Beta

Mi Séptima Beta

Cita Posted on Actualizado enn

O más bien debería haber llamado a este post “la maldición del ciento y pico” … ahora entenderéis porque.

El tratamiento

En Mi Sexta Beta os contaba que había sido negativo y que íbamos a hacer un “non stop” y seguir a por dos congelados más.

Así lo hicimos, el 14 de octubre bajó la regla y el 15 andaba ya con Progynova. En aquella fecha, como os comentaba en ese post, estaba saliendo de un catarrazo, o más bien eso creía yo. El 16 de octubre, volvieron la tos y los mocos y para mi desconsuelo, peor que la otra vez. Esa misma semana acabé en el médico otra vez, porque no era capaz de dormir. Así que al mucolítco, le tuvimos que poner ibuprofeno con codeina, todo estupendo y genial para estar preparándose para una transfer. Pero no, no fue tan fácil, los mocos siguieron, el dolor de garganta también y en mi siguiente visita al médico me dieron antibiótico. Y si, por fin, me deshice del catarro a 9 días antes de la transfer.

El 25 de octubre fui al control de endometrío y estaba todo bien. La Doctora me dijo que no me preocupe por la medicación del catarro, que el ibuprofeno no es aconsejable por que al parecer en algunos casos se pierde vascularización en el utero pero que tampoco cree que vayamos a tener problemas. Lo único que le preocupa es que hayamos decidido ir con 2 embriones, que le parece una locura. Pero somos firmes en la decisión, las probabilidades de volver a tener mellis son ínfimas, de hecho creo que estamos más cerca de no conseguir nada de nada que de otra cosa.

Y cuando ya pensaba que lo peor habia pasado, el día 26 empiezo a manchar. Casi me da algo. Lo primero que se me pasó por la cabeza es que mi endometrio no había aguantado y se estaba desintegrando. Llamé a IVI y mi Doctora decidió hacerme una eco al día siguiente.

Aun por la mañana tuve unos hilillos marrones de sangre, pero en la eco no se vio nada raro. Según me dijeron, a veces cuando se lleva mucho tomando Progynova pasa esto. Teniendo en cuenta que llevaba dos ciclos seguidos todo encajaba, así que a casa a esperar al día de la transfer.

La transfer

El día 31 de octubre a las 18:30 estaba prevista la transfer. Me fastidió un poco por que me apetecía un montón disfrazarme con los mellis y salir a hacer “truco o trato” pero estaba claro que “el truco o trato” me lo iban a hacer en el IVI …

Imagen relacionada

La transfer fue muy rápida y me dio muy buena vibra. Es la primera vez que me hacen una transfer con hilo musical y justo en ese momento sonaba “your song”. Desde que vi Moulin Rouge es una de mis canciones favoritas, así que pensé:- jolin que buen recuerdo si me quedase embarazada. En 10 días veríamos el resultado.

La espera

La betaespera la llevé fatal, creo que tenía tantas hormonas encima que ya no era dueña de mi. Andaba bastante tristona, muy muy cansada y algo llorica. El séptimo día post transfer … ¡tachaaaaaaan sorpresa! ¡manchado rosita! el manchado venía junto con alguna molestia de regla así que todo apuntaba que algo se estaba implantando. 24 horas después comenzaron mis “ganotas” de hacer pis de siempre, estábamos tocando de nuevo el positivo.

La beta

Y así fue, el día 10 de noviembre me confirmaban que tenía una beta de 159, cuando a partir de 60 ese día se considera positivo. Lejos de alegrarme cuando me llamaron, no me hizo ninguna gracia el resultado:- otra vez ciento y pico joder … Papa al Cuadrado se enfadó conmigo, no entendía porque teniendo una beta perfectamente normal estaba así. Le dije: – creo que estamos ante otro bioquímico. El lunes habrán pasado 72 de la beta, la repetiré a ver si duplica, pero algo me dice que no va a ser así. El como siempre:- venga Ana confía que no siempre va a pasar los mismo … bla bla bla …

El lunes me repetí la beta en un punto de extracción que hay cerca de casa. La beta la entregaban en 24 horas, asumí esa tardanza con tal de no coger el coche, pero a partir de ahí todo salió mal.

Supuestamente el martes sobre las 18:00 debería estar publicada la beta en la página web del Megalab. “A Dios pongo por testigo que no volveré a hacerme una beta en Megalab” y menos gestionada por un tercero …

La maldición

Ese día era el martes 14 de noviembre y todo salió mal. El día iba raro y para más señales andando me encontré un compresa sin abrir. Si, una compresa, ¿que puñetera probabilidad hay de encontrarse una compresa sin abrir tirada en la calle? Pues yo me la encontré. Rápidamente hice la asociación mental: – Ana, esto es una señal, está tarde se va a confirmar que “eso” lo vas a volver a necesitar.

Fui a recoger a los peques y esa tarde venían super cansados y molestos. Ya al borde de un ataque de nervios me meto en la página del laboratorio y veo esto:

analisis

Se me cortó la respiración. Vamos a ver, antes de hacerme la beta pregunté en la clínica donde me la hice que cuando me la daban. Me dijeron:-en 24 horas. Me pereció una pasada pero, ¿como puede ser que una extracción hecha a las 16:00 horas del lunes 13 de noviembre ponga que el informe está incompleto y que va para el lunes 20 de noviembre?

Llamé inmediatamente a la clínica donde me había extraído la sangre. No me dejó ni hablar, en cuanto dije que ponía eso en el informe del laboratorio, me dijo muy seca:- pues si eso es lo que pone en el laboratorio, eso tendrás que esperar. Le dije que a mi me habían dicho que en 24 horas estaba (además ella misma), comenta: – ¿pero no la pediste como urgente?  – Pero que urgente, si me dijiste 24 horas sin urgencias. – Bueno mire, déjeme hablar, voy a hablar con Megalab y llámeme en media hora.

Te va a llamar en media hora tu padre. ¿Pero que es esto? No te enteras de nada, no escuchas, no ayudas al cliente y encima te tengo que llamar yo en media hora … vete por ahí hombre …

Cogí el teléfono y llamé directamente a Megalab. Me atendieron enseguida y comprobaron el estado de mis análisis. Aun no los tenían, casi las 18:30 y no los tenían. Le comenté que porqué ponía eso en mis análisis del 20 de noviembre, respuesta: – ah, eso no es nada, lo habrá puesto por defecto el analista … ¿Por defecto? … – ¿sabes el susto que me he dado cuando he visto eso?, ¿sabes lo que significa para mi esta beta y para mucha gente? … pues te lo voy a contar, de esto depende que me lleve la alegría de mi vida o me hunda en la miseria, así se lo comenté a la persona que estaba al otro lado. – Lo siento de verdad, en media hora están los resultados, me contesto.

Al final a las 19:30 publicaron mis resultados. 192. Ahí acabó todo. Y lejos de no haber duplicado bien, observo los rangos de este laboratorio y son más altos que los de IVI, por lo que rápidamente me doy cuenta de que mi beta probablemente esté bajando.

Mientras, “mi amiga” la simpática de la clínica de los análisis, se decidió a llamarme. Como comprenderéis, ni conteste. Me llamó varias veces y pasé, para que me diga, ya los tienes, te lo he solucionado. No mira bonita, no. Bastante mal me has hecho sentir, bastante mal me encuentro ya.

Escribí a mi doctora de IVI y le comenté lo que ha pasado y si podía ir a repetir la beta a IVI.

A partir de ahí, acostamos a los niños y necesité llorar y mucho. No por pena, ya por frustración y porque me temía lo peor, estábamos dando cosas por hecho y algo no iba bien. Probablemente lo que funcionó hace más de 3 años ya no era suficiente y echarle la culpa a los embriones no era la solución.

Al día siguiente a primera hora correo de mi Doctora.

mail

En una hora me estaban pinchando y en menos de dos mi Doctora me llamó con el resultado: – Ana, tus sospechas eran ciertas, es un bioquímico. La beta está bajando, es de 107.

No me llevé una sorpresa, solo quería que pronunciara las palabras mágicas de “abandona la medicación” y en unos días repetimos a ver si va negativizando. Y las pronunció.

A continuación comenté: – Hemos pensado que vamos a parar. Necesito limpiarme de hormonas y de malos rollos. Estoy agotada. Además, creo que ha llegado el momento de volver a Hematología y a Inmunología. Dos bioquímicos no pasan porque sí. Solo nos quedan dos embriones y no podemos pegar más tiros al aire.

Ella no estuvo muy de acuerdo con mis palabras, puesto que piensa que todo está bien y que es cosa de los embriones, pero respetó mi decisión.

Así que según terminados de hablar, le pedí que me transfieriera con recepción para pedir cita para la próxima beta y para verme con Diana Alecssandru. La segunda llamada a hematología de Sanitas La Moraleja para volver de nuevo.

Vuelta a los orígenes

Hacer estas llamadas fue como un dejavú … fue volver a hace 4 años cuando los famosos “negativos de repetición” que ahora se estaban convirtiendo en “abortos de repetición”, de la esterilidad primaria a la infertilidad secundaria y tiro porqué me toca, como jugar al juego de La Oca, cuando justo estás llegando a la meta caes en la casilla de la calavera y tienes que volver a empezar …

Resultado de imagen de juego de la oca

Preparación mental hacia la posible derrota

Si, como veis la cosa se ha complicado bastante y solo quedan 2 embriones. Es probable que ya vayamos tarde con lo que pueda salir de nuestra próxima visita a Hematologia y a Inmunologia. Es posible que los embriones “buenos” ya no los tengamos pese a que los que quedan parece que son viables.

Nunca pensé que llegaríamos aquí la verdad. Bueno, si lo pensé pero me parecía demasiado dramático después de tener 7 blastos congelados.

Así que me tengo que preparar para, por un lado estar a tope con esos embris y luchar por ellos, pero también a que el esfuerzo final (que ya os adelanto va a ser mucho) no sirva de nada.

Ahora concentración en mis próximas visitas en las que ya ha habido sorpresas … pero eso ya, os lo contaré otro día, con un poco de positivismo y esperanza. Hoy toca cerrar capítulo y mirar para otro lado. Mi beta ya ha bajado a 9.

¡Aguantad pequeñines! … estamos en el buen camino …

Post relacionados:

Mi Sexta Beta

Cita Posted on Actualizado enn

Como ya sabéis la mayoría, en septiembre reiniciamos la operación hermanito. Enterramos todos nuestros miedos y seguimos adelante.

Desgraciadamente, a día de hoy ya tenemos el resultado de este intento: NEGATIVO. A seguir buscando. Nos quedan 4 y bajando. La tensión aumenta, las posibilidades merman … empiezo a sentir algo de presión de que avanzamos rápido hacia el límite.

img_2573

Pero bueno, voy a resumir lo que ha sido este ciclo porque todo lo que empieza mal, suele acabar mal.

La transferencia

Papá al Cuadrado no pudo estar presente. Tuvo que viajar a México así que me tocó hacer la transfer sola.

Hacíamos chistes sobre ello en plan Gila:

Imaginábamos a nuestro pequeño el día de mañana diciendo: “-pues a mi me hicieron cuando mi padre no estaba…”

En esta casa, que nunca falte el humor.

Pero antes de la transfer las cosas empezaron a torcerse. Me levanté con un horrible dolor de garganta o lo que es lo mismo, lo que fue la antesala de un catarrazo infernal. Lo segundo, la llamada del laboratorio no llegaba. Eran las 12:30 de la mañana, con una transfer prevista sobre las 14 h y ni rastro de la llamada.

Cuando llegó finalmente la llamada, la embrióloga me comentó que el blasto que pensaban transferirme no sobrevivió a la descongelación. Me quedé a cuadros, ¿pero como un blasto A/A no va a sobrevivir?

La embrióloga dice que hay más factores que influyen en la descongelación independientes a la calidad y que estas cosas pasan. El 92% descongelan bien, pero hay veces que sin explicación aparente el embrión no es capaz de deshacerse del agua de la descongelación y empieza a perder células que le dejan inviable.

