Bebes

Criando a Contrarreloj

Cita Posted on Actualizado enn

Tic, tac, tic, tac … toda la vida escuchando el maldito sonido del reloj “social” …

noooo

Y cuando ya has conseguido pasar página de esto, que en mi caso me ha costado un “huevo” porque no me he casado y me ha costado otro “huevo” tener familia, empieza la carrera de la crianza de los hijos.

Si, lo llamo carrera, porque si no, no entiendo el afán de la gente por meter prisa en cubrir etapas con los hijos. Deben de dar dinero al llegar a la meta entre los 10 primeros, o yo que se, pero hay días que esto se convierte en un auténtico calvario. 

Esto además es “barra libre”, aquí el que llega espeta lo primero que le sale por su “privilegiado cerebro” y se queda tan pichi.

Y de repente, llega el día que recibes a tus pequeños y se disparan los consejos no solicitados, pero sobre todo las preguntas de ¿pero todavía no …? Preparados, listos, ya … ¡comienza la carrera!

previsto

¿Como hemos sobrellevado estas cuestiones?

A veces con guasa, otras con un cabreo monumental … para que engañaros.

Nuestro primer “todavía no”: Pero, ¿aún les llevas en el capazo?

¿Con 3 meses les paso a la silla de paseo? – ah, es que yo pensaba que eran más mayores. – pues no piense, señora, no piense, que no se lo hemos pedido.

Pero, ¿no están ya con los cereales y la papilla de frutas?

Pues “mire usté” va a ser que no. Según la OMS se aconseja comenzar la alimentación complementaria en torno a los 6 meses. Mis hijos no tienen problemas de peso, ¿porque narices tengo que adelantarla a los 4 meses? – pues los míos empezaron a los 4. – pues los tuyos son tuyos, los míos míos. Mio significa yo decido. Tuyo, tú sabrás.

Pero, ¿aun con teta?

Esta preguntita “tan simpática” en nuestro caso nos la hemos saltado, ya que como sabéis tuvimos una Lactancia Materna bastante corta, pero es otra cuestión recurrente y de muy mal gusto para las madres.

¿No duermen ya solitos?

En nuestro caso, los mellis se fueron a su habitación con 6 meses, pero siempre que hemos podido les hemos tenido con nosotros en nuestra cama. No entiendo las implicaciones que puede tener sacarles antes o después. Conozco niños que salieron de la habitación de sus padres con 6 meses otros con 2 años y no veo que unos sean más independientes que otros.

Pero, ¿todavía no mastican?

Otra tortura china. A los 6 meses tenían que masticar ya por el artículo 33. Con 7 meses algunas “personas”, esos familiares tan majos que saben más que nadie, no hacían más que meterles en la boca pan y galletas a ver si masticaban. Les tenemos que agradecer su obsesión por hacerles masticar y habernos llevado algún susto innecesario.

Los mellis empezaron a masticar a los 12 meses, cuando por si solos empezaron a interesarse por nuestra comida, sin traumas ni prisas.

¿No gatean?

Cuando prácticamente estábamos consiguiendo que se sentasen sin apoyo, empezamos con que porque los mellis no gateaban. Tardaron en hacerlo un mes más, e incluso Nico hasta los 9 meses no gateó ordenadamente, es decir, mano rodilla contraria y así sucesivamente. Sin embargo, anduvo un poco antes que su hermano.

¿Pero no andan?

Esta si que fue para nota, lo que hemos tenido que oír en este sentido. A partir de los 9 meses era una constante: – ¿pero no se incorporan solos?.- pufff, estos niños van super lentos, – que torpes están, – vas tarde ya con ellos etc … verídico, os prometo que no he exagerado una coma.

Al final con 11 meses empezaron a dar sus primeros pasos. Nico anduvo con 13 meses y Guille, que iba con algo más de miedo, 15 días después.

¿Tiene alguna implicación sobre el éxito de una persona andar a los 9 meses o a los 15 meses? la respuesta es absolutamente NINGUNA.

¿No duermen ya en la cama?

No acabábamos de estrenar la cuna, cuando algunos empezaron con el tema de que si la cuna era tal o pascual que mejor la cama.

Más cosas sin sentido, repito la pregunta, ¿que implicaciones tiene duerman en cama o cuna antes o después, si su tamaño y preferencias aun lo permiten? NINGUNA.

Los mellis desde los 24 meses duermen en cama o cuna indistintamente cuando toca. No he apreciado estén más sanos o guapos el día que duermen en un sitio u otro.

¿Aun con tete?

Este tema junto el de los “andares” es el que más de cabeza nos ha traído y es que ha sido horrible el acoso del chupete, pero acoso con todas las letras.

Era salir a la calle cuando aun eran pequeños y todo el mundo encima del chupete y lo pero, gente metiéndoles la mano en la boca para sacárselo.

Hace unos meses escribía este post: Las acosadoras de chupetes porque sin duda ha sido una de las experiencias que más cabreo me ha producido. AL final, Guille con 24 meses lo dejó. Con Nico nos costó unos meses más, pero ya están retirados, para alivio mío y “regocijo” de la sociedad.

Pero, ¿todavía con biberón?

Y dale con el biberón y el mundo tetina en general. Pues miren hasta que los mellis no aprendieron a beber en vaso y a comerse las galletas como Dios manda, nos seguimos apoyando en el bibe para finalizar la cena. A los 24 meses los guardamos en el armario y fin, ¿algún problema?, no, NINGUNO.

Pero, ¿aun les llevas en la silla?

Es que les vas a hacer super vagos …

¡Toma yaaaaaaa! Pues cuando toca si. Por si alguien no se había fijado tengo mellizos, de los que encima están en una edad donde cumplir órdenes no lo llevan del todo bien. ¿Que hago, me expongo a llevarles yo sola andando por la calle para que cada uno salga por un lado y les atropelle un coche? Pues no señores míos. Mientras esté sola y los peques no entiendan los que es la acera  la calzada, habrá trayectos que los haré en silla.

¿No saludan y dan besitos?

Hija, pero que niños más antipáticos tienes.

Así me lo soltó en la cara una señora que tras hacer llorar a mis hijos, con su absurda insistencia en ser saludada y besada, los mellis se negaron en rotundo y salieron corriendo. Sin comentarios, estas situaciones son absurdas de por si.

Hablan poquito, ¿no?

Con 18 meses, ¿que quieres?, ¿un discurso?. – No mujer, es que el de fulanita con 12 meses ya lo hablaba todo.

Me alucina cuando la gente dice eso, que pasa, ¿que los niños hablan de la noche a la mañana? Digo yo que empezaría diciendo papá y mamá, luego agua … luego usando pronombres … luego haciendo frases …  A veces confundimos el empezar a hablar con el ser completamente entendible y todo parece que es más rápido de lo que fue en realidad.

Por otro lado, hay niños más comunicativos y otros que hablan menos y no por ello “no saben hablar”.

¿Todavía con pañal?

Este ha sido el tema estrella del año, el pañal. Y dale con las prisas del pañal. Ya dedicaré un post a esto porque tiene miga.

En resumen, lo hemos hecho cuando los mellis lo han visto claro, no cuando nadie nos ha dicho que debíamos hacerlo. La diferencia, pues que probablemente hayamos limpiado pises y cacas de menos y no hayamos estado hasta la extenuación preguntando: -¿Tienes pis?, ¿y caca?

Así que con este cúmulo de situaciones, me he puesto a analizar realmente que hay de cierto en todos estos comentarios y opiniones y como de lejos estamos de la NORMALIDAD OBJETIVA Y CIENTÍFICA.

A continuación, tabla comparativa:

  • Edad Social: he denominado así a la edad a partir de la cual, la gente empezó a preguntar y a insistir sobre estas “temáticas”
  • Edad Real Mellis: edad aproximada en la que los mellis cubrieron esa etapa
  • Edad Recomendada: edad orientativa, en la que los especialistas toman como NORMAL el desempeño de un niño. Como veis en muchos casos, ni si quiera la hay.

TABLA

Por tanto, según la tabla anterior tenemos dos lecturas:

  • La que quiere imponer la sociedad
  • La normal que establecen los especialistas en salud y educación infantil

Como podemos ver, la que nos viene impuesta por la sociedad y las comparaciones entre niños genera un GAP bastante grande en lo que a veces es la realidad normal del desarrollo de un niño.

Radial

Así que aplicando estas métricas digamos que mis mellis tiene un GAP Social de … Tachaaaaaaan … 6 meses por encima de lo que la gente tiende a opinar.

gap

Si nos vamos a la otra lectura, la de los especialistas en salud y educación infantil, el desarrollo de los mellis es perfectamente normal y acorde a su edad. Ni por encima, ni por debajo, es decir, NORMAL, lo cual me llena de orgullo y satisfacción. No tengo ganas de tener ningún prodigio en casa, sino niños NORMALES, que hagan cosas NORMALES y tengan una vida NORMAL, como la del resto de sus semejantes. Si algún día destacan en algo que sea gracias a su esfuerzo e ilusión.

El problema muchas veces, es que tenemos que convivir demasiado con la primera visión la cual genera frustración a los padres y estrés por querer que los peques quemen etapas cuando aun no les corresponde.

Es además irónico que mientras más insisten los pediatras en que: CADA NIÑO TIENE SUS TIEMPOS, la sociedad en general cada vez es más limitante y competitiva en cuanto a plazos.

¿Que hacer ante las opiniones de la gente?

  • No te fíes nunca de lo que te diga la gente, ante la más mínima duda acude siempre a un especialista, ellos te sabrán asesorar e indicar que es lo normal y lo que no y que acciones emprender en cada caso
  • Se que es imposible pasar de esos comentarios, pero los papás debemos de tener más confianza en nuestras decisiones y modelos de crianza por los que hemos optado con nuestros peques. Nos podemos equivocar, pero son nuestras equivocaciones y a veces son también necesarias para crecer como padres.

Correr no implica que el camino escogido sea el mejor. ¡Mucha suerte!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Operación “Concilia como puedas”

Cita Posted on Actualizado enn

Desde que he sido mamá, como es obvio, es cuando más he empezado a notar lo mal que está el tema de la conciliación en España. Sabía que el tema no andaba bien, se oye que se están haciendo cosas, pero la realidad es que aun vamos bastante mal.

Antes de ser papás ya teníamos problemas con la conciliación. Demasiados viajes, demasiado trabajo a horas intempestivas … pero claro, cuando no hay niños de por medio, y aunque la pareja se resiente un montón, digamos, no es tan grave.

En mi caso afortunadamente, tengo un trabajo que me permite flexibilidad a la hora de trabajar por lo que haciendo a veces piruetas, al final consigo la mayoría de los días pasar la tarde con los mellis sin demasiadas interrupciones aunque la mayoría de las noches mi portátil se convierte en mi compañero de alcoba …

trabajo

Tras años en el mercado laboral y basándome en lo que veo todos los días en diferentes empresas, creo, estos son los principales problemas a los que nos enfrentamos a la hora de conciliar:

1. Nos falta auto-gestión

Y lo primero que voy a decir, no es echar la culpa a las empresas sino echarnosla a nosotros mismos. Muchos españoles están tan acostumbrados a tener un horario de entrada y salida que cuando les das flexibilidad horaria se vuelve en su contra. Y esto me ha pasado y me pasa actualmente. Afortunadamente en las empresas en las que vengo trabajando estos años, la flexibilidad horaria y el teletrabajo son situaciones “normales” en cuanto al entorno de trabajo se refiere.

Pues bien, he recibido algunas quejas de personas de mi equipo que me dicen: -jo, Ana es que salgo todos los días a las 20:00 o 21:00 de la oficina, no tengo vida. Muy bien, analicemos tu jornada laboral. Aprovechas la flexibilidad horaria para entrar a las 9:30 de la mañana. Entre que saludas y te echas un café y un pitillo no te sientas hasta las 10:00 horas. Te tomas un café de 30 minutos a media mañana. Te piras 1:30 o 2:00 horas a comer … y la culpa de que no tengas vida ¿la tengo yo?

Por tanto, una de las primeras cosas sobre las que tenemos que reflexionar es, ¿nos sabemos auto-gestionar? y este caso no es aislado, me ha pasado ya varias veces.

2. Teletrabajar no es “descansar” en casa

Se me ponen los pelos como escarpias cuando actualmente escucho a muchos directivos despotricar e ir absolutamente en contra del teletrabajo. Y es que hoy en día aun existe una desconfianza extrema sobre lo que hacen o dejan de hacer los empleados. Y lo peor, es que hay empleados que ponen a bajar de un burro y de “jetas” a los compañeros que hacen uso del teletrabajo. Si no sabéis trabajar desde casa a lo mejor es que tampoco lo sabéis hacer desde la oficina, ¿no?

No hace falta decir, que el teletrabajo permite mucha más eficiencia en el trabajo: te ahorras el desplazamiento, comes en menos tiempo, puesto que estas desde casa siempre le echas un “ratito” más cuando sea … y sobre todo genera satisfacción del empleado lo que redunda en una mayor productividad y fidelización con la Compañía.

Actualmente existen sistemas remotos que pueden controlar la productividad del empleado desde casa por muy intangible que sean sus actividades: a que hora de conecta y desconecta, que hace en medio de su jornada etc …

Si no hay más teletrabajo, es directamente, por que a muchas empresas no les da la real gana.

3. Culturas empresariales de la época de los dinosaurios

El infradimensionamiento de algunas empresas, sobre todo pequeñas y medianas empresas dirigidas por empresarios marrulleros que no tienen ni idea de gestionar un negocio y creen que ser eficiente es tener explotada a la gente con horarios y jornadas de trabajo interminables.

Oír casos de padres que no han podido ir ni si quiera a la fiesta del cole de sus hijos o al médico que no les den ese permiso o se hayan tenido que coger un día de vacaciones es espeluznante, truculento … como diría Iker Jiménez.

4. Ausencia de objetivos medibles y evidenciables

La mayoría de las empresas no saben poner objetivos. Si como lo oís, salvo en el mundo comercial que se suelen poner cifras de ventas y bla bla, en el resto de mundos la mayoría de las empresas no saben ponerte un objetivo concreto y medible para fijarte una meta durante un periodo concreto.

¿Eso a que nos lleva? A que es mejor como responsable encomendar tarea, tras tarea y vigilarte de cerca, a encomendarte un objetivo que no saben poner para que tú de forma autónoma lo lleves a cabo en un plazo concreto desde donde quieras. Como no lo saben establecer, como no lo saben medir, pues nada a trabajar a las faldas de tu jefe.

5. La maldita cultura del presencialismo

Muy ligado a lo anterior, y es que aun está la creencia de que en la oficina sentadito vas a trabajar más que en tu casa, por ejemplo. Y bueno que decir de esto, todos conocemos miles de historias del tío que se queda haciendo horas mientras compra en Amazon, o el que se queda haciendo el paripé hasta que se va el jefe … Lamentable …

julio

6. Hay muchos jefes y pocos líderes

Desgraciadamente todavía hay mucho apalancamiento de la cultura del pasado del jefe como una especie de fiscalizador, de ojo que todo lo ve, de jerarquía, de ser empleado y no colaborador …y esto no nos deja avanzar, porque precisamente este perfil de jefe entiende que tiene “una parcela de poder” y que la flexibilidad, que un empleado se pueda organizar, el que teletrabaje y no esté bajo sus faldas … es un absoluto atentando a su mando.

Un líder gestiona un equipo. Un jefe “manda”. Hoy en día necesitamos gestores, gente que sepa mover las fichas de la forma más eficiente posible, lo de aquí mando yo porqué si … debe tener ya los días contados.

tipos-de-jefe

7. La falta de planificación

NO NOS SABEMOS PLANIFICAR y esto es algo que por ejemplo me fríe la moral a diario. La gente que sin ninguna planificación pone reuniones cuando les da la realísima gana sin antelación. ¿que cuesta decir aunque sea 24 horas antes que va a ver reunión para que todo el mundo pueda organizar su vida?

La falta de planificación y de organización de algunos nos jode fastidia al resto. Pero lo curioso es que cuando no puedes ir a una reunión parece que la falta de disponibilidad la tienes tu, ¿como?, o sea, que un tipo es un puñetero desastre que encima arrastra al resto y la que no me organizo ¿soy yo? ¿ein?

¿Y que hay de las llamadas a las 20, 21 y 22 horas? ¿estamos locos o qué? ¿El día es demasiado corto para llamar? Volvemos una y otra vez a lo mismo, la mala gestión de algunos, su egoísmo y falta de criterio la pagamos el resto.

8. Proveedores y Clientes

Me encanta como hay empresas en este país que hablan de sus facilidades y métodos para conciliar con sus empleados propios y a cambio machacan a los proveedores.

Y es que eso de la “orientación al cliente” y “el cliente siempre tiene la razón”ha sido la excusa para que unos cuantos pierdan la cabeza y la cordura a la hora de exigir y solicitar trabajos a sus proveedores plasmando unos objetivos y planificaciones absolutamente irrealizables.

160816-desde-el-otro-lado-los-trabajadores-1

Señores de las empresas “cliente”:

Los proveedores también son personas, con familia y sentimientos. Sus egos, sus ganas de sodomizar y ser más que nadie … trátenlos en su casa o busquen ayuda especializada…

9. El mundo laboral sigue siendo machista

Que si, que si, que no nos andemos con medias tintas. Que por un lado empresarios y líderes hablan en público de lo importante que es la conciliación, las mujeres, las familias, los empleados y bla bla bla … y luego por detrás … ¡hachazo en la espalda!

Y no digo que no haya gente que piense así y que dirija sus empresas con mano firme en este sentido pero en los últimos años ya me ha tocado escuchar alguna conversación off the record de gente con galones en la escala ejecutiva que piensan que:

“- Contratar a una mujer al final es un follón. Yo si puedo, prefiero prescindir de ellas. Luego se quedan embarazadas y vienen las bajas y las sustituciones …”
Consejero de Multinacional de Tecnología. 50 años y padre de 2 hijos.
“- Cuando una empleada es madre ya no vuelve a ser la misma. Como les cambian las prioridades, llegan al trabajo y ya no trabajan como antes”
Director General de una Compañía de Outsourcing. 52 años, padre de 4 hijos.

Mejor me ahorro los comentarios sobre este tipo de afirmaciones. Con culturas como esta es IMPOSIBLE que nuestro país siga avanzando en temas de conciliación.

10. Remar juntas

… No ponernos más palos en las ruedas las unas a las otras. Porque el mundo sigue siendo machista, pero nosotras nos apoyamos muy poquito profesionalmente.

Recuerdo una frase de la peli “Show girls” (que mala es, por cierto) donde una decía:

“- Siempre hay alguien más joven y hambriento bajando la escalera detrás de ti” 

girls

Vamos, el caso es que a la que lo dijo que era la bailarina principal fue empujada por las escaleras por la aspirante …

En la vida real el empujón por las escaleras es en sentido figurado, pero duele más si cabe, como compañeras te hacen la vida imposible para no encontrarse desplazadas o intentar “trepar” a donde sea como sea.Y claro, una vez que eres mamá eres una presa fácil. Me encanta también como algunas “compañeras” siempre critican:

“-Es que las mamás siempre están con rollos… si el niño esta malo, si tiene médico, si tiene tutoría con la profe … ¡que morro!”

A ver, no por ser madre hay que ser una “jeta”. No por ser mujer y madre siempre somos las mismas las que necesitamos permisos. Efectivamente, a veces son necesarios esos permisos, pero en la mayoría de los casos se cumplen perfectamente con los objetivos. Si no se cumplen no es por ser mujer y madre es por que se le echa cara y punto … y mira por donde … mucha “caradura” no pide estos “permisos” nunca ya que tiene 8 horas todos los días para tocarse las narices …

Afortunadamente, yo siempre me he defendido con mi trabajo y al final la verdad siempre ha salido a la luz, pero las situaciones a las que a veces te hacen llegar estas pájaras son más que reprobables.

11. La mujeres queremos conciliar, ¿los hombres?

Afortunadamente cada vez más hombres quieren estar con su familia y dejar de terminar de trabajar a horas intempestivas, pero por lo menos a mi me da la sensación de que están más ausentes en esta lucha. No obstante es terrible, aun seguir encontrándose con hombres que les preguntas, ¿pero tu que haces aun trabajando? y la respuesta sea:

“– no jodas, ¿a esta hora a casa con los niños y mi mujer? Ni muerto, me quedo un ratito más …”
Director de Administración de una Multinacional Aseguradora. 48 años, padre de 2 hijos.

También está siendo para llorar, el ver como algunos papás que han decidido conciliar, tener horarios flexibles o reducciones de jornada se les ha despreciado, rechazado y hasta despedido. Me muero de vergüenza solo de escribirlo.

Os recomiendo este post donde un papá comenta como le despidieron tras solicitar una reducción de jornada: ASÍ ME DESPIDIERON POR PEDIR UNA REDUCCIÓN DE JORNADA

Creo habla por si solo de esta situación …

Y hasta aquí un resumen de como veo el patio … la verdad es que puede parecer una visión algo pesimista, pero os aseguro que con algún episodio de estos me encuentro todos los días, si no es en mis carnes en las de otro … pero si señores … así estamos …

A seguir luchando, a ver si pronto podemos escalar la montaña del absurdo y poner la bandera de la conciliación.

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »