Hacemos un non stop: vamos por el Blasto (septiembre 2013)

Posted on Actualizado enn

Ya que estamos en materia, decidimos no esperar mas y probar suerte con el blasto congelado. Así que vamos a IVI a ver a nuestra doctora para preparar la transferencia.

Aprovechamos la visita para hablar con ella sobre la transferencia anterior y bueno nos dice lo del tema de la MALA SUERTE. De verdad, yo admito que en fertilidad hay muchas lagunas y pozos negros y no se sabe mucho de que pasa ahí dentro una vez hecha la transferencia pero por Dios, echar la culpa a LA MALA SUERTE no. Es lo peor que a una persona como a mi se le puede decir. A una persona que no tiene fe en el azar le vas a hablar de MALA SUERTE?? Prefiero me digan no tengo ni “puta” idea de lo que pasa pero vamos a tratar de averiguarlo y estos son los próximos pasos a que me tomen por gilipollas.

El resultado de esto fue que lo que no llore el día que me llamaron con el resultado de la beta lo llore esa tarde en la consulta. Mi pareja alucinaba: yo que no soy una persona de armar numeritos la estaba liando parda. Me quede súper a gusto. Creo que hacia falta sacar gas en la olla a presión en la que se había convertido mi cabeza.

Una vez que me había tranquilizado, hablamos de transferir nuestro blasto congelado. Y así lo hicimos. Preparamos otra vez mi endometrio con Meriestra, descongelaron el blasto, que descongelo sin problemas, y a dentro!! Otra vez la esperanza se abría ante nuestros ojos.

Mi segunda beta (agosto 2013)

Posted on Actualizado enn

Al igual que en la anterior beta llego el día y yo eso de notarme sintomas, pues os diré que no lo veía nada claro. Mas bien me parecía que estaba convirtiendo en sintomas toda la ansiedad que estaba somatizando.

Otras vez en la sala de pinchazos de IVI rodeada de las fotos de niños de pacientes. Otro pinchazo y a esperar.

Esta vez le pedí a mi pareja que fuera el quien cogieses la llamada de la enfermera con el resultado. Reconozco que me quede tan traumatizada con la llamada la otra vez, con esa vocecita de pena empatica, que preferí que contestase el.

Y llego la llamada con otro negativo de 0,0 como la cerveza. Esta vez no me lo tome tan mal. No llore, me quede con un nudo en el estomago pero no llore. Esta vez le sentó peor a mi pareja. Pero aun nos quedaba un consuelo, teníamos un blasto congelado, a lo mejor ese era nuestro chiquitín …

Post relacionados:

Mi primera beta (junio 2013)

Mi tercera beta (septiembre 2013)

Mi cuarta beta (mayo 2014)

Ya hace un año de …. Mi POSITIVO!!

Y por fin llega el día de decir … Estoy embarazada!!

Ritos & leyendas sobre la fertilidad