Pues muy bien, de buenas a primeras hemos perdido otra oportunidad. Así que pasamos de que Bichito VII fuera el transferido a descongelar a Bichito VIII.

Bichito VIII, descongeló bien y a las 14 h lo transfierieron, menudas carreras para llegar al IVI ese día.

Transfer

Todo fue bien y las 14:29 Bichito VIII estaba conmigo.

La betaespera

Esta betaespera he estado bastante tranquila. No he hecho el cabra, ni tampoco he podido hacerlo francamente porque mi catarro empeoró radicalmente.

Al no poder tomar nada, los mocos y la tos se apoderaron de mi. Me pasaba las noches sin dormir entre toses y mocos. Horrible.

No tenía ningún síntoma hasta que el día 7 post transfer empecé a sentir nauseas, y ahí empezaron las dudas: – ¿Sería del catarro?, ¿Habría algo ahí dentro? …

Las ganas de vomitar fueron a más y a tanto más que ya resultaba un poco increíble que se debieran a un incipiente embarazo.

El día 9 post transfer me salieron 2 granos. Eso ya pintaba menos bien, siempre que me va a bajar la regla me salen.

El lunes 9 de octubre tenía la beta. Y dos horas después llegó la noticia.

Fue descolgar la llamada del IVI y saber que era negativo. La voz que ponen las enfermeras cuando llaman con un positivo es radicalmente diferente. Con los negativos se les pone “vocecita”, una vocecita que da mucha pena, la verdad, y que traumatiza más que el propio negativo.

Y si, fue un negativo, de mis clásicos 0,0 del principio. Ni rastro de implantación. Ahora, si nos ponemos a pensar en positivo, mejor esto que un bioquímico.

No lloré, no me apetecía, mi cabeza estaba ya en modo – Tengo que hablar con mi doctora e ir a por el siguiente pasó. Si haces el borrón y cuanta nueva deprisa a veces se sufre menos, o por lo menos yo me lo tomo así. Aproveché para tomar todos los medicamentos que pude para mi catarro … puff que alivio al fin … ¡volver a dormir!

La peor parte se la llevó Papa al Cuadrado, no se esperaba un negativo.

Me dolió mucho oírle decir que se quería plantar que estaba hasta el moño de disgustos. Yo le dije: – ¿pero como nos vamos a plantar si aun nos quedan 4? Vamos a ir hasta el final. Te recuerdo que somos padres porque la primera vez seguimos luchando y no nos rendimos … -tienes razón Ana. Sigamos adelante.

Así que tras esto, que os reconozco es más duro que el propio negativo, me quedé esperando la llamada de mi doctora que suele hacerla 24-48h después del negativo.

Lo curioso es lo que pasó ese mismo día tras la beta. Serían las 19h y me llaman del IVI para darme cita con la doctora y me dicen que tiene agenda para el día 25 de octubre. ¿Pero se os va la olla o que?, ¿Nadie le pone un poco de cerebro a esto?

Le expliqué que yo no solía ir presencialmente a las reuniones post negativo, que lo hablaba con mi doctora todo por teléfono al día siguiente. Y dale la tía pesada con ir.

“So-y au-to-ma-ta tie-nes que ve-nir si o si”

Pero vamos a ver, ¿como voy a ir dentro de dos semanas si quiero reiniciar el tratamiento con mi próxima regla?, y si tengo muchas dudas y estoy “súper fatal” por el negativo, ¿me vais a atender dentro de dos semanas? … Si lo podemos hablar por teléfono, ¿porque no os organizáis para que quien desee hacerlo así lo haga y ahorramos tiempo y dinero a pacientes y a médicos?

No se, me da la sensación que alguien ha montado este proceso como el que da cita para hacerse la manicura. La gestión post negativo es fundamental y prioritaria así que debe ser rápida y con tacto. Nada más que añadir.

Afortunadamente el equipo médico es genial (el administrativo cada día me alucina más) y hoy a primera hora estaba hablando con mi Doctora.

Me comenta que estemos tranquilos, que los resultados son normales. Que no meta en el mismo saco al que no descongeló. Que mirando los resultados de los 8 embris restantes se están cumpliendo las probabilidades.

Es decir, con unos embriones que salieron de óvulos de cuando yo tenía 35 años, se estima que el 46% debería ser viable (54% aprox. podría tener fallos cromosómicos). Eso hace que 3,68 embriones pudieran dar lugar a un embarazo.

Dos de ellos ya los tengo conmigo que son los mellis, así que estadísticamente debería quedar entre los 4 que nos quedan en el congelador, al menos 1 que de lugar a un embarazo evolutivo.

Así que vamos al ataque de nuevo con esta regla. Esta vez transferiremos 2, nos vamos a fiar de las estadísticas, aunque cabe la posibilidad de que no consigamos nada o que volvamos a tener un embarazo gemelar. Seremos coherentes y consecuentes con el resultado. A lo mejor la vida solo nos permite ser padres a “pares” …

A por todas, que no decaiga el ánimo …

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Volver a empezar tras un aborto bioquímico

Cita Posted on Actualizado enn

Ya está la roja aquí. Esta madrugada ha hecho su aparición. Madrugadora y puntual como siempre.

He llamado al IVI y ya tengo la pauta de medicación para comenzar mañana. Parece mentira, pero ya ha pasado todo el verano después de ese fatídico 16 de junio en el que la que iba a ser la primera ecografía de nuestro pequeño, anunciaba lo que luego sería un aborto bioquímico Lo que pudo ser y no fue… Afrontar un Aborto Bioquímico

botica

Esto de la infertilidad es así, caer, volverse a levantar y a volver a barajar a ver si esta vez hay más suerte.

Lo reconozco, tengo miedo. Tengo miedo que no salga. Os parecerá de risa teniendo aun 6 blastos congelados de buena calidad. Pero tengo miedo. Uno ya nos falló.

¿Y si resulta que ninguno de los 6 son válidos? … ¿Y si resulta que solo eran válidos los mellis? … ¿Y si resulta que ahora tengo “algo” que no tenía la vez anterior? …

En fin, que cuando crees que lo tienes todo aprendido, te das cuenta que vuelves a la casilla de salida como una principiante.

El otro día fui al IVI a hacerme una eco antes de empezar este tratamiento. Le pedí a mi doctora que revisáramos una vez más la calidad de los embris: -A/A, A/A, A/A , A/A, A/B, A/B … Ana, cualquiera se puede quedar, son todos muy buenos.

Si, eso ya lo había oído antes, pero sin embargo el último no se quedó. Vuelvo a las cábalas sobre mis posibilidades. Haciéndome valer de la estadística, según la calidad de los embris, la edad de mis óvulos cuando se generaron dichos embris y la tasa de fecundación de los blastos, esta vez o a más tardar la siguiente deberíamos de conseguir embarazo evolutivo. Pero esto no es una ciencia exacta, así que cuando veo que me empiezo a poner “petarda” me recuerdo: – Ana, ten fe, hay cosas imposibles de controlar, adelante, que no pese el miedo más que la ilusión.

Y así estamos hoy, intentando borrar de mi cabeza los miedos, las incertidumbres y convertirlas en ilusión y una mirada optimista al futuro. Si miro la situación en global, de momento tengo las cartas necesarias para ganar la partida.

Por otro lado, este es el último post que escribo sobre la evolución de este tratamiento. La próxima vez que escriba sobre ello será ya con hechos firmes sea para bien o para “menos bien”.

Este blog nació solo y exclusivamente con la vocación de ayuda a otras personas. Contar lo que pasó con mi esterilidad y luego como está siendo la crianza de mis mellis, da esperanza y luz a muchas personas.

No, no uso el blog para contar mi vida y que sea el “Sálvame al Cuadrado”, no por Dios. Desgraciadamente, personas de mi entorno lo han entendido así y han aprovechado información de mi último tratamiento para ir “cotilleando” si estaba en embarazada o no. Tanto quisieron adelantar y tener la primicia, que cuando publiqué que la beta había sido positiva, felicitaron a mis padres. Como comprenderéis, la sorpresa fue mayúscula y más cuando 10 días después tuve que publicar que lo habíamos perdido.

Este blog no sirve para anunciar cosas, que quede claro. Sirve para contar una historia, en la que desgraciadamente cada vez más personas se ven reflejadas, por eso siempre cuento las cosas con “pelos y señales”.

Y dicho esto, a partir de ahora, si hay embarazo, lo haré publico en el blog y en las Redes Sociales a su debido tiempo. Lástima tener que tomar una decisión así, pero el uso irresponsable de la información es lo que tiene.

Espero dentro de unas semanas, os pueda contar buenas noticias.

¡Seguiremos informando!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Razones por las que Nunca uso los Test de Embarazo

Cita Posted on Actualizado enn

Recuerdo hace años, cuando no me imaginaba ni por asomo que tendría que pasar por este periplo para tener hijos, como pensaba que un buen día tras una noche de pasión y desenfreno, tendría un retraso, me haría un test de embarazo y sería … ¡Bingo!

Después de semejante hallazgo, le prepararía una sorpresa a Papá al Cuadrado para comunicárselo … y bla bla bla

Y ahí es cuando oigo de nuevo el:- RIIIIIIIIIINGGGGGGG, ¡despierta Ana y vuelve al mundo real! No te quedas embarazada, necesitarás ir a Reproducción Asistida.

Mi historia con los test de embarazo finaliza aquí, en una ilusión.

Nunca he llegado a hacerme uno. Nunca tuve un retraso por el método “diver”, mi regla, cuadriculada y puntual, llegaba a su cita todos los meses sin dudas de ningún tipo. Nada, ni un poquito de incertidumbre y/o emoción.

Cuando llegué a Reproducción Asistida, vi que en la betaespera era una práctica relativamente habitual o bien hacerse un test el día antes de la beta o hacerte un test a partir de no se que día e ir intentando ver la evolución de la rayita durante los sucesivos.

No se si por cobardía, no se si por mantener la esperanza hasta el final, decidí no hacerme nunca ninguno y esperar a la beta, la prueba en sangre que junto con el valor exacto de la hGC (Gonadotropina Coriónica Humana) o lo que es lo mismo “la hormona del embarazo”, una hormona que se vende más cara que el diamante, afirme o desmienta si hay embarazo o no.

Ahora que ya conozco mucho mejor los procesos de Reproducción asistida, me reafirmo en mi decisión de seguir no haciéndolos, por lo siguiente:

Durante la betaespera

Me parece adecuado que algunas personas decidan hacerse uno antes de ir a la clínica a hacerse la beta. Supuestamente ese día, y aunque la prueba en sangre es más precisa, debería de verse algo en un test de embarazo, ya que la sensibilidad de la mayoría de los test actuales lo permitiría. De hecho, en algunos casos, cuando no puedes ir a hacerte la beta un determinado día (porque estás de vacaciones, por ejemplo), algunas clínicas te dicen que te puedes hacer uno (algunos días después a la beta que tenías panificada, claro) para verificar el positivo y hacerte una beta más tarde.

Pero, ¿que riesgos asumes haciéndote un test?

  • Si tu beta es muy pronto, por ejemplo 9 días post transfer, puedes correr el riesgo de que en el test no se vea nada y en la beta si. Te llevarás un disgusto antes de tiempo.
  • O lo que es peor, que el test salga positivo, pero que los valores de la beta no sean acordes a la edad gestacional y por tanto sea un embarazo no evolutivo.

La beta siempre va a permitir de cierto modo, no es concluyente betas bajas evolucionan y betas altas se caen, predecir si el positivo puede ser evolutivo o no dependiendo de los valores que arroje:

valores-beta

En esta tabla, se empiezan a contar los valores de la beta, desde la primera falta, es decir, desde el día 14 post ovulación. Como en reproducción asistida nos regulan los ciclos, la ovulación o supuesta ovulación siempre es predecible.

Si es un congelado, por ejemplo, para hacer este cálculo deberás tener en cuenta la edad de tu embrión, más los días que estás en beta espera. Por ejemplo, te transfieren un embrión de 3 días, y te hacen la beta el día 12 post transfer. El día que debes tener en cuenta en la tabla es 3 + 12, es decir, el 15. Otro ejemplo: te transfieren un blasto de 5 días y tienes 9 de betaespera. 5+9 =14, ese es el día que debes comprobar los valores de tu beta.

Los test de embarazo no arrojan esta información, por lo que puede salir positivo y luego encontrarnos la sorpresa de una beta baja. Aunque insisto, una beta alta puede ser un fiasco semanas después, la Reproducción no es una ciencia exacta.

Durante la ecoespera

A cuantas no se nos ha pasado por la cabeza, hacernos otro test para ver si nuestro embri sigue ahí después del positivo …

Deciros que en estos casos, el test de embarazo no es suficiente. En el caso que hayas tenido un buen positivo y en la eco luego no se vea nada, los valores de la hormona del embarazo casi siempre bajan lentamente, por lo que un test de embarazo la mayoría de las veces seguirá dando positivo aunque el embrión sea no evolutivo.

Para muestra un botón. Acabo de tener hace unas semanas un aborto bioquímico. Mi beta fue de 109 cuando el valor normal para esa fecha es más o menos 95. En principio la beta era normal pero el embri no evolucionó. 10 días después fui a hacerme la eco donde no vimos saco, pero sin embargo mi beta fue de 342. Está claro que la beta era demasiado baja para la edad gestacional, pero absolutamente perceptible por un test de embarazo.

Por tanto, un test de embarazo en la ecoespera no sirve de nada. Ante la incertidumbre, mejor solicitar una beta.

Cada proceso de Reproducción Asistida es un mundo, cada persona otro muy diferente. Cada cual buscamos la mejor forma de vivir la incertidumbre de la búsqueda de un embarazo, unas con los test en la mano, otras llenas de dudas de si hacerlo o no y otras, como yo, sin nada. Todas las alternativas son lícitas.

Pero si tengo que poner encima de la mesa lo que pienso, mi personalidad y mi forma de afrontar las cosas, creo que seguiré prescindiendo de los test en Reproducción Asistida y seguiré esperando a lo que diga la beta, aunque nunca se puede decir:- “de este agua no beberé”.

¡Suerte!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Lo que pudo ser y no fue… Afrontar un Aborto Bioquímico

Cita Posted on Actualizado enn

Con el titular de este post creo os hacéis una idea de como ha terminado el resultado de Mi Quinta Beta. Y si señores esto es así, tan pronto estás arriba, como que vuelves a abajo y acabo de recibir un mensaje que dice “sigue jugando”… y por supuesto voy a seguir jugando hasta que me lleve el premio gordo.

sigue-jugando

Como siempre os comento todo por si a alguien algún día le puede servir de ayuda.

El viernes 16 de junio teníamos prevista la eco para comprobar la existencia de saco gestacional y recibir el alta en el IVI.

Los días previos a la eco, como 2 o 3 días antes, deje de tener los famosos ascos que me habían acompañado durante la betaespera. Las venas del pecho que se me ponen siempre super marcadas empezaron a atenuarse un poquito. No le quise dar importancia, porque cierto es que depende del día los síntomas van y vienen, estaba ya hasta las narices de “escuchar” a mi cuerpo pero algo me decía en mi cabeza que era el preludio de un chasco.

Y allí que fuimos, Papá al Cuadrado y yo a las 10 de la mañana. A penas nos tocó esperar y en un pis pas estábamos en la consulta con mi doctora:

-Que tal Ana, ¿como va todo?

Yo le comenté lo que sentía. Ella me dijo lo de siempre:-Bueno, pues vamos a verte.

Así que procedimos al momento “espatarre”. Metió el ecógrafo para hacer una eco transvaginal y nada más moverse no se veía na de na. -Oh,oh, pensé yo. Recordaba el momento de la eco de los mellis, nada más “entrar” ahí estaban las dos bolsitas.

Y siguió rebuscando, y rebuscando … no daba crédito, la cara de Papá al Cuadrado un poema.

La doctora me comentó que mi útero era enorme (tras el embarazo de los mellis no tengo un útero, tengo una carpa de circo) y que además estaba en retroversión. ¡Toma ya! Otra palabreja pal saco.

Un útero retroverso es aquel que en vez de estar la bolsa uterina caída hacia el abdomen está caída hacia la espalda. Hay úteros que están así siempre, otras veces por el embarazo, otras incluso por tener la vejiga llena… vamos que no es significativo para nada pero teniendo en cuenta las dimensiones de mi útero y que éste estaba hacia atrás era imposible acceder con el ecógrafo al fondo del útero.

La doctora dijo que no me preocupase, que me iba a hacer una eco abdominal a ver si el embri estaba por ahí arriba.

c3batero-retroveso-y-normal

Y como os podéis imaginar, nada de nada. Mi útero estaba vacío, más que el parking de la sede de Telefónica un día festivo.

Que sensación, no sabría como describirla:

  • Abrir una caja enorme de regalo y que no haya nada…
  • Ver al chico que te gusta saliendo con otra…
  • Presentarte en una fiesta a la que no te han invitado….
  • Esperar una notaza en un examen y haber suspendido

No tengo palabras para describir esto … es un vacío inmenso … vamos, que los físicos que llevan años y años tratando de entender la NADA, no tienen más que ver el careto de una que acaba de pasar por un aborto bioquímico, iban a entender una de las incógnitas de la humanidad cagando leches, digo muy rápido.

Papá al Cuadrado estaba desencajado, no entendía nada. Yo creo que nosotras estamos más preparadas para estas cosas. Leemos, investigamos mucho sobre el tema de la fertilidad y sabemos que esto puede pasar. Papá al Cuadrado pasó a ser ese día “Papá a Cuadros” creía que cuando era positivo eso se desarrollaba y hale a incubar.

Pues no, los abortos bioquímicos existen.

Me mandó repetir la beta y con mi careto me fui a una reunión. En medio de la reunión me tuve que salir, llamada de la doctora:-Ana, la beta es muy bajita, es solo de 342, tu positivo fue de 109 y han pasado ya 10 días. Así que vamos a dejar la medicación y el martes vienes a hacerte otra beta. Si notas cualquier dolor extraño o sangrado abundante ve a urgencias. No creo que sea un embarazo ectópico con estos valores y comportamiento pero mejor estés advertida.

Un embarazo ectópico es un embarazo extrauterino, es decir, el embri anida en lugares inviables y además es muy peligroso para la gestante. Esos lugares inviables suelen ser las trompas y cuello del útero y los daños que pueden producirse son muy severos. Una detección temprana es fundamental en estos casos.

Justo ese día nos íbamos a ir a León con mis padres. Con lo que me hubiera gustado llegar, abrazarles y confirmar las buenas noticias … pues no, tuve que decirles que la beta positiva no prosperó.

Cierto es, que si esto me llega a pasar antes de tener a los mellis, me hubiera hundido en la miseria pero con ellos dos las cosas se ven de otra manera. Hay espacios y vacíos que se llenan mucho más rápido. Nada que ver. Este tipo de fracaso siendo mamá de mellis se sobrelleva.

Pero esto no iba a quedar aquí … noooooo, como iba Anita a pasar por aquí sin pena ni gloria, noooo … había que armarla y vaya si se armó …

En todo este lío, que no esperábamos, Papá al Cuadrado se tuvo que ir de viaje, uno de sus famosos “Mexico Tour”. Vinieron mis padres a ayudarme con los mellis.

El martes 20 de junio fui a repetir la beta, estaba convencida que tenía que haber bajado ya que estaba manchando y todo apuntaba a que era mi regla. Pasadas las 2 horas de rigor la clínica no me llamó. Cuando ya iba a llamarles yo, recibí la llamada.

-Ana, no te hemos llamado antes porque estamos esperando a que vea los resultados tu doctora.

-¿Como?, ¿Pero que ha pasado?

-Tu beta ha subido

-¿Pero ha subido mucho?

-Si bastante, a 1008

Me quedé muerta. Me siguió comentando que el embarazo era no evolutivo pero que con esos valores la posibilidad de que fuera ectópico estaba ahí. Me comentó que mi doctora entraba a trabajar sobre las 15 horas y que contactaría conmigo para indicarme próximos pasos.

Eran las 13:30 horas y justo estaba en el coche muy cerca del Hospital de Sanitas La Moraleja. Así que pegué volantazo y me fui a urgencias a ver si ya con una beta de poca más de 1000 conseguíamos ver algo.

Las ginecólogas de urgencias me miraron y seguía sin aparecer nada. No vieron líquido en las trompas ni en los ovarios, así que me dijeron que síntomas de embarazo ectópico no tenía.

embarazo-ectopico

A las 15 horas en punto me llamó mi doctora del IVI para decirme que le gustaría que fuera lo antes posible a ver al doctor Puente para hacer una ecografía en alta resolución a ver si encontraban algo. Así que ni corta ni perezosa y sin dar muchas explicaciones a mis padres, me fui al IVI.

A las 16:15 el médico me estaba recibiendo. Ya conocía al doctor Puente. Me hizo una eco doppler cuando andábamos aun buscando el origen a nuestra esterilidad idiopática. Me acuerdo me dijo:-tu útero está razonablemente bien y estoy seguro que te quedarás embarazada. Y no se equivocó.

El doctor Puente es una hombre muy tranquilo y adorable. Va siempre con mucho cariño y atención en lo que hace.

Empezamos la eco. Buscar, buscar, rebuscar, volver a mirar … 45 minutos de eco, mirando cada rincón de mi útero, trompas, ovarios … vía vaginal, vía abdominal … y nada no se veía nada, de nada.

Una vez finalizada la eco, el doctor fue muy franco conmigo:- Ana, no tiene ninguna pinta de que sea un ectópico pero no lo podemos descartar. El jueves hay que repetir la beta y si vuelve a subir, propondremos darte Methotrexate.

-¿Perdón?, ¿que es eso?. Le comenté enseguida al médico.

-El Methotrexate es un tóxico muy fuerte para el embrión. Te vamos a dar un consentimiento para que lo vayas mirando y lo tengas preparado por si el jueves tenemos que recurrir a ello. Es un tóxico por lo que puede plantear algunos efectos secundarios como caída de pelo y no podrías volver a quedarte embarazada en al menos 3 meses.

Me pareció un movidón tremendo tener encima que acabar tomando eso. El doctor también me dijo, que al mínimo síntoma raro me fuera a urgencias y me dio su móvil personal por si quería consultarle algo en algún momento.

Y con estas noticias a casa a esperar al jueves.

El jueves 22 de junio volví al IVI a repetir beta y eco. Me levanté fatal ese día, muy desanimada la verdad. Pero la vida aprieta pero no ahoga. La beta bajó a 200 y en la eco se siguió sin ver nada. Todos respiramos en esa sala, doctores y paciente.

Me encantó además oír hablar a los doctores de una forma tan humana aquel día:- para nosotros son muy duros también este tipo de casos. Estamos contra la espada y la pared. ¿Y si estamos mandando a casa a alguien y luego si es un ectópico?, ¿Y si estamos dando el tóxico cuando no hubiera sido necesario? … Nos alegramos al final este yendo todo bien.

La verdad es que les agradezco infinito el trato y la rapidez con la que han actuado. No me han dejado sola ni un momento y me han hablado y explicado todo con pelos y señales.

Mañana jueves 29 me toca otra beta. Voy a estar así hasta que comprueben que se ha negativizado, pero parece que el riesgo ya es mínimo.

Y después de toda esta aventura, he aprendido un montón de cosas nuevas y lecciones tanto médicas como emocionales:

¿Que es un aborto bioquímico?

Ocurre en un 10%-15% de los positivos. Un bioquímico es aquel embarazo en el que si ha existido implantación pero no llega a evolucionar ni a generar saco gestacional.

De hecho, en los embarazos espontáneos se producen bioquímicos que nunca se llegan a detectar y se confunden con un simple retraso de la regla. En los casos de Reproducción Asistida es más fácil identificarlos ya que enseguida de hacen las pruebas de embarazo en sangre y hay un seguimiento constante.

Las razones por las que se suelen producir las siguientes:

  • Problemas internos en el embrión que no puede llegar a desarrollarse
  • Problemas o malformaciones uterinas: cicatrices, miomas etc …
  • Malos hábitos maternos: alcoholismo, drogodependencia, tabaquismo …

Según me han dicho mis doctores, con toda probabilidad el origen de mi aborto bioquímico esté en el embrión y no en mi útero, pese a tener la cicatriz de la cesárea.

El comportamiento errático de la beta

Me ha quedado claro que la beta a veces tiene un comportamiento impredecible y que por subir no tiene porque ser algo malo si no va acompañado de otros síntomas.

beta

Como veis en el gráfico, mi beta ha sufrido varios altibajos. He de comentar que desde la primera beta a la segunda no sabemos si es que la beta subió y bajó o solo subió a 342, pero esta es más o menos la curva que han dibujado mis resultados.

Según me comentó la doctora, a veces los bioquímicos bajan de forma escalonada pero otras veces aunque el embrión no evolucione quedan células trofoblásticas enganchadas en el útero y siguen produciendo hormona del embarazo. Por esta razón la beta a veces tarda en bajar o incluso sube como fue mi caso.

Por estas razones, a veces se tarda varias semanas en obtener una beta negativa. Yo ya voy para 2 semanas desde que se que mi embarazo era no evolutivo.

Mucha información sobre mis “adentros”

Al final con tanta eco de alta resolución me he quedado mucho más tranquila sobre las posibilidades de mi útero de volver a gestar. Esta todo super revisado, super remirado y la cicatriz de la cesárea y un pequeño abombamiento que tengo después de extirpar el mioma, no van a plantear ningún problema. me comentaron que además la cicatriz de la cesárea es muy alta y está muy bien realizada.

Caer y volver a levantarse

Hacía mucho que no las tenía pero he vuelto a sentir esas punzadas en el estómago de frustración y rabia que tenía en los primeros negativos. Han pasado por mi cabeza ideas de:- “puede que no lo volvamos a conseguir” … ha pasado de todo, pero reconozco pensar esto y ver a los mellis te hace levantarte enseguida. No merece la pena un momento de miedo o tristeza. Hay que seguir, hay que luchar y si de algo me ha servido esto es que no tengo ya  ni media duda en que quiero ese tercer pequeño en nuestras vidas.

Imagen1

Volvemos a la lucha en septiembre, con toda la artillería pesada: esperanza e ilusión a tope.

Venceremos.

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Mi Quinta Beta

Cita Posted on Actualizado enn

Y ya vamos por la quinta, ¡oleeeeee!

Si por algo se ha caracterizado esta última beta espera ha sido por la tranquilidad. Hombre, el gusanillo de estarás embarazada o no siempre está, pero esta vez esos sentimientos apocalípticos si es negativo ya, gracias a Dios, no los he padecido.

Tenía bastante claro lo que podía pasar; si era positivo guay, si era negativo pues a disfrutar del verano, a desvariar en las fiestas del pueblo y a presentarse a la revalida en septiembre con un nuevo embrión.

No obstante, el presentimiento que he tenido desde el principio es que me iba a quedar. Si como lo oís. Analizando mis posibilidades pensé:

  • Los embris congelados son de la misma calidad que Guille y Nico, no hace falta decir donde está este par ahora mismo
  • Mis análisis y útero a la perfección
  • Y que decir de mi homocisteina, la que se negaba a bajar de 11, en el último análisis ¡¡7,15!! ¡¡Nunca había tenido esos valores!!

Así que con este caldo de cultivo me dije: – las posibilidades son altas …

Y nuestro embri, Bichito VI,  llegó a nosotros.

He hecho vida normal no, lo siguiente. He salido, he cogido a los peques, he tenido un montón de trabajo, ¡¡he limpiado hasta piscinas!! …

No estaba notando nada hasta el día 6 post transfer, cuando a media mañana vi en el baño una manchita rosita muy clara. Papá al cuadrado dice que las mujeres somos como los X-Men que tenemos Rayos x o algo así, por que donde yo veo manchitas él no ve ná.

Pero si, era una mancha que se tornó un poco más rosita a lo largo del día. Estaba segura que era el famoso “sangrado de implantación”.

El sangrado de implantación es una pequeña hemorragia de color rosaceo o marrón que se produce entre el día 6-7 post trasnfer, si se trata de blastos y un poquito más tarde en embriones más “jóvenes”. Este sangrado es fruto del proceso de invasión del embrión sobre el endometrío, que al profundizar en ese tejido puede romper algún capilar y provocar dicho sangrado. Según dicen, solo en un tercio de los embarazos se produce.

En el embarazo de los mellis no lo tuve, pero eso no quiere decir que en posteriores suceda.

Durante la tarde manché un poco más rosa, una señora mancha en toda regla, y empecé a notar un dolorcillo como de regla. Si, hubo un momento que me planteé que podía ser la regla, pero me dije:- Ana, mantén la calma y veremos que pasa mañana.

A la mañana siguiente amanecí con una pequeña manchita rosácea débil y ya no manché más a lo largo de ese día.

Al día siguiente, ya sin manchas ni dolores de regla, sin nada de nada, me puse a cocinar y casi me muero de asco. Me empezaron a dar unas nauseas terribles. Increíble pero cierto. Y a mi nunca me dan nauseas así como así. Sabía que Bichito estaba conmigo.

Ese día toco llamada del IVI para hacer seguimiento de la betaespera. La llamada fue curiosona, curiosona …

¿Esta Ana?:

-Si soy yo.

– Te llamo para ver que tal va todo.

-Bien, de momento tranquila. Ayer tuve un ligero manchado rosa, pero bueno me imagino podría ser implantación.

¡¡TABUUUUUUU!! Has dicho la palabra ¡¡TABUUUUUUU!!

Pero loca, ¿como le dices eso a una enfermera de reproducción asistida?

Yo entiendo no se puedan secundar las imaginaciones o ideas de las pacientes de reproducción asistida, pero hombre tampoco hacer suposiciones que para una que ya ha pasado unas cuantas betas … pues le resulta un poco chorra …

Una vez cuento lo del manchado me comenta:

-¿Fue a día 6 post transfer?

-Si fue ayer

-Bueno eso no quiere decir nada. Además el sangrado de implantación no es rosita es marrón.

Toma ya, la primera en la frente. Y no contenta con esto, siguió con el rosario de posiblidades …

-Ana, piensa que el líquido con el que te limpian antes de la transfer es rosita. Se ha podio mantener dentro y salir ahora.

Me quedo muerta matá …

-También puede ser que al introducir la cánula, se haya producido una pequeña hemorragia.

Y, ¿sale ahora? En una de las punciones me hicieron daño y manché, pero fue algo inmediato.

-Y también ten en cuenta que te has podido hacer daño metiéndote la progesterona.

A parte de no tener ni mucho menos las uñas como las cuchillas de Fredy Krugger, ni los dedos como morcillas de León, 5 veces he estado con progesterona y no he manchado ni media. Oye, que podría ser, pero ese manchado no es de haberte hecho daño.

Y llegados a este punto dije:-¿le vas a contar lo de las náuseas? …. paso, paso … que lo mismo me dice que me he empachado por comer como una vaca.

Sabéis lo que os digo, que es mejor que en estos casos no traten de justificar nada. Es mejor se limiten a decir:-bueno tranquila, si es un manchado ligero no pasa nada. Punto.

Así que para que dar vueltas a esto, si yo creía que era un positivo.

Volví a manchar un poquito marrón el domingo, tuve alguna nausea suelta y eso si, el hinchazón de rigor de todas la betaesperas ha estado muy presente.

Imagen3.jpg

Y así hasta el martes. Siguiendo mi política ANTI TEST DE EMBARAZO, seguí con la incógnita hasta el final.

El martes amanecí como siempre, con sueño y cara de pocos amigos. Papá al Cuadrado me llevó hasta le IVI y él se fue a una reunión justo al lado. Fue un día horrible de tráfico en Madrid, pensaba que no llegaba.

Llegamos a IVI y no tardaron mucho en llamarme. Pinchazo perfecto. He de decir, que los últimos pinchazos de IVI han sido impecables, ni un pequeño hematoma.

Imagen1

Tras el pinchazo y con el atascazo que había, decidí irme a desayunar por la zona. Lejos de estar nerviosa, me pegué un desayuno de padre y muy señor mío.

Cogí el coche y entre el atasco y que paré a hacer una compra por el camino, en el coche, a 1h 40 minutos del pinchazo, llegó la llamada.

-¿Podría hablar con Ana?

-Si soy yo.

-Te comento que el resultado de la prueba es POSITIVO.

-Si,si,si,si! Tomaaaaaaa! Mensaje emotivo y profundo donde los haya. Solo me faltó gritar como Cristiano Ronaldo …

Le hice la pregunta de rigor:-¿De cuanto ha sido la beta?

-109, vamos una beta buenísima, estas embarazada, embarazada.

Me comentó que en 10 días tenía que venir a la primera eco y que siguiera con la medicación.

Así que hasta el viernes 16 que tengo la eco, estoy embarazada… je je je

No sé, me siento rara … no se si me lo creo aun o no, no me puedo hacer a la idea de como será la vida con 3 hijos … pero lo que si que sé, es que estamos en el camino de completar nuestro sueño.

¡Que ganas tenemos de verte Bichito!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Los Síntomas de Embarazo: del mito a la realidad

Cita Posted on Actualizado enn

No vamos a negar que todas las mujeres que hemos estado en el intento de quedarnos embarazadas no nos hemos “obsesionado” aunque sea un “poquito” con el tema de los dichosos síntomas de embarazo. Y qué decir de las que hemos tenido que pasar por reproducción asistida, las que hemos tenido que pasar por esas maravillosas betaesperas donde nos miramos hasta por dentro de los agujeros de la nariz a ver si algo ha cambiado en nuestro cuerpo aunque sea por ahí …

Afortunadamente para mi, los días de betaespera y obsesiones con los síntomas llegaron a su fin, pero aquí os dejo mi experiencia propia sobre el tema y lo que pienso a “toro pasado” sobre esto.

No hay síntomas, si, si, como lo oís, no los hay, o si los hay es super complicado asociarlos de forma temprana a un posible embarazo cuando la mayoría son más provocados por el propio tratamiento.

Sintomas-de-embarazo

Tuve 4 betaesperas y en todas tuve más o menos lo mismo, a veces se potenciaban más o menos unas cosas:

  • Hinchazón abdominal
  • Dolores como de regla
  • Pinchazos en el útero
  • Tensión mamaria
  • Una especie de síndrome premenstrual brutal con subidas y bajadas de humor absolutamente desproporcionadas
  • Empane mental
  • Algún dolorcillo de cabeza
  • Ganotas de hacer pis
  • En algunas betaesperas estuve más estreñida en otras más suelta …
  • Nunca tuve nauseas o ascos, aunque alguna vez creí que tenia el olfato más agudizado …
  • Nunca tuve manchados y hasta que no dejé la progesterona no me bajó la regla

Y estos fueron los síntomas tanto cuando no me quedé como cuando me quedé embarazada y ojo que venían mellizos, que todo el mundo puede pensar que llevando dos a lo mejor se siente algo … pues chic@s, nada de nada …

Por tanto he de decir, que la mayoría de cosas que sentimos durante la betaespera son producidas y achacables al propio tratamiento por el cóctel de hormonas que hemos tenido que tomar durante el proceso y como no, por las técnicas invasivas a las que a veces nos hemos tenido que someter durante el mismo: absorciones de ovocitos, transferencