te viene dando lecciones sobre lo que a su entender son sus derechos. Derechos que obviamente nunca fueron sobrepasados, y que mas bien estamos hablando de un olvido por su parte de deberes.

Me he planteado varias veces cambiar, pero da pereza que después de enseñar a una persona donde está todo, como se maneja todo y lo que esperas de la limpieza y el orden en casa, tengas que empezar de cero.

Por otro lado, el tema de la actitud. No ganábamos para malas contestaciones, reproches … Vamos que un día pregunte que había pasado con el pelador de las patatas, que no lo encontraba y le echo la culpa a mis padres que habían estado hace 1 mes!! – pues sus padres se lo habrán escondido, pues sus padres lo habrán tirado …- Pero si lo has fregado esta mañana tu? … Vete por ahí hombre!!

Total, que tras las vacaciones y una hartura por mi parte tremenda decidimos prescindir de ella.

Así que vuelta de vacaciones con unas cuantas tareas pendientes:

– finiquito de la susodicha, que no voy a decir hasta que punto está tratando de buscarnos las vueltas…

– maletas, ropa, ordenar la casa …

– preparativos de los peques para la guardería

– hacerse cargo de los peques full time

– buscar a alguien que los ayude en casa!! Solo de pensar en tener otra vez que buscar a alguien me daban ganas de meter la cabeza bajo tierra. He de decir que en este tema nos ha sonreído la suerte.

Desde que volvimos de vivir en México en el 2009 hasta octubre del 2014 tuvimos una persona en casa que nos ayudaba todas la semanas. No había niños pero los dos locos del trabajo que vivían por aquel entonces y que no paraban de cruzar el charco una y otra vez, necesitaban a alguien que mantuviese su casa en pie…

Y 6 años estuvo con nosotros nuestra querida Lana, una recién llegada joven de Ucrania con su marido e hijo que apenas hablaba el idioma español. Guapa, elegante, siempre amable y discreta a la par que simpática.

Cuando supimos que estábamos embarazados, a mi me hubiera gustado horrores que se quedara con nosotros pero, ella tenía un niño y por las tardes no quería compromisos (como la entiendo ahora).

Así que aguantamos hasta el final. El día 31 de octubre salió de nuestra casa y el 2 de noviembre llego Jota. Mierda, mierda, mierda y mil veces mierda, que pena me dio. No es que fuera la caña limpiando, para nada, pero era una persona cercana, de buen rollo y eso era lo bueno.

Así que el día que le dije que teníamos que prescindir de ella por el horario … Se me partió el alma. Me acuerdo del día, con mi súper barrigón gemelar, como le dije necesitamos a alguien todos los días que cubra también las tardes … Ella lloro yo llore … Puffff que panorama …

Pero son de esas personas que nunca olvidas … Cuando ha pasado la crisis de Ucrania siempre le he escrito para ver como estaba su familia y en definitiva como se sentía ella. Una crisis tan honda en tu país siendo emigrante no es plato de gusto, desde luego.

Y así quedo la cosa, Jota ha estado estos meses con nosotros, hasta que ya ha sido demasiado. Y nosotros si de algo pecamos, es que no aguantamos chantajes ni salidas de tono. Una y no mas.

Este pequeño calvario empezó el 24 de agosto, tras volver de las vacaciones, con una mano delante y una detrás, en lo que a ayuda doméstica se refiere. Con lo cual tenía a mis mellis, 300 metros cuadrados de casa sin limpiar, no se cuantas maletas y bolsitas si lavar y tropecientos correos de trabajo sin leer.

Pero tranquilos, siempre que se cierra una puerta se abre una ventana. Desde que decidimos prescindir de Jota el papa al cuadrado y yo empezamos a decidir que hacer; el papa al cuadrado sugería meter a una interna filipina de una vez por todas y quitarnos de líos de todo tipo. La idea la verdad era seductora, de hecho emprendí algunos trámites hasta que me pare en seco y pensé: – venga mente fría, realmente necesitamos una filipina ahora? Meter full time a alguien. En nuestra casa? Vamos, que yo reflexionaba y reflexionaba y menos me cuadraba.

Tras pensarlo mucho, y cuidado que agradezco infinito siempre al papa al cuadrado que nos quiera facilitar la vida, decidí que no era necesario una interna. Y diréis, vamos a ver, si te lo puedes permitir, tu eres gilipollas? Pues si, un poco. Y os explico porque. Después de lo de Jota, no tengo ganas de tener gente en casa más allá del tiempo que los peques estén en la guardería. No tengo ganas de compartir mi casa con nadie. No quiero que nadie se ocupe de mis hijos pasado el tiempo de guardería …

Probablemente, si nos decidimos a ir a por otro hijo, una interna termine en casa, pero ahora no, no me apetece. Tengo el corazón partido, domésticamente hablando, y solo quiero que en casa este quien yo confío.

Volviendo a la realidad, lo de la interna no me cuadro pero si lo siguiente: si los niños están en la guarde de   8: 30 a 16:00 y yo lo que necesito es a alguien que limpie la casa pero no cuide de los niños puesto que yo vuelvo a las 15:30, o sea a alguien como de 9:00 a 14:00? Y claro dije, voy a hablar con Lana!!!

Así que enseguida me puse en contacto con ella y me dijo que la interesaba el trabajo!!

Qué alegría volverla a ver, de verdad!!alguien por fin de confianza, que conoces y que sabes que volverás a estar bien!! Nos reunimos, aceptó el trabajo y … Bienvenida Lana, que alegría volverte a tener a bordo!!

Pero no fue todo perfecto, las vacas terminaron y el 24 de agosto esta mama al cuadrado, mas sola que la una, estaba haciéndose cargo de la casa, de los niños, del trabajo y de todo lo que aparecía a su alrededor … Una semana después llego Lana … Pero esa semana anterior, fue muy muy fuerte.

Solo os diré que, sin ayuda de ningún tipo, sin red, sin paracaídas …. Esta mama saco adelante a sus dos mellis sin ayuda ninguna y conseguí mantener la casa dignamente a la par de sacar algún marroncete de trabajo. No es ningún milagro. Muchas mamás en el mundo hacen esto sin ningún mérito. Se que soy una afortunada, pero esa semana me hacia falta tomar medicina de la buena y volver a aterrizar en el planeta tierra.

Podía haber tirado de abuelos, pero aun viniendo de buen grado, no me apetecía fastidiarles las vacaciones …

Así que moraleja, mamas, con organización, buen rollo y tranquilidad de todo se sale. Eso si la semanita ha sido fina … Pero no tan fina como la siguiente. La semana de llevar a los mellis a la guardería …. Puff, pero eso ya os lo cuento en otro post ….