Mi tratamiento de reproducción “insistida”

Heparina y Reproducción Asistida: ¿Una Luz al Final del Tunel?

Cita Posted on Actualizado enn

Últimamente se habla mucho de la heparina asociada al éxito de procesos de reproducción asistida, pero, ¿que hay de cierto en la utilización de este anticoagulante?, ¿sirve para todos los casos?, ¿es siempre necesario?

La verdad, es que si preguntamos al colectivo médico hay bastante controversia, desde los que la rechazan directamente al amparo de “no hay nada demostrado ni definitivo”, los de “bueno, vamos a probar a ver si suena la flauta” y los que piensan que hay supuestos claros en los que siempre se debería usar.

Me ha llamado la atención este tema, ya que por un lado soy candidata a usar heparina en mis próximas transferencias y por otro, saber hasta donde “cuando el río suena, agua lleva”.

¿Qué es la heparina?

La heparina es una sustancia natural que está presente en algunos de nuestros tejidos y que ayuda al proceso de la anticoagulación sanguínea, es decir, evitar que la sangre coagule en exceso y se formen trombos.

Cuando existen problemas o se incrementa el riesgo trombótico, se recurre a la heparina inyectable de bajo peso molecular.

Resultado de imagen de heparina clexane En la actualidad, en nuestro mercado existen principalmente 3 tipos de heparina que son los que se suelen prescribir:

  • Enoxeparina -> Marca Comercial Clexane®
  • Dalteparina -> Marca Comercial Fragmin®
  • Tinzaparina -> Marca Comercial Innohep®

¿Porque aparece la heparina en la escena de los procesos de reproducción asistida?

Uno de los grandes avances que se han hecho en la obstetricia es la “posible” asociación entre trombofilia y el desarrollo de Complicaciones Vasculares Gestacionales (CVG).

Las trombofilias son problemas de salud que aumentan las probabilidades de tener coágulos sanguíneos anormales, por ello es importante tenerlas identificadas y controladas en el embarazo ya que pueden impedir en cualquier momento la comunicación embrión/feto – útero materno.

Para quien no lo sepa, el estudio trombofilias suele mandarse cuando hay abortos de repetición o fallos de implantación. Se hace a través de un análisis de sangre donde te sacan, muchos muchos botes …

Para familiarizarnos con las trombofilias, aquí están algunas que os sonarán a muchos:

Hereditarias (es decir, nos las transmiten nuestros progenitores)

  • Mutación factor V Leiden
  • Mutación del gen de la Protrombina
  • Deficiencia de la Proteína C
  • Deficiencia de la Proteína S
  • Deficiencia de Antitrombina
  • Mutación MTHFR (No en todos los casos es susceptible de causar problemas de coagulación, se cree que solo en casos de hiperhomocisteinemia, ¡toma ya! me ha salido el palabro)

Adquiridas (es decir, que las “pillas” de repente, como una gripe)

  • Sindrome antifosfolípido
  • Resistencia de la proteína C activada no asociada al factor V Leiden (aquí hay “dudillas” según el autor)

Algunos de los problemas más conocidos en los que se pueden ver envueltas estas trombofilias son:

  • Fallo de implantación
  • Abortos de repetición
  • Retraso en el crecimiento intrauterino
  • Preeclampsia / eclampsia
  • Abortos tardíos

Nada bueno como podéis ver …

La teoría dice que estas trombofilias podrían incrementar la posibilidad de que se produzcan fallos de coagulación que puedan afectar a un posible embarazo y que un anticoagulante como la heparina “debería” de minimizar este riesgo.

No obstante no todas las trombofilias tienen el mismo riesgo trombótico y dependiendo de este riesgo, al parecer los posibles efectos de la heparina podrían variar:

riesgo

¿Que dicen los estudios?

Pues aquí es donde viene el problema y la controversia. Afortunadamente, en torno al 70-80% de los casos que llegan a las consultas de reproducción asistida tienen un diagnóstico más o menos claro. En un 20% hay que investigar más y algunas de estos casos pueden estar vinculados a las trombofilias.

Así que el primer problema está en que no hay una muestra suficiente como para poder hacer un estudio definitivo sobre el tema y poder seleccionar un universo de análisis que pueda dar garantía a esos hallazgos.

No obstante, hay diversos estudios que intentan dar luz sobre el tema, pero es una especie de pozo sin fondo donde algunos se contradicen con los otros.

Aun con todos estas dudas, si que ha habido hallazgos para algunas patologías que empiezan a demostrar de forma clara las implicaciones positivas de la heparina en los procesos de reproducción asistida.

Pero por el momento, los especialistas más o menos tienen claro, no se debe prescribir heparina en reproducción asistida de forma generalista.

Por tanto, ¿cuando se debería prescribir heparina?

He leído a varios autores y más o menos confluyen que estos son los principales supuestos para ser candidatos a la prescripción de heparina:

  • Abortos de repetición (al menos dos pérdidas antes de la semana 20 de embarazo)
  • Fallo repetido de implantación (Ausencia de gestación tras transferir, en al menos tres ocasiones, tres embriones de buena calidad en un ciclo de FIV o de donación de ovocitos)
  •  Trombofilias, hereditarias o adquiridas
  • Malos antecedentes obstétricos como pérdidas fetales, CIR, preeclampsia severa, desprendimiento prematuro de placenta etc ..
  • Trastornos previos de la coagulación en embarazos previos o cuando han sido suministrados anticonceptivos orales

¿Que resultados se empiezan a dibujar?

  • Para los pacientes con fallo repetido de implantación, sin trastornos en la coagulación, no se observa que los resultados con la heparina arrojen mejoras significativas como para ser prescrita
  • Los pacientes con mutación MTHFR, sin elevación de homocisteína, tampoco arrojan ninguna mejora significativa con el suministro de heparina. Incluso con hipercisteinemia parece que tampoco el resultado es claro.
  • Para las trombofilias de alto riesgo o medio, no está totalmente aceptado, pero parece que si se observan mejorías (aun no cuantificables, ni definitivas) tras la prescripción de heparina
  • Para las trombofilias de bajo riesgo, no se observan mejorías.
  • Respecto al síndrome antifosfolípido, parece que la heparina + aspirina ofrecen una mejora indiscutible en este tipo de casos
  • En el caso de malos antecedentes obstétricos parece que tampoco hay una mejoría clara en este aspecto

En resumen, diagnósticos de síndrome antifosfolípido y trombofilias de riesgo alto e intermedio, “podrían” ser los principales candidatos al uso de heparina.

Efectos secundarios

Hay que tener también en cuenta, que el uso de heparina no es inocuo, como a veces pensamos, y su uso debe ser supervisado y controlado de forma exhaustiva:

  • Al ser un anticoagulante, disminuye la población de plaquetas, así que mucho cuidado con las heridas y hemorragias
  • Eczemas y erupciones en la zona donde se localiza el pinchazo
  • Caída del cabello
  • Osteoporosis
  • Elevaciones de las enzimas hepáticas
  • Un protocolo de control adicional con el hematólogo durante el embarazo para la supervisión de sus efectos
  • Coordinar muy bien el momento del parto para la suspensión del tratamiento en el momento preciso

Y esto es todo lo que más o menos he podido investigar. Mi conclusión, es que no hay panaceas universales en reproducción asistida y la heparina tampoco lo es, pero si es cierto que para algunos trastornos como hemos visto (y que además, parece que a mi me afectan) es una luz al final del túnel para muchas pacientes.

¡Mucha suerte!

Fuentes:

  • Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada
  • Hospital Clínic de Barcelona
  • Dres. Melchor Carbonell y Julio Herrero
  • Dra Ana I. Barqueros

Post relacionados:

La Infertilidad, un Blanco Fácil para la Prensa Sensacionalista

Cita Posted on Actualizado enn

Estaba escribiendo otro post (a mi juicio mucho más interesante que este), pero no pude más que centrarme en analizar este artículo cuando ayer por la noche llego a mis ojos.

Perpleja, ojiplática, sin dar crédito, cuando leía todas y cada una de las barbaridades que en él se describían.

En mi profesión, debe ser por eso, debemos de ser muy analíticos e imparciales. Si yo le digo a un cliente que su compañía debe ir por un camino, él cual no he contrastado debidamente desde todos sus ángulos, con datos y evidencias que así lo avalen, estoy en la calle. Entiendo que en el periodismo debería ser igual, informarse, contrastar y buscar la realidad desde diferentes perspectivas.

Pues no y mi sensación es que esto cada vez importa menos. Lo que importa es centrarse en la desgracia humana, en lo que no vale, en lo que molesta, en lo que destruye. Alarmar sin razón, desprestigiar gratuitamente con argumentos vagos …

Pero obviamente, no voy a cometer el mismo error que en este artículo. Aunque a veces pasen estas cosas, la mayoría de la prensa de nuestro país es profesional, sabe investigar, sabe argumentar. A lo mejor no estás de acuerdo con el fondo, pero la forma es correcta y válida. En el otro lado de la balanza, la prensa sin rigor, la prensa que solo busca popularidad y notoriedad a cualquier precio, sin pensar las consecuencias ni para los que leen ni si quiera para ellos mismos.

Y eso es lo que ha pasado con este artículo. Se ha querido poner de relevancia algo que sucede de forma minoritaria como un todo. Sacar los trapos sucios para tratar de condenar un sector que a la vista del citado artículo no conocen ni se han molestado en conocer un “poquito”.

Ay que grandes titulares da la infertilidad … ¿verdad? Eso de juntar desgracias, con conspiraciones clínicas, dinero, desencuentros y encima mezclarlo con un poco de mentira, que filón, propio de un culebrón venezolano.

Anunciando el artículo

Lo primero, el tweet de “El Español” anunciando el artículo”:

tweet

No voy a entrar en si es jugoso o no jugoso. Pero lo de, ¿requiere poca inversión inicial?, ¿de donde lo han sacado?, ¿han visitado alguna vez una de estas clínicas?. Ha sido leer esto y ya se que la respuesta es no.

Solo entrar en un laboratorio de reproducción asistida, es parecido a hacerlo en la NASA. tecnología de última generación carísima y compleja de mantener. Aun así están los quirófanos, muchísimo personal que tiene que participar en todo el proceso: médicos, enfermeras, biólogos, auxiliares, recepcionistas etc … ¿Saben ya solo lo que les cuesta el seguro de responsabilidad civil a estas clínicas?

Tanto que mencionan al IVI, ¿porque no se pasan un día por sus instalaciones y empiezan a hacer números?

Pero si tanto que insisten en que hay poca inversión inicial, ¿porque en su artículo no están las cifras? Yo se lo diré, porque es mentira.

El artículo de la discordia

https://www.elespanol.com/reportajes/20180121/millonario-reproduccion-asistida-espana-clinicas-desesperacion-control/278473158_0.html

Portada

Si no teníamos bastante con el tweet, vamos a por el titular, ¿mucha desesperación y poco control?, ¿perdón?.

Esta afirmación es como mezclar la velocidad con el tocino, y por aquí ya se entrevé a que quieren jugar con esto: ir al nivel más bajuno de la frustración humana. Crear historias de desconsuelo que desaten ira e impotencia entre los lectores.

1

La infertilidad es lo que desencadena ese machaque emocional. El ver como mes tras mes no te quedas embarazada, que cada vez lo ansías más, que el resto del mundo sigue girando y teniendo hijos, que empieza a parecer que nunca lo vas a conseguir. El ¿porqué yo?, ¿porque nosotros? se inicia aquí. Mucho antes de llegar a una clínica.

De hecho, muchos tratamientos de reproducción asistida, se llevan de la mano con psicólogos especialistas en este tipo de procesos. Y no es nada raro, la infertilidad es una patología, es una enfermedad y nos lo hace pasar muy mal emocionalmente. Los tratamientos son intensos, a veces largos y como en otras facetas de la medicina la mayoría funcionan, pero otros no y no es culpa de nadie. La ciencia aun tiene sus agujeros negros y hay que seguir investigando.

Así que lo primero que hay que entender cuando llegas a reproducción asistida es que las posibilidades son altas pero NO ES INFALIBLE y depende de la patología el pronostico será mejor o peor.

2

La analogía de la reproducción asistida con una fábrica de hacer bebés es realmente repugnante. No me queda otro adjetivo. Sigo insistiendo en que no han entendido nada, ni quieren hacerlo.

Esto no es ningún zoco, ni los que vamos a estas clínicas somos ganado. Vamos porque tenemos un problema. Vamos a que nos ayuden a curarnos. Vamos a que nuestro aparato reproductor funcione como debería hacerlo normalmente y pueda cumplir su función, tener hijos.

Por otro lado, hablan de montar una clínica de reproducción como el que monta un bar de tapas. Y no les digo yo que dude de alguna de las “miniclínicas” de reciente creación, pero no es comparable con las grandes clínicas que llevan años en el mundo de la reproducción y que son pioneras y referentes a nivel mundial en este tipo de medicina. Y que precisamente, gracias a ellos se han dado avances muy significativos en esta materia. Lo dicho, no hacen más que una y otra vez mezclar churras con merinas.

3

Y seguimos con la historia de Julieta y seguimos en la línea de desinformación. Como no nos dicen exactamente cuantos tratamientos, con qué edad, patología etc … pues tenemos que seguir imaginando.

El caso es que Julieta no lo consigue por reproducción asistida, pero si hubieran investigado un “poquito” habrían llegado a la conclusión de que casi el 80% de los casos consiguen solucionarse en al menos 3 ciclos de reproducción asistida. Es decir, SI SE CONSIGUE.

1

Fuente: reproduccionasistida.org

Y esto es algo que debe tener todo el mundo en cuenta. Como os decía anteriormente NO ES INFALIBLE, pero finalmente entorno a 9 de cada 10 pacientes terminamos cumpliendo nuestro sueño.

También hay que tener en cuenta la edad materna. Cada vez nos ponemos más tarde a tener hijos, cada vez nos damos cuenta más tarde de que estamos teniendo problemas para tenerlos. Desgraciadamente esta edad sube cada año y por tanto los problemas crecen y la necesidad de “ayuda” también.

2

Fuente: reproduccionasistida.org

Y a medida que avanzamos, el artículo cae en errores más graves. “Julieta abandona el infierno de la reproducción asistida y se queda embarazada de forma espontánea” … Vamos a analizar esto. Si Julieta pertenece a entorno ese 10% que no encuentra solución en los tratamientos de fertilidad y además luego que queda embarazada natural con la poca probabilidad de que esto suceda … ¿me están diciendo que han basado su artículo en un ejemplo que se da en el 1%-2% de los casos que necesitan ayuda? Muy profesional si señor …

4

Mira por donde, aquí hay algo con lo que estoy de acuerdo, el desembolso económico. Pero lamentablemente, todas las infraestructuras necesarias, controles (esos que dicen ustedes que no hay), especialistas, investigación etc … cuesta dinero y hay que pagarlo. La Seguridad Social no da para todos los casos, ni todos los pacientes, ni tampoco son comparables los medios que tienen algunas clínicas privadas frente a la Seguridad Social.

Y vamos ahora con el caso de Paula. Aquí si que han montado un buen refrito. Paula lo que tiene probablemente es un diagnóstico de mala calidad ovocitaria, es decir, su gametos presentan problemas por los que o no fecundan bien y/o evolucionan positivamente. Si es cierto, que las clínicas suelen ser sutiles en este tema y antes de decirte a la cara que tus óvulos tienen pocas posibilidades de traer embarazo o que son una mierda directamente, prefieren usar el “feo y el bonito”, al igual que muchas veces se denominan a los embriones “campeones”. A uno le puede gustar más o menos que los llamen así pero creo es lo de menos.

Y como siguen sin entender nada, en reproducción asistida y sobre todo cuando las cosas se complican, hay que hacer pruebas e intentos para tratar de buscar la palanca, como con cualquier enfermedad de otras disciplinas, ni más ni menos.

La reproducción asistida no es un peregrinación a Lourdes donde se conceden milagros, donde llegas y besas el Santo y menos en un caso de mala calidad ovocitaria, donde a veces tratar de mejorar esa situación y no perder la posibilidad de ser padres con tus gametos, requiere pues de eso, de probar y probar a ver si al final se abre la posibilidad.

Me ha hecho gracia la expresión “me sacaron óvulos” … hombre digo yo que en una in vitro no esperarías que la sacaran los dientes … vamos digo yo … lo dicho, la descripción de testimonios, de traca.

5

Y aquí viene la parte más enrevesada, que yo si fuera el IVI os demandaba. ¿Que es eso de que las mujeres de hoy en día NO SE SACAN ÓVULOS? está absolutamente tergiversado ese mensaje. Es una mentira terrible y peligrosa.

Siguiendo el hilo de la historia de Paula, donde hay mala calidad y donde tras varios intentos fracasa, el siguiente paso es descartar sus óvulos (porque está claro que no han funcionado) y proponer utilizar donados.

EN NINGÚN CASO, NINGUNO, UN ESPECIALISTA TE OFRECE A LA LIGERA UNA OVODONACIÓN, NUNCA. Tiene que haber pruebas y hechos que avalen que poco o nada se puede hacer con tus gametos.

No es un tema de comodidad, ni de que la estimulación con hormonas es muy mala y mejor no pasar por ella. NO. La ovodonación es una técnica de reproducción asistida, que se utiliza como último recurso y además muy dura porque implica renunciar a tu genética. De hecho, hay pacientes que no pueden superar lo que se llama “duelo genético” y tienen que desistir.

Pero esta es la la causa por la que se llega a ovodonación, no otra.

Lo siguiente que hablan en el artículo es del tema económico, que más o menos parece que se lo han “estudiado”

6

Y seguimos con los desvarios e idas de olla. Y en este apartado no se si reír o llorar.

“te ofrecen miles de cosas y eliges tu” … ¿perdón?

Un proceso de reproducción asistida no es un buffet libre señores. Como paciente eliges algunas cosas, pero la conducción del tratamiento la llevan los especialistas. Y cada patología y cada resultado lleva la aplicación de un protocolo.

Por ejemplo, cuando empiezas debes someterte a una batería de pruebas básicas de fertilidad. Aquí en el 70% – 80% de los casos ya se arrojan sospechas o directamente se apunta hacia una patología concreta, simplemente con análisis de sangre, semen e histerosalpingografía.

Lo más habitual, mala calidad del semen o los óvulos, factores tubáricos, problemas en la morfología uterina etc …

El 20% vamos a necesitar un poco más de investigación. Y ya hay casos muy ocultos, como lo que me está pasando a mi, que requieren mucha investigación, pero no somos lo habitual.

Si leyesen un poco más, verían que en las clínicas de reproducción asistida sucede lo contrario, los médicos van poco a poco solicitando pruebas, elaborando un diagnóstico, somos muchas veces los pacientes lo que queremos nos hagan muchas y muchas más pruebas por si acaso cuando a veces no proceden. ¿Por que? la desinformación con la que ustedes colaboran.

7

En este apartado, hay que admitir que en la Seguridad Social a veces las cosas son “lentejas” y la falta de empatía en algunas ocasiones es abrumadora, pero quedarse solo con el fallo no es justo.

La seguridad social tiene buenas tasas de éxito, aun teniendo en cuenta que no dispone de todos los medios y técnicas que hay en algunas clínicas privadas. Pero como ustedes solo se quedan en el detalle que un día paso, en la aguja en el pajar, pues venga, desprestigiemos también a la Seguridad Social.

8

Pues si, han tenido el cuajo de poner el apartado de fallos técnicos. ¿Saben cual es la probabilidad de fallo en un laboratorio de reproducción asistida? No es mínima, es ínfima.

Como no desvelan las patologías de sus pacientes, como no son francos con la realidad que han entrevistado, no dan la posibilidad de ver si el protocolo que dicen no se ha cumplido se cumple. Está claro que como jugar con la realidad les interesa, para que facilitar evidencias.

En fin, en este sentido lo primero que hay que saber es que las tasas de descongelación son de entorno al 92% y que mientras la calidad de los gametos o embriones congelados sea peor, esta cifra desciende.

El proceso de descongelación, es un proceso complejo, donde el embrión tiene que tratar de deshacerse de todo el líquido de la descongelación y seguir su curso.

Si sobrevivieron pocos y el resto no implantaron, probablemente los embris tuvieran problemas y por eso no hubo éxito, no porque en el laboratorio hicieran nada mal.

Al final, nos vienen con otro caso rebuscado de estos de embarazo espontáneo, haciendo creer que somos tontos por someternos a estos tratamientos cuando la naturaleza es tan generosa … ¡venga ya!

Por otro lado, el control en las clínicas de reproducción asistida es la base de todo:

  • Desde tener controlado cuando es el momento preciso de ovulación
  • Ver cual es el momento donde tu ventana de implantación se abre y posible conseguir un embarazo
  • La cantidad de consentimientos que tienes que firmar para todo
  • La trazablidad de laboratorio tanto para muestras, como para que gametos y embriones estén controlados
  • Todos los sistemas de cultivo

Y me estoy quedando muy corta ….

Luego, siguiendo con esta perla de artículo, viene la parte de aumento exponencial de la demanda, donde si hay clínicas que tienen más efectividad que otras y bla bla bla …

9

Pero la parte más chachi guay es esta. El colofón final, una metedura de pata detrás de otras.

A ver, ¿de donde has sacado eso de fecundar 3 óvulos? ¿Que España es permisivo? ¿Que no hay legislación? Habéis oído campanas y no sabéis donde.

Puedes fecundar el número de óvulos “maduros” que tengas disponibles (otra cosa es los que fecunden finalmente y evolucionen), es decir, esos que decíais de “cuando te sacan los óvulos”. La legislación es muy clara en España, no puedes transferir más de 3 embriones a la vez. PROHIBIDO. Pero embriones mujer, !no óvulos! que encima no estamos para tirarlos. Pero como no diferenciáis un embrión de un óvulo, pues es lo que pasa, que metéis la pata.

En España no se pueden seleccionar embriones por que te de la gana. No, no puedes elegir si es rubio, si va a ser alto … no.

El Diagnóstico Genético Preimplantacional, se realiza cuando hay casos de fallos de implantación, abortos de repetición o enfermedades hereditarias. Y solo se seleccionan aquellos que son compatibles con la VIDA, (lo cual no quiere decir que evolucionen luego y den lugar a un embarazo, ojo, incrementan las tasas pero no es la panacea) no se hacen otras selecciones ni se hacen seres humanos de diseño, está PROHIBIDO en España.

Al igual que no se donan óvulos ni embriones de donantes de más de 35 años en el caso femenino y 50 en el caso masculino …

Al igual que no se hacen tratamientos de reproducción a mujeres mayores de 50 años …

Al igual que hay una legislación en caso de separación, que hacer con los embriones congelados …

Y muchas más cosas que no se han molestado en investigar.

En cuanto a lo de turismo reproductivo, que quieren que les diga, si llaman turismo a estar desesperado, a la frustración de no poder tener un hijo, a saber que un tratamiento va a ser duro, a la incertidumbre, a la posibilidad de no conseguir nada, a tener que trasladarte para buscar la mejor opción, a todo el desembolso etc … si eso es para ustedes es turismo, ya entiendo porque escriben así.

Las consecuencias

Quien escribe esto, creo no es consciente de las implicaciones que tiene y del mal que le hacen tanto a los pacientes presentes como futuros, de poner en entredicho a todo el colectivo que trabaja en reproducción asistida donde hay grandes especialistas, que le echan mucha dedicación y horas al día para que logremos nuestro objetivo, ser padres.

Postura que dista mucho de la vuestra, donde en cero coma escribís un artículo como este sin base ni coherencia para sembrar desconfianza y mal rollo a gente que lo está pasando muy mal.

Para algunas personas, la reproducción asistida será la única posibilidad de ser padres, ¿para que predisponerlos a la desconfianza gratuita?, ¿para que convertirlos en pacientes desconfiados que no consigan remar a favor?, ¿para que complicar la vida a los especialistas con esta hostilidad? … 

Si algo necesita un paciente de reproducción asistida es compresión y las ideas claras, información, mucha información, comprender estos procesos es muy muy difícil.

Gracias por ponernos hoy el listón un poquito más alto.

Post relacionados:

 

Maratón de Pruebas Parte II: Bienvenidos al Mundo de la Inmunología

Cita Posted on Actualizado enn

Cuando tuve que pasar por lo que os ponía, ya hace 5 años, en este post, Maratón de pruebas: bienvenidos al mundo de la genética y la coagulacion (octubre 2013), jamás de los jamases me imaginé que tendría que volver a pasar por esto, o peor, ahora necesito muchas más pruebas.

Tras mis 2 abortos bioquímicos, decidí hacer un alto en el camino e investigar más, pese a que mi Doctora de IVI se empeña en echarle la culpa a los embriones. No sé, para mi son demasiadas casualidades, 2 abortos bioquímicos seguidos, cortados por el mismo patrón, si para ella no significan nada, para mi si.

Y puede que ella esté en lo cierto, pero no nos olvidemos de un pequeño detalle: solo me quedan dos embriones en el congelador, mis dos últimas oportunidades, no habrá ya más, hasta aquí hemos luchado y peleado. Así que no voy a ser nada conformista con nadie y he sacado toda mi cabezonería a relucir hasta que no esté más o menos convencida de lo que hay o de que al menos lleve en mis próximos tratamientos nuevas alternativas. Lo mismo tres veces con igual resultado, no va a haber una cuarta por mucho que me digan, no.

Así que nada más confirmarse mi segundo bioquímico, me puse a diseñar mi plan de acción definitivo basado en tres perspectivas (las que muchas ya conocéis, nada nuevo bajo el sol):

plan

Así que tras esta decisión, levanté el teléfono y me puse a llamar a la puerta de algunas referencias conocidas en estas materias.

Visita a Hematología

Volví a pedir cita en Sanitas La Moraleja, pero esta vez obvié pedir cita con Elena Góngora y preferí me asignasen otro especialista. No es por nada, pero Elena fue antiheparina y anti todo, bajo el amparo “no hay nada demostrado” la otra vez, y esta vez no estaba dispuesta a pasar sin ello.

La cita más temprana que me dieron fue para ese mismo Viernes con el Dr. Álvaro Arriero. Pero cuando fui a consulta él no estaba y estaba el Dr. Carlos Fernandez Arandojo. Un hematologo majísimo, super empático y fan del mundo infértil. Tiene más de un mes de lista de espera en este hospital, pero esa tarde la suerte me vino a visitar. Así que en cuanto le empecé ha hablar de lo que me había pasado (desde el principio de los tiempos) me entendió perfectamente.

De hecho me dijo, que no entendía porque con mis antecedentes solo estaba utilizando Adiro y nadie se había planteado la heparina. ¡Premio para el caballero! Eso mismo me planteo yo todos los días …

Desde el punto de vista de hematología, tenía todas las pruebas completas de cuando hicimos la FIV de los mellis, pero obviamente decidió repetir todas (menos las mutaciones, claro) para haber si había habido variaciones en estos años. Os dejo aquí el listado de pruebas por si a alguien le puede servir:

Hematología y Hemostasia

Serie eritrocitaria:

  • Hematíes
  • Hemoglobina
  • Hemtocrito
  • Volumen corpuscular medio
  • Hemoglobina corpuscular media
  • Conc. de hgb. corpuscular media
  • Índice de anisocitosis

Serie leucocitaria:

  • Leucocitos
    • Neutrófilos %
    • Linfocitos %
    • Monocitos %
    • Eosinófilos %
    • Basófilos %
    • Neutrófilos
    • Linfocitos
    • Monocitos
    • Eosinófilos
    • Basófilos

Serie plaquetaria:

  • Plaquetas
  • Volumen plaquetario medio

Coagulación:

  • Antitrombina III
  • Antigoagulante Lúpico
  • Resistencia a la proteína C activada
  • Proteína C funcional
  • Proteína S (actividad)
  • Proteína S (antigénica total)
  • proteína S (antigénica)

Factores de la coagulación:

  • Factor VIII coagulante
  • Plasminógeno

Bioquímica

Metabolismo del hierro:

  • Hierro
  • Transferrina
  • Indice de saturación de la transferrina
  • Ferritina

Vitaminas:

  • Ácido fólico
  • Vitamina B12
  • Homocisteína
  • Vitamina D 25OH

Endocrinología

  • Hormona estimulante de la tiroides
  • Tiroxina

Inmunología

Autoinmunidad:

  • Anticuerpos anti Cardiolipina IgG
  • Anticuerpos anti Cardiolipina IgM
  • Ac anti beta 2 Glicoproteína I IgG
  • Ac anti beta 2 Glicoproteína I IgM

Linfocitos CD

  • Linfocitos NK Coexpresión CD3-/CD16+/CD56+

Genética

  • Linfocitos T tipo LGL (NKT CD3+ CD56+)

Resultados: Nada de nada, salvo la vitamina D baja, el resto mejor que nunca. Mi homocisteína sigue bajando, ya la tengo a 6,13, mi hierro y vitamina B en valores envidiables y ni rastro de anticuerpos raros … La duda del médico, es que a lo mejor no sale nada ahora pero si lo hiciéramos nada más dar positivo, cuando se producen los abortos bioquímicos, a lo mejor otro gallo cantaría …

Tratamiento: El medico me recomienda Hidroferol para mi vitamina D y usar en la próxima transfer adiro y heparina juntos.

Visita a Inmunología

Decidí pedir cita con Diana Alecssandru en IVI. Me gustó la idea de hacerlo allí mismo y que tuviese acceso a mi historial para facilitar las cosas.

Lo primero que diré es que vaya desastre para agendar la cita.

Llamo el 16 de noviembre, me dan para el 14 de diciembre, me preguntan que si quiero cita presencial o telefónica, digo que PRESENCIAL y añado: – la primera vez prefiero ir yo. O sea, que he aclarado encima porque la quiero PRESENCIAL.

Me llaman una semana antes de la cita y me dicen que la Dra ya no esta disponible ese día, me posponen para el 8 de enero, casi 2 meses … zzzzz

¡Y por fin llega el día! Llego a IVI para mi cita a las 12:30. Según llego a recepción me dicen: – pero, ¿su cita no era telefónica? aquí esta apuntada así. Le digo que no, que era PRESENCIAL, vuelvo a recalcar PRESENCIAL.

Total, que me dan el papelito de rigor y subo a la sala de espera … espera, espera … a los 40 minutos voy a a recepción y les digo que si va todo bien. Me dicen que si, que es que la Dra lleva hoy algo de retraso. A la hora y diez vuelvo a preguntar: – si, si señora está todo bien, espere que seguro que ya le atiende. A la hora y media vuelvo ya cabreada como una mona y han cambiado las enfermeras. Les digo que si les parece normal hora y media de espera, que para esto prefiero me llamen y me digan que no venga.

Imagen1

(véase en la foto lo entretenida que estaba sacando fotos panorámicas más sola que la una …)

La administrativo que estaba por allí salió como un Sputnik a la consulta de la Dra a ver que pasaba. Salió inmediatamente me pidió disculpas y me hizo pasar.

Nadie me explicó nada, pero mi conclusión es que nadie avisó a la Dra de que mi cita era presencial y que estaba ya allí. Las enfermeras se quedaron esperando a que saliera alguien de la consulta y me mandarán pasar a mi. Pero es obvio que nadie iba a salir ya que ella estaba en su consulta tranquilamente atendiendo consultas telefónicas.

Si señor, muy buena organización …

La verdad es que el cabreo me duró poco porque en cuanto la empecé a oír a hablar se me empezó a abrir un poquito el cielo. Me comentó enseguida toda su batería de sospechas. No se, no se, pero me da a mí que esta mujer me va a quitar la etiqueta por fin de INFÉRTIL DE ORIGEN DESCONOCIDO.

Ella me dice que aunque en los análisis no salga nada, piensa igual que el hematólogo, que probablemente hay algo que sucede solo cuando tengo los abortos y luego se restablecen los valores. Por mi historial clínico cree que un Síndrome Antifosfolípido  (SAF) pudiera estar detrás de estos desastres.

Según me comentó, al parecer mi cuerpo está rechazando los embriones produciendo probablemente una reacción en forma de proceso inflamatorio en la zona donde anidan. Este proceso interrumpe la comunicación con el embrión e impide que siga evolucionando.

Entonces, ¿como puede ser que los mellis llegasen? (Se me ponen los pelos como escarpias cuando me hago esta pregunta)

La respuesta es que el cuerpo humano aprende y el mío se debió de volver “un listillo de los coj****” cuando tuve a los mellis. Lo que en el embarazo de los mellis se arregló probablemente con un poco de Adiro, ahora mi querido “puerpo”, como dirían los mellis, rechaza todo lo que intente anidar ahí rápidamente. De ahí que los abortos sean tan tempranos.

Nunca me lo he querido ni plantear, pero que los mellis estén hoy aquí es un milagro. De hecho la Dra dice que el hematoma retrocorial tan grande que tuve en el embarazo, probablemente se debió a esa reacción. Casi me quedo sin respiración … cada vez me parece más increíble que los mellis estén aquí …

Así que, sin pasar por la casilla de salida, me cae además del Adiro y la heparina, corticoides.

Eso si no hay más cosas, claro. Para eliminar otras posibles sospechas, me ha mandado esta batería de pruebas. Igual que la anterior, os la dejo por si a alguien le sirve:

Bioquímica

  • Carga (75g). Glucosa 60-120

Coagulación

  • Dímeros-D

 Serología

  • Clamydia T IgG
  • Ac. Chlamydia trachomatis IgM
  • Clamydia T IgA

Inmunología

  • Complemento C4
  • Complemento C3
  • HLA-C (para papa al cuadrado también)
  • KIR
  • GAD / 64K anticuerpos, suero
  • IA2 Ac. Diabetes Ins dependiente
  • Anti- insulina anticuerpos, suero
  • IgG transglutaminasa tisular a
  • IgA transglutaminasa tisular a
  • IgG gliadina deaminada anticuerpos
  • IgA gliadina deaminada anticuerpo

Hormonas

  • Carga (75g). Insulina 60-120

Básicamente lo que quiere hacer la doctora con estas pruebas es descartar sus otras sospechas: que no tenga resistencia a la insulina y/o ninguna incompatibilidad con papa al cuadrado.

Y digo yo, la consulta de mi Dra está a escasos metros de ésta, ¿taaaaaaaantooooooo costaba haberme mandado aquí antes?, ¿taaaaaaaaantooooooooooo?

“-No te preocupes, sea lo que sea hay una solución. Vamos a luchar por esos dos pequeños que te quedan”.

Esta frase es con la que terminó mi consulta y se me quedará grabada en la cabeza para siempre.

Tras todo lo que vi y aprendí en esta consulta, la llorera en el coche estaba asegurada …

Y en ello estoy ya, con los volantes de la mano para ir a hacerme las pruebas, pero vamos que la cosa va para largo, hasta el 21 de febrero no nos podemos hacer los halotipos y KIR así que vamos a tener que echarle paciencia …

Visita a Ginecología

Desde que me hice la revisión en abril de 2017 no había vuelto a ver a mi gine. En esa visita le dije que iba a ir a por los congelados y a ver si nos “veíamos pronto”.

Yo creo que cuando me vio entrar por la puerta con mi carpeta azul de IVI casi se da un flus y se da a la fuga.

Recuerdo sus palabras cuando di a luz: – ahora lo recomendable es que uséis protección. A veces ocurre que tras un embarazo, luego os quedáis embarazadas espontáneamente con más facilidad.

Yo hice caso omiso y ya veis que la expresión “riesgo de embarazo”, de momento, no va conmigo.

Así que en tono de guasa le dije: – Doctor, soy inembarazable, esto es una fortaleza inexpugnable, ahora en vez de negativos me he especializado en abortos bioquímicos.

Respuesta del médico: – Puffffffffffffffff

Le conté mi nuevo periplo médico y le dije: – Doctor, son mis últimos dos cartuchos, no va a haber más. Piensa si hay algo que podamos revisar o hacer con mi útero para incrementar las posibilidades.

– Nada, siempre te he dicho que tu problema no está en tu útero.

– Bueno, me tranquiliza esa reafirmación pero yo estoy dispuesta a ir con todos los “por si acas” ya que no tengo más oportunidades.

Siguió insistiendo en que no era necesario y lo cierto es que tanto mi Dra como el Dr Puente, que es el que mejor me ha visto con el ecógrafo de alta resolución, dicen que por ahí “abajo” está todo en orden.

No obstante, para quien no lo sepa o esté barajando alternativas hay algunas técnicas que pueden resultar beneficiosas:

Histeroscopia diagnóstica

” La histeroscopia diagnóstica consiste en la exploración directa del interior del útero de forma que se obtiene una información que no siempre puede ser proporcionada de forma fiable por otras exploraciones externas como el examen físico, la ecografía o la radiología.

Las indicaciones de la histeroscopia diagnóstica incluyen mujeres con alteraciones menstruales (reglas abundantes o pérdidas entre menstruaciones), con problemas de esterilidad o infertilidad, y cuando otros exámenes, como la ecografía ginecológica, la citología o la biopsia de endometrio, orientan hacia una patología en esa localización.”

Fuente: Dexeus

En resumen, allí donde no llega el ecógrafo se puede hacer esta prueba para ver con todo lujo de detalle que sucede ahí dentro. Yo había pensado en ello por si se había pasado algo por alto, pero como todos insisten en que NOOOOOO, pues así nos quedamos.

Scratching endometrial

“El scratching es un ligero raspado de la capa mucosa que recubre el útero y que conocemos con el nombre de endometrio. En este revestimiento uterino es donde se produce la implantación del embrión que dará inicio al embarazo.”

Fuente: reproducciónasistida.org

Así que me despedí de mi gine: – la próxima vez si nos vemos para una revisión normal es que todo habrá acabado. – No mujer, seguro que vienes con una incipiente barriguita …

Y así son las cosas y así se las hemos contado … y hasta aquí puedo leer …

Nos centraremos estos meses en completar todas las pruebas, buscar soluciones y como siempre nos pasa, allá por primavera volveremos con nuestro último intento.

¡Que el destino reparta suerte!

Post relacionados:

Mi Séptima Beta

Cita Posted on Actualizado enn

O más bien debería haber llamado a este post “la maldición del ciento y pico” … ahora entenderéis porque.

El tratamiento

En Mi Sexta Beta os contaba que había sido negativo y que íbamos a hacer un “non stop” y seguir a por dos congelados más.

Así lo hicimos, el 14 de octubre bajó la regla y el 15 andaba ya con Progynova. En aquella fecha, como os comentaba en ese post, estaba saliendo de un catarrazo, o más bien eso creía yo. El 16 de octubre, volvieron la tos y los mocos y para mi desconsuelo, peor que la otra vez. Esa misma semana acabé en el médico otra vez, porque no era capaz de dormir. Así que al mucolítco, le tuvimos que poner ibuprofeno con codeina, todo estupendo y genial para estar preparándose para una transfer. Pero no, no fue tan fácil, los mocos siguieron, el dolor de garganta también y en mi siguiente visita al médico me dieron antibiótico. Y si, por fin, me deshice del catarro a 9 días antes de la transfer.

El 25 de octubre fui al control de endometrío y estaba todo bien. La Doctora me dijo que no me preocupe por la medicación del catarro, que el ibuprofeno no es aconsejable por que al parecer en algunos casos se pierde vascularización en el utero pero que tampoco cree que vayamos a tener problemas. Lo único que le preocupa es que hayamos decidido ir con 2 embriones, que le parece una locura. Pero somos firmes en la decisión, las probabilidades de volver a tener mellis son ínfimas, de hecho creo que estamos más cerca de no conseguir nada de nada que de otra cosa.

Y cuando ya pensaba que lo peor habia pasado, el día 26 empiezo a manchar. Casi me da algo. Lo primero que se me pasó por la cabeza es que mi endometrio no había aguantado y se estaba desintegrando. Llamé a IVI y mi Doctora decidió hacerme una eco al día siguiente.

Aun por la mañana tuve unos hilillos marrones de sangre, pero en la eco no se vio nada raro. Según me dijeron, a veces cuando se lleva mucho tomando Progynova pasa esto. Teniendo en cuenta que llevaba dos ciclos seguidos todo encajaba, así que a casa a esperar al día de la transfer.

La transfer

El día 31 de octubre a las 18:30 estaba prevista la transfer. Me fastidió un poco por que me apetecía un montón disfrazarme con los mellis y salir a hacer “truco o trato” pero estaba claro que “el truco o trato” me lo iban a hacer en el IVI …

Imagen relacionada

La transfer fue muy rápida y me dio muy buena vibra. Es la primera vez que me hacen una transfer con hilo musical y justo en ese momento sonaba “your song”. Desde que vi Moulin Rouge es una de mis canciones favoritas, así que pensé:- jolin que buen recuerdo si me quedase embarazada. En 10 días veríamos el resultado.

La espera

La betaespera la llevé fatal, creo que tenía tantas hormonas encima que ya no era dueña de mi. Andaba bastante tristona, muy muy cansada y algo llorica. El séptimo día post transfer … ¡tachaaaaaaan sorpresa! ¡manchado rosita! el manchado venía junto con alguna molestia de regla así que todo apuntaba que algo se estaba implantando. 24 horas después comenzaron mis “ganotas” de hacer pis de siempre, estábamos tocando de nuevo el positivo.

La beta

Y así fue, el día 10 de noviembre me confirmaban que tenía una beta de 159, cuando a partir de 60 ese día se considera positivo. Lejos de alegrarme cuando me llamaron, no me hizo ninguna gracia el resultado:- otra vez ciento y pico joder … Papa al Cuadrado se enfadó conmigo, no entendía porque teniendo una beta perfectamente normal estaba así. Le dije: – creo que estamos ante otro bioquímico. El lunes habrán pasado 72 de la beta, la repetiré a ver si duplica, pero algo me dice que no va a ser así. El como siempre:- venga Ana confía que no siempre va a pasar los mismo … bla bla bla …

El lunes me repetí la beta en un punto de extracción que hay cerca de casa. La beta la entregaban en 24 horas, asumí esa tardanza con tal de no coger el coche, pero a partir de ahí todo salió mal.

Supuestamente el martes sobre las 18:00 debería estar publicada la beta en la página web del Megalab. “A Dios pongo por testigo que no volveré a hacerme una beta en Megalab” y menos gestionada por un tercero …

La maldición

Ese día era el martes 14 de noviembre y todo salió mal. El día iba raro y para más señales andando me encontré un compresa sin abrir. Si, una compresa, ¿que puñetera probabilidad hay de encontrarse una compresa sin abrir tirada en la calle? Pues yo me la encontré. Rápidamente hice la asociación mental: – Ana, esto es una señal, está tarde se va a confirmar que “eso” lo vas a volver a necesitar.

Fui a recoger a los peques y esa tarde venían super cansados y molestos. Ya al borde de un ataque de nervios me meto en la página del laboratorio y veo esto:

analisis

Se me cortó la respiración. Vamos a ver, antes de hacerme la beta pregunté en la clínica donde me la hice que cuando me la daban. Me dijeron:-en 24 horas. Me pereció una pasada pero, ¿como puede ser que una extracción hecha a las 16:00 horas del lunes 13 de noviembre ponga que el informe está incompleto y que va para el lunes 20 de noviembre?

Llamé inmediatamente a la clínica donde me había extraído la sangre. No me dejó ni hablar, en cuanto dije que ponía eso en el informe del laboratorio, me dijo muy seca:- pues si eso es lo que pone en el laboratorio, eso tendrás que esperar. Le dije que a mi me habían dicho que en 24 horas estaba (además ella misma), comenta: – ¿pero no la pediste como urgente?  – Pero que urgente, si me dijiste 24 horas sin urgencias. – Bueno mire, déjeme hablar, voy a hablar con Megalab y llámeme en media hora.

Te va a llamar en media hora tu padre. ¿Pero que es esto? No te enteras de nada, no escuchas, no ayudas al cliente y encima te tengo que llamar yo en media hora … vete por ahí hombre …

Cogí el teléfono y llamé directamente a Megalab. Me atendieron enseguida y comprobaron el estado de mis análisis. Aun no los tenían, casi las 18:30 y no los tenían. Le comenté que porqué ponía eso en mis análisis del 20 de noviembre, respuesta: – ah, eso no es nada, lo habrá puesto por defecto el analista … ¿Por defecto? … – ¿sabes el susto que me he dado cuando he visto eso?, ¿sabes lo que significa para mi esta beta y para mucha gente? … pues te lo voy a contar, de esto depende que me lleve la alegría de mi vida o me hunda en la miseria, así se lo comenté a la persona que estaba al otro lado. – Lo siento de verdad, en media hora están los resultados, me contesto.

Al final a las 19:30 publicaron mis resultados. 192. Ahí acabó todo. Y lejos de no haber duplicado bien, observo los rangos de este laboratorio y son más altos que los de IVI, por lo que rápidamente me doy cuenta de que mi beta probablemente esté bajando.

Mientras, “mi amiga” la simpática de la clínica de los análisis, se decidió a llamarme. Como comprenderéis, ni conteste. Me llamó varias veces y pasé, para que me diga, ya los tienes, te lo he solucionado. No mira bonita, no. Bastante mal me has hecho sentir, bastante mal me encuentro ya.

Escribí a mi doctora de IVI y le comenté lo que ha pasado y si podía ir a repetir la beta a IVI.

A partir de ahí, acostamos a los niños y necesité llorar y mucho. No por pena, ya por frustración y porque me temía lo peor, estábamos dando cosas por hecho y algo no iba bien. Probablemente lo que funcionó hace más de 3 años ya no era suficiente y echarle la culpa a los embriones no era la solución.

Al día siguiente a primera hora correo de mi Doctora.

mail

En una hora me estaban pinchando y en menos de dos mi Doctora me llamó con el resultado: – Ana, tus sospechas eran ciertas, es un bioquímico. La beta está bajando, es de 107.

No me llevé una sorpresa, solo quería que pronunciara las palabras mágicas de “abandona la medicación” y en unos días repetimos a ver si va negativizando. Y las pronunció.

A continuación comenté: – Hemos pensado que vamos a parar. Necesito limpiarme de hormonas y de malos rollos. Estoy agotada. Además, creo que ha llegado el momento de volver a Hematología y a Inmunología. Dos bioquímicos no pasan porque sí. Solo nos quedan dos embriones y no podemos pegar más tiros al aire.

Ella no estuvo muy de acuerdo con mis palabras, puesto que piensa que todo está bien y que es cosa de los embriones, pero respetó mi decisión.

Así que según terminados de hablar, le pedí que me transfieriera con recepción para pedir cita para la próxima beta y para verme con Diana Alecssandru. La segunda llamada a hematología de Sanitas La Moraleja para volver de nuevo.

Vuelta a los orígenes

Hacer estas llamadas fue como un dejavú … fue volver a hace 4 años cuando los famosos “negativos de repetición” que ahora se estaban convirtiendo en “abortos de repetición”, de la esterilidad primaria a la infertilidad secundaria y tiro porqué me toca, como jugar al juego de La Oca, cuando justo estás llegando a la meta caes en la casilla de la calavera y tienes que volver a empezar …

Resultado de imagen de juego de la oca

Preparación mental hacia la posible derrota

Si, como veis la cosa se ha complicado bastante y solo quedan 2 embriones. Es probable que ya vayamos tarde con lo que pueda salir de nuestra próxima visita a Hematologia y a Inmunologia. Es posible que los embriones “buenos” ya no los tengamos pese a que los que quedan parece que son viables.

Nunca pensé que llegaríamos aquí la verdad. Bueno, si lo pensé pero me parecía demasiado dramático después de tener 7 blastos congelados.

Así que me tengo que preparar para, por un lado estar a tope con esos embris y luchar por ellos, pero también a que el esfuerzo final (que ya os adelanto va a ser mucho) no sirva de nada.

Ahora concentración en mis próximas visitas en las que ya ha habido sorpresas … pero eso ya, os lo contaré otro día, con un poco de positivismo y esperanza. Hoy toca cerrar capítulo y mirar para otro lado. Mi beta ya ha bajado a 9.

¡Aguantad pequeñines! … estamos en el buen camino …

Post relacionados:

Mi Sexta Beta

Cita Posted on Actualizado enn

Como ya sabéis la mayoría, en septiembre reiniciamos la operación hermanito. Enterramos todos nuestros miedos y seguimos adelante.

Desgraciadamente, a día de hoy ya tenemos el resultado de este intento: NEGATIVO. A seguir buscando. Nos quedan 4 y bajando. La tensión aumenta, las posibilidades merman … empiezo a sentir algo de presión de que avanzamos rápido hacia el límite.

img_2573

Pero bueno, voy a resumir lo que ha sido este ciclo porque todo lo que empieza mal, suele acabar mal.

La transferencia

Papá al Cuadrado no pudo estar presente. Tuvo que viajar a México así que me tocó hacer la transfer sola.

Hacíamos chistes sobre ello en plan Gila:

Imaginábamos a nuestro pequeño el día de mañana diciendo: “-pues a mi me hicieron cuando mi padre no estaba…”

En esta casa, que nunca falte el humor.

Pero antes de la transfer las cosas empezaron a torcerse. Me levanté con un horrible dolor de garganta o lo que es lo mismo, lo que fue la antesala de un catarrazo infernal. Lo segundo, la llamada del laboratorio no llegaba. Eran las 12:30 de la mañana, con una transfer prevista sobre las 14 h y ni rastro de la llamada.

Cuando llegó finalmente la llamada, la embrióloga me comentó que el blasto que pensaban transferirme no sobrevivió a la descongelación. Me quedé a cuadros, ¿pero como un blasto A/A no va a sobrevivir?

La embrióloga dice que hay más factores que influyen en la descongelación independientes a la calidad y que estas cosas pasan. El 92% descongelan bien, pero hay veces que sin explicación aparente el embrión no es capaz de deshacerse del agua de la descongelación y empieza a perder células que le dejan inviable.

Pues muy bien, de buenas a primeras hemos perdido otra oportunidad. Así que pasamos de que Bichito VII fuera el transferido a descongelar a Bichito VIII.

Bichito VIII, descongeló bien y a las 14 h lo transfierieron, menudas carreras para llegar al IVI ese día.

Transfer

Todo fue bien y las 14:29 Bichito VIII estaba conmigo.

La betaespera

Esta betaespera he estado bastante tranquila. No he hecho el cabra, ni tampoco he podido hacerlo francamente porque mi catarro empeoró radicalmente.

Al no poder tomar nada, los mocos y la tos se apoderaron de mi. Me pasaba las noches sin dormir entre toses y mocos. Horrible.

No tenía ningún síntoma hasta que el día 7 post transfer empecé a sentir nauseas, y ahí empezaron las dudas: – ¿Sería del catarro?, ¿Habría algo ahí dentro? …

Las ganas de vomitar fueron a más y a tanto más que ya resultaba un poco increíble que se debieran a un incipiente embarazo.

El día 9 post transfer me salieron 2 granos. Eso ya pintaba menos bien, siempre que me va a bajar la regla me salen.

El lunes 9 de octubre tenía la beta. Y dos horas después llegó la noticia.

Fue descolgar la llamada del IVI y saber que era negativo. La voz que ponen las enfermeras cuando llaman con un positivo es radicalmente diferente. Con los negativos se les pone “vocecita”, una vocecita que da mucha pena, la verdad, y que traumatiza más que el propio negativo.

Y si, fue un negativo, de mis clásicos 0,0 del principio. Ni rastro de implantación. Ahora, si nos ponemos a pensar en positivo, mejor esto que un bioquímico.

No lloré, no me apetecía, mi cabeza estaba ya en modo – Tengo que hablar con mi doctora e ir a por el siguiente pasó. Si haces el borrón y cuanta nueva deprisa a veces se sufre menos, o por lo menos yo me lo tomo así. Aproveché para tomar todos los medicamentos que pude para mi catarro … puff que alivio al fin … ¡volver a dormir!

La peor parte se la llevó Papa al Cuadrado, no se esperaba un negativo.

Me dolió mucho oírle decir que se quería plantar que estaba hasta el moño de disgustos. Yo le dije: – ¿pero como nos vamos a plantar si aun nos quedan 4? Vamos a ir hasta el final. Te recuerdo que somos padres porque la primera vez seguimos luchando y no nos rendimos … -tienes razón Ana. Sigamos adelante.

Así que tras esto, que os reconozco es más duro que el propio negativo, me quedé esperando la llamada de mi doctora que suele hacerla 24-48h después del negativo.

Lo curioso es lo que pasó ese mismo día tras la beta. Serían las 19h y me llaman del IVI para darme cita con la doctora y me dicen que tiene agenda para el día 25 de octubre. ¿Pero se os va la olla o que?, ¿Nadie le pone un poco de cerebro a esto?

Le expliqué que yo no solía ir presencialmente a las reuniones post negativo, que lo hablaba con mi doctora todo por teléfono al día siguiente. Y dale la tía pesada con ir.

“So-y au-to-ma-ta tie-nes que ve-nir si o si”

Pero vamos a ver, ¿como voy a ir dentro de dos semanas si quiero reiniciar el tratamiento con mi próxima regla?, y si tengo muchas dudas y estoy “súper fatal” por el negativo, ¿me vais a atender dentro de dos semanas? … Si lo podemos hablar por teléfono, ¿porque no os organizáis para que quien desee hacerlo así lo haga y ahorramos tiempo y dinero a pacientes y a médicos?

No se, me da la sensación que alguien ha montado este proceso como el que da cita para hacerse la manicura. La gestión post negativo es fundamental y prioritaria así que debe ser rápida y con tacto. Nada más que añadir.

Afortunadamente el equipo médico es genial (el administrativo cada día me alucina más) y hoy a primera hora estaba hablando con mi Doctora.

Me comenta que estemos tranquilos, que los resultados son normales. Que no meta en el mismo saco al que no descongeló. Que mirando los resultados de los 8 embris restantes se están cumpliendo las probabilidades.

Es decir, con unos embriones que salieron de óvulos de cuando yo tenía 35 años, se estima que el 46% debería ser viable (54% aprox. podría tener fallos cromosómicos). Eso hace que 3,68 embriones pudieran dar lugar a un embarazo.

Dos de ellos ya los tengo conmigo que son los mellis, así que estadísticamente debería quedar entre los 4 que nos quedan en el congelador, al menos 1 que de lugar a un embarazo evolutivo.

Así que vamos al ataque de nuevo con esta regla. Esta vez transferiremos 2, nos vamos a fiar de las estadísticas, aunque cabe la posibilidad de que no consigamos nada o que volvamos a tener un embarazo gemelar. Seremos coherentes y consecuentes con el resultado. A lo mejor la vida solo nos permite ser padres a “pares” …

A por todas, que no decaiga el ánimo …

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Volver a empezar tras un aborto bioquímico

Cita Posted on Actualizado enn

Ya está la roja aquí. Esta madrugada ha hecho su aparición. Madrugadora y puntual como siempre.

He llamado al IVI y ya tengo la pauta de medicación para comenzar mañana. Parece mentira, pero ya ha pasado todo el verano después de ese fatídico 16 de junio en el que la que iba a ser la primera ecografía de nuestro pequeño, anunciaba lo que luego sería un aborto bioquímico Lo que pudo ser y no fue… Afrontar un Aborto Bioquímico

botica

Esto de la infertilidad es así, caer, volverse a levantar y a volver a barajar a ver si esta vez hay más suerte.

Lo reconozco, tengo miedo. Tengo miedo que no salga. Os parecerá de risa teniendo aun 6 blastos congelados de buena calidad. Pero tengo miedo. Uno ya nos falló.

¿Y si resulta que ninguno de los 6 son válidos? … ¿Y si resulta que solo eran válidos los mellis? … ¿Y si resulta que ahora tengo “algo” que no tenía la vez anterior? …

En fin, que cuando crees que lo tienes todo aprendido, te das cuenta que vuelves a la casilla de salida como una principiante.

El otro día fui al IVI a hacerme una eco antes de empezar este tratamiento. Le pedí a mi doctora que revisáramos una vez más la calidad de los embris: -A/A, A/A, A/A , A/A, A/B, A/B … Ana, cualquiera se puede quedar, son todos muy buenos.

Si, eso ya lo había oído antes, pero sin embargo el último no se quedó. Vuelvo a las cábalas sobre mis posibilidades. Haciéndome valer de la estadística, según la calidad de los embris, la edad de mis óvulos cuando se generaron dichos embris y la tasa de fecundación de los blastos, esta vez o a más tardar la siguiente deberíamos de conseguir embarazo evolutivo. Pero esto no es una ciencia exacta, así que cuando veo que me empiezo a poner “petarda” me recuerdo: – Ana, ten fe, hay cosas imposibles de controlar, adelante, que no pese el miedo más que la ilusión.

Y así estamos hoy, intentando borrar de mi cabeza los miedos, las incertidumbres y convertirlas en ilusión y una mirada optimista al futuro. Si miro la situación en global, de momento tengo las cartas necesarias para ganar la partida.

Por otro lado, este es el último post que escribo sobre la evolución de este tratamiento. La próxima vez que escriba sobre ello será ya con hechos firmes sea para bien o para “menos bien”.

Este blog nació solo y exclusivamente con la vocación de ayuda a otras personas. Contar lo que pasó con mi esterilidad y luego como está siendo la crianza de mis mellis, da esperanza y luz a muchas personas.

No, no uso el blog para contar mi vida y que sea el “Sálvame al Cuadrado”, no por Dios. Desgraciadamente, personas de mi entorno lo han entendido así y han aprovechado información de mi último tratamiento para ir “cotilleando” si estaba en embarazada o no. Tanto quisieron adelantar y tener la primicia, que cuando publiqué que la beta había sido positiva, felicitaron a mis padres. Como comprenderéis, la sorpresa fue mayúscula y más cuando 10 días después tuve que publicar que lo habíamos perdido.

Este blog no sirve para anunciar cosas, que quede claro. Sirve para contar una historia, en la que desgraciadamente cada vez más personas se ven reflejadas, por eso siempre cuento las cosas con “pelos y señales”.

Y dicho esto, a partir de ahora, si hay embarazo, lo haré publico en el blog y en las Redes Sociales a su debido tiempo. Lástima tener que tomar una decisión así, pero el uso irresponsable de la información es lo que tiene.

Espero dentro de unas semanas, os pueda contar buenas noticias.

¡Seguiremos informando!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Razones por las que Nunca uso los Test de Embarazo

Cita Posted on Actualizado enn

Recuerdo hace años, cuando no me imaginaba ni por asomo que tendría que pasar por este periplo para tener hijos, como pensaba que un buen día tras una noche de pasión y desenfreno, tendría un retraso, me haría un test de embarazo y sería … ¡Bingo!

Después de semejante hallazgo, le prepararía una sorpresa a Papá al Cuadrado para comunicárselo … y bla bla bla

Y ahí es cuando oigo de nuevo el:- RIIIIIIIIIINGGGGGGG, ¡despierta Ana y vuelve al mundo real! No te quedas embarazada, necesitarás ir a Reproducción Asistida.

Mi historia con los test de embarazo finaliza aquí, en una ilusión.

Nunca he llegado a hacerme uno. Nunca tuve un retraso por el método “diver”, mi regla, cuadriculada y puntual, llegaba a su cita todos los meses sin dudas de ningún tipo. Nada, ni un poquito de incertidumbre y/o emoción.

Cuando llegué a Reproducción Asistida, vi que en la betaespera era una práctica relativamente habitual o bien hacerse un test el día antes de la beta o hacerte un test a partir de no se que día e ir intentando ver la evolución de la rayita durante los sucesivos.

No se si por cobardía, no se si por mantener la esperanza hasta el final, decidí no hacerme nunca ninguno y esperar a la beta, la prueba en sangre que junto con el valor exacto de la hGC (Gonadotropina Coriónica Humana) o lo que es lo mismo “la hormona del embarazo”, una hormona que se vende más cara que el diamante, afirme o desmienta si hay embarazo o no.

Ahora que ya conozco mucho mejor los procesos de Reproducción asistida, me reafirmo en mi decisión de seguir no haciéndolos, por lo siguiente:

Durante la betaespera

Me parece adecuado que algunas personas decidan hacerse uno antes de ir a la clínica a hacerse la beta. Supuestamente ese día, y aunque la prueba en sangre es más precisa, debería de verse algo en un test de embarazo, ya que la sensibilidad de la mayoría de los test actuales lo permitiría. De hecho, en algunos casos, cuando no puedes ir a hacerte la beta un determinado día (porque estás de vacaciones, por ejemplo), algunas clínicas te dicen que te puedes hacer uno (algunos días después a la beta que tenías panificada, claro) para verificar el positivo y hacerte una beta más tarde.

Pero, ¿que riesgos asumes haciéndote un test?

  • Si tu beta es muy pronto, por ejemplo 9 días post transfer, puedes correr el riesgo de que en el test no se vea nada y en la beta si. Te llevarás un disgusto antes de tiempo.
  • O lo que es peor, que el test salga positivo, pero que los valores de la beta no sean acordes a la edad gestacional y por tanto sea un embarazo no evolutivo.

La beta siempre va a permitir de cierto modo, no es concluyente betas bajas evolucionan y betas altas se caen, predecir si el positivo puede ser evolutivo o no dependiendo de los valores que arroje:

valores-beta

En esta tabla, se empiezan a contar los valores de la beta, desde la primera falta, es decir, desde el día 14 post ovulación. Como en reproducción asistida nos regulan los ciclos, la ovulación o supuesta ovulación siempre es predecible.

Si es un congelado, por ejemplo, para hacer este cálculo deberás tener en cuenta la edad de tu embrión, más los días que estás en beta espera. Por ejemplo, te transfieren un embrión de 3 días, y te hacen la beta el día 12 post transfer. El día que debes tener en cuenta en la tabla es 3 + 12, es decir, el 15. Otro ejemplo: te transfieren un blasto de 5 días y tienes 9 de betaespera. 5+9 =14, ese es el día que debes comprobar los valores de tu beta.

Los test de embarazo no arrojan esta información, por lo que puede salir positivo y luego encontrarnos la sorpresa de una beta baja. Aunque insisto, una beta alta puede ser un fiasco semanas después, la Reproducción no es una ciencia exacta.

Durante la ecoespera

A cuantas no se nos ha pasado por la cabeza, hacernos otro test para ver si nuestro embri sigue ahí después del positivo …

Deciros que en estos casos, el test de embarazo no es suficiente. En el caso que hayas tenido un buen positivo y en la eco luego no se vea nada, los valores de la hormona del embarazo casi siempre bajan lentamente, por lo que un test de embarazo la mayoría de las veces seguirá dando positivo aunque el embrión sea no evolutivo.

Para muestra un botón. Acabo de tener hace unas semanas un aborto bioquímico. Mi beta fue de 109 cuando el valor normal para esa fecha es más o menos 95. En principio la beta era normal pero el embri no evolucionó. 10 días después fui a hacerme la eco donde no vimos saco, pero sin embargo mi beta fue de 342. Está claro que la beta era demasiado baja para la edad gestacional, pero absolutamente perceptible por un test de embarazo.

Por tanto, un test de embarazo en la ecoespera no sirve de nada. Ante la incertidumbre, mejor solicitar una beta.

Cada proceso de Reproducción Asistida es un mundo, cada persona otro muy diferente. Cada cual buscamos la mejor forma de vivir la incertidumbre de la búsqueda de un embarazo, unas con los test en la mano, otras llenas de dudas de si hacerlo o no y otras, como yo, sin nada. Todas las alternativas son lícitas.

Pero si tengo que poner encima de la mesa lo que pienso, mi personalidad y mi forma de afrontar las cosas, creo que seguiré prescindiendo de los test en Reproducción Asistida y seguiré esperando a lo que diga la beta, aunque nunca se puede decir:- “de este agua no beberé”.

¡Suerte!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »