Mes: mayo 2017

Mi Cuarta Transferencia Embrionaria en IVI

Cita Posted on Actualizado enn

Pues si, ya vamos por la cuarta, nada más y nada menos, y rezando para que se repita el éxito de la tercera.

Emocionalmente no he estado nada nerviosa, ni si quiera en el momento de ir al IVI, tampoco en el momento de la transfer. Ilusionada mucho, nerviosa nada. Ni si quiera ahora lo estoy. Supongo, con el transcurrir de los días, me empezaré a subir por las paredes. Pero bueno, por ahora mentalizada de que si no sale ahora, hay 6 intentos más, aunque no os voy a negar que me encantaría que saliera a la primera … Esta claro que la experiencia es un grado y el haber sido madre de mellis otros 2 más.

Me he animado a escribir este post porque me he encontrado cambios en IVI Aravaca desde mi última transferencia en mayo de 2014. Algunos me han gustado, otros solo me han llamado la atención y también ha habido alguno que creo merece un tirón de orejas.

Así que allá vamos con la valoración de cambios desde mi punto de vista (ojo, que a lo mejor lo que a mi me parece positivo a otros les produce un rechazo infinito y viceversa…):

Cambios positivos …

Pues parece ser que para las transferencias de congelados el protocolo lo han hecho mucho más sencillo.

Ya no existe la sala de espera para la entrada en la zona de habitaciones y quirófanos que había detrás del control de enfermeras (esa sala es de las enfermeras también). Ahora, te suben a la segunda planta por el ascensor como siempre y te llevan por el pasillo de las consultas hasta el otro edificio. Allí entras en una nueva zona que es para TRANSFERENCIAS. Nada más entrar, hay una pequeña sala de espera con 4 asientos. Cuando te llaman, se abre una puerta y entras a otra zona donde hay un control de enfermeras y de ahí salen, creo recordar, 5 puertas: 3 a boxes de transferencia, 1 a laboratorio de embris y 1 a un baño.

De ahí pasas a uno de los boxes y te piden que te descubras (me encanta la palabra “descubrir” aplicada para eso de dejar el juju al aire … jeje). Los boxes son pequeñitos. Un pequeño mueble con unos armarios y mesita, un ecógrafo, una pantalla suspendida en la pared y una camilla ginecológica. Así que nada de ir a una habitación, quitarte toda la ropa, ponerte bata de quirófano, ir al quirófano y luego a reposar de vuelta en la habitación.

Ahora es “all in one”, es como en las inseminaciones, se hace en consulta. Viene la doctora (con ropa normal y bata) con 2 enfermeras, luego a parece el embriólogo, te hace las preguntas de rigor para saber que efectivamente eres la receptora, y te enseña al bichito en una tablet. Luego te ponen al bichito en tiempo real en la TV desde el laboratorio.

La doctora te va limpiando, te pone el espéculo y va introduciendo la cánula por el cuello del útero. Luego llega de nuevo el embriólogo con el bichito listo, lo meten al fondo del útero y a reposar en la misma camilla. A los 10 minutos de avisan. Te levantas, te vistes y te vas, no sin antes pasar por el baño a descargar la vejiga … pufff

Creo es además una forma como muy natural y de andar por casa, que te permite incluso hacerte tus selfies y tus imágenes del momento (lo sé, soy muy payasa …) , además de estar de charleta con tu pareja, en plan bromas e ironías varias.

transfer

Ahora, fuera de broma, creo que entrar por quirófano lo hace todo como demasiado serio y complejo, creo puede acrecentar el nerviosismo del momento. Este sistema la verdad es que, como os decía, me ha parecido más rápido y cercano.

Una vez realizado el reposo, bajas a la planta baja directamente por ese edificio donde hay otra recepción. Allí pides la cita para la Beta y fin del proceso. Lista para hacer vida normal.

He de destacar como siempre en este proceso, el trato amable y cercano de mi doctora, que hace que siempre que voy me sienta arropada como en casa.

Ni negativo ni positivo, ni frío ni calor …

El cambio que os voy a contar ahora a mi la verdad es que me ha dado un poco igual, pero entiendo haya gente al que le pueda molestar o resultar incomodo.

Este cambio es respecto a la privacidad del proceso.

Recuerdo cuando antes estas trasfer se hacían en la zona de quirófano, no te cruzabas nunca con nadie y ay pobre de ti si se te ocurría salir de la habitación sin advertírselo a la enfermera. Una vez salí de la habitación a hacer una pregunta y rápidamente vinieron dos enfermeras a llevarme (echarme) a la habitación y a explicarme que estaba prohibido estar por el pasillo, que había que respetar la privacidad de los pacientes (no se si habría alguien famoso … vaya “usté” a saber).

Ahora tu llegas y en la “excursión” a la sala de transferencias (capitaneada por una de las recepcionistas de la entrada), te vas con otra pareja que viene a lo mismo que tu. Te sientas con ellos en la misma sala de espera y punto pelota.

A mi me da exactamente igual, para eso luzco mi “jeto” por las redes sociales sin ningún tipo de pudor o vergüenza, pero entiendo haya gente que no se quiera cruzar con nadie. Es un momento muy personal e íntimo. De hecho, la pareja que venía con nosotros, estaban como un flan, súper nerviosos, abrazándose todo el tiempo a punto de llorar (casi lloro hasta yo) y no se cruzaron la mirada con nosotros para nada.

Tironcete de orejas …

Vaya por delante, que no me pasó nada fuera de lugar en la transferencia, que aprecio mucho a esta clínica y a sus profesionales, pero quiero ser tremendamente franca, siempre desde el cariño y desde el respeto y como no, fundamentalmente, desde el punto de ayudar a otros pacientes.

Señores del IVI, me parece genial que hagan sus procesos más rápidos y eficientes, absolutamente a favor siempre, pero no les permito que falten a los detalles.

Una clínica como la suya no puede perder los detalles. Su clínica, cual restaurante con “Estrella Michelín”, no debe pasar por alto los detalles. Los detalles pueden cambiar la experiencia de cliente de muy positiva a negativa en cuestión de segundos. 

No hace falta que yo les explique, lo que ya saben, que muchas veces si reciben críticas duras (muchas veces de las más duras), es que la expectativa de sus clientes y potenciales es muy muy alta.

Y enumero algunas cosas, que parecen muy chorra a priori, pero a 1.950€ la transferencia que pago por lo que yo considero un servicio excelente, creo se lo pueden ustedes permitir o al menos darle una pensada:

La llegada de los embriólogos: recuerdo cuando me han hecho las transfer en quirófano, los embriólogos llegaban desde una sala que estaba al lado. Era meter la vía y el embri estaba ya ahí. Esta última vez, a ver, no es que tardase una eternidad, pero no fue inmediato, así que imaginaros: yo esperando con una cánula ya introducida que me molestaba un montón porque el ángulo de entrada al útero no estaba muy “pa´lla”, con la vejiga llena y con una enfermera apretándome la misma con el ecógrafo … se me hizo eterno.

La imagen de mi embrión: mis embriones fueron cultivados en embryoscope. De los mellizos tengo la foto y el video de los embriones, hale ahí, ¡a lo loco! De “Bichito VI” no tengo nada. Solo la eco de la transfer, si la de las “lucecitas” en el fondo del útero.

Muchos diréis: – bueno Ana mujer no es tan grave, y claro que no lo es, pero creo es un bonito detalle me la hubieran dado la imagen de nuestro embrión. Soy así de “moñas” que le vamos a hacer.

Así que nada, seguiré “admirando” el video de los mellis …

La información de transferencia: me dejaron en la mesita de la sala, un papel y dossier con recomendaciones además de la imagen de las “lucecitas”, con un sobre, para que recogiera dicha info y la metiera ahí.

Venga IVI, que seguro que podéis ser más cuquis y entregarlo en una carpetita o en un sobre un poco más grande, porque el dossiercillo, salvo que le dobles, no entra en el sobre y hay que meterlo en el bolso a las “bravas”.

El informe de tratatamiento: pues con algún detalle de copia pega e información algo confusa. Porque ya tengo callo en esto, pero si fuera la primera vez, con todos los miedos y nervios, si llego a ver este informe me hubiera generado una incertidumbre enorme.

Apartado CARACTERÍSTICAS DEL CICLO:

La primera en la frente …

1

¿Paciente sometida a un tratamiento de RA por, baja reserva/baja respuesta? No jodas fastidies!! Por el amor de Dios, me ha pasado de todo pero no hombre, baja reserva/ baja respuesta … ¡dejemos a mis pobres ovulillos en paz! Bastante bien se portaron dándome 9 blastos, carai …

Lo dicho detalles. Si me mandáis esto, me siento como un número más al que nadie se ha molestado en conocer mi historial ni donde nadie ha sido lo suficientemente profesional para hacer bien un informe.

Apartado RESUMEN DE LA TRANSFERENCIA EMBRIONARIA:

Y es que la explicación del informe es un tanto confusa:

2

Supongo, que “embriones criopreservados” = 0 y luego la explicación de que me quedan 6, es porque de está transfer no han devuelto ninguno al congelador (ya que solo se descongeló uno) y que en total quedan 6. Supongo, pero vamos me parece que esto para un informe de frescos, está bien pero para un ciclo de congelados es algo confuso. Insisto porque ya se de que va esto, si fuera la primer vez, me llevo un susto de muerte seguro.

Que se necesita llevar para una trasfer en fresco: a raíz de mi transferencia, me escribió una compi de la #infertilpandy con dudas sobre lo que la pedían llevar para su transfer en la misma clínica. Ella estaba un poco alucinada por que en la otra clínica en la que estaba nunca le habían pedido esto. La verdad es que lo flipé un poco …

1

Traer camisón, bata y zapatillas. A ver, yo después de que mi trasfer fue “súper de andar por casa” y que en las anteriores cuando he ido a quirófano nunca tuve que llevar nada, siempre me dieron camisión y zapatillas allí, no sé, me pareció un poco cutrecillo la verdad.

Pensándolo más fríamente dije: – por cada punción, transfer, procedimientos ambulatorios varios … dan un camisón y unas zapatillas, las zapatillas se tiran, los camisones a lavandería, más cambio de sábanas de la habitació, más todas las batas, gorros y patucos de quirófano que van a la basura directamente … joder cuanto desperdicio, gasto de detergentes y energía se genera en nada de tiempo, cada paciente solo estamos allí de media una hora u hora y media.

No sé si esta es la razón, pero si es así, hombre, ¡adornenla un poquito! Algo que podría sonar Socialmente Responsable, está sonando a recorte barato de Seguridad Social.

Y hasta aquí la crónica de mi última trasferencia. Bueno, en una semana sabremos el resultado. De momento …

¡That´s all Folks!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Quien tiene un pueblo …¡tiene un tesoro!

Cita Posted on Actualizado enn

Y en ello andamos ya, planificando en junio un fin de semana largo al pueblo, y es que nos apetece un montón disfrutar de un poco de campo, paz y como no, de la inestimable ayuda de los abuelos como parte importante del descanso.

Mi pueblo está en León, a unos 15 Km de la capital, más que mi pueblo es el de mi padre, lo que nos permite hacer vida rural pero estar conectados al mundo en el momento que necesitamos algo de la ciudad … ir al super, médicos y como no, las estupendas cañas y tapas de la ciudad de León. Si no lo conocéis, ¡un paraíso gastronómico en toda regla!

represadelcondado-4

Volviendo al tema, el pueblo en cuestión son 20 casas contadas, con un censo irrisorio, pero es curioso que tanto en verano como en invierno siempre te encuentras a alguien por la calle con quien echar “una parlada”.

Mis sentimientos respecto a “ir al pueblo” han tenido sus altos y sus bajos a lo largo de mi vida:

  • Mi infancia: muy feliz, rodeada de campo, animales y una panda de chicos con los que correr mil aventuras y hacer diabluras. En esa época ¡el pueblo molaba!
  • Mi adolescencia: teniendo en cuenta que nací y me crié en Valladolid y que la gente de mi edad dejó de ir al pueblo, cada vez que mis padres me llevaban a la fuerza un fin de semana si y otro también, el tema pueblo se convirtió en uno de los temas estrella de discusión y llanto con mis padres. 4 años se alargó está situación, desde los 14 a los 18 que fue cuando con mi mayoría de edad y bajo el discurso de: – ahora ya respondes tu solita ante la ley, me empezaron a dejar sola los fines de semana. Y no hubo problemas, durante esos 4 años, mi padre se encargó de que me quedara muy “clarito” de que no me sobrepasase ni media sola en casa porque si no estaría de vuelta bajo su “ala” de por vida …
  • Mi juventud: con mucha más independencia para ir y volver, no fui mucho por el pueblo, pero reconozco que siempre me ha gustado ir a la fiesta … en esta etapa sufrí otra “crisis rural”, ya que la casa del pueblo empezó a estar en un estado bastante decadente. No era nada confortable estar allí. Discusiones con mi abuela ante una posible reforma, mi padre ya no sabía que hacer con la situación …
  • Mi maternidad: esta es la época actual. Al final hubo reforma y de las gordas. Aplicándose el artículo 33, la abuela tuvo que claudicar con la reforma y la casa se hizo prácticamente nueva. Reconozco que he tenido un re-enamoramiento con este tema con la llegada de los mellis y disfruto mucho viéndoles correr por el campo, alucinando con los animales, tractores y sobre todo percibir esa sensación de libertad y desconexión.

Así que con este plan, hemos desplazado en múltiples ocasiones la posibilidad de irnos a la playa en otras épocas del año que no sea verano y nos vamos al pueblo a pasar esos días.

Nuestra vida rural

Muy fácil y muy sencilla … disfrutar, disfrutar y disfrutar. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos es descubrir cosas junto con los mellis.

Siempre me ha dado mucha pena pensar que mis hijos no disfrutasen del pueblo como yo lo hice en mi niñez, cómo desde pequeñita conviví con el mundo agrario y ganadero en primera persona y la cantidad de recuerdos increíbles que tengo de esa época: ordeñar vacas, ver nacer todo tipo de animales, saltar entre las alpacas, montar en tractor etc ..

La verdad es que me alegra, que aunque la situación actual es algo diferente a la que yo viví, ellos están teniendo la oportunidad de vivir muchas cosas también de primera mano.

Tractores y maquinaria en general

Sin duda este es uno de los temas estrella, aprovechar el pueblo para ver un montón de “aparatos raros motorizados” y por su puesto no bajarse de ellos.

tractores

Que decir del tractor. Les alucina subirse a él. Luego el problema es bajar. Tanto les alucina subir al tractor que luego tenemos que sufrir auténticos dramas para bajarlos. Visto su gusto por los tractores, mis tíos decidieron regalarles uno para que paseasen por Madrid.

600

Otra de las grandes atracciones de ir al pueblo, es montar en el S600 del abuelo. Este coche era el que tenía mi madre cuando éramos muy pequeños. Si este coche hablase… tropecientos niños viajando en él a ferias, cumpleaños, piscinas etc …

Mi padre nunca quiso deshacerse de él y tras muchos años encerrado en un garaje decidió rehabilitarlo. Y ahí está en el pueblo para disfrute de mi padre y los mellis.

Pero lo que ya es un espectáculo, es subir en la cortadora de césped. Aprovecho aquí para “felicitar” a mi tío y primo por sus creativas y elocuentes “ideas” para divertir a los mellis … Está claro porque a los de León, les llaman cazurros (jajaja)

Visitas a los animales

Aunque ya no existen, ni por asomo, el volumen de cabezas de ganado que había cuando era pequeña, aun hay vecinos que se dedican a la ganadería. Ya aunque pocos, en el pueblo tenemos de todo: vacas, caballos, cerdos, ovejas, gallinas, conejos, burros … hasta jabalí, zorro y corzo si te descuidas.

Animales

Y que deciros, a los mellis les encanta ir a ver a los “bichos”. De hecho tenemos que tener muchísimo cuidado porque no les tienen miedo y no tienen ningún problema en acercarse aunque le animal sea 20 veces más grande que ellos.

Hace poco vivimos una anécdota muy curiosa con Nico, porque le enseñamos el ponedero de huevos de las gallinas y cómo íbamos a coger un huevo y lo íbamos a hacer para cenar. Tanto le gustó la experiencia, que a cada momento quería ir a ver a las gallinas a ver si habían puesto más y vamos, que no le dio ningún apuro meterse en el corral y empezar a correr detrás de ellas diciendo: -pitas, pitas, pitas …

Otro de los bichos que es de visita obligada es “ir a ver al pez”, como dicen ellos. En medio del pueblo hay con caño con agua que tiene 2 pilones. Los vecinos, para hacerlo “más atractivo” meten peces allí. A mis hijos les chifla ir a ver a esos peces y como no, a meter las manazas en el pilón para cogerlos sea invierno o verano.

Pez

Libertad, divino tesoro

Otro de los aspectos más interesantes de la vida rural, es por supuesto, la libertad que supone estar allí, alejados de los ruidos y peligros de la ciudad y del día a día. Poder pasear, hacer rutas por el monte, sacar las bicis etc … es impagable.

Libres

Además, como estamos todo el día para arriba y para abajo, eso contribuye a que los mellis caigan por la noche absolutamente rendidos. ¡Fiesta!

Momentos en pareja

Y como están los abuelos y los mellis duermen genial, León es una capital perfecta para salir a dar una vuelta y tomarse unas “tapinas”. Así que Papa al Cuadrado y yo aprovechamos la mayoría de los días para darnos un buen “garbeo” y disfrutar del poquito tiempo que tenemos para estar solos. Aunque que deciros, la mayoría de nuestras conversaciones y recuerdos van dedicados a los mellis.

leon

Y así son nuestros días en el pueblo, divertidos y a la vez tranquilos. No puedo decir más que estoy deseando volver.

La ciudades tienen muchos estímulos, actividades, distracciones … pero nunca os olvidéis del mundo rural. Un mundo sencillo que sin duda despertará la vena más exploradora de vuestros peques y como no, les enseñará a entender muchas cosas que las ciudades jamás podrán explicar.

¡Que vivan los pueblos!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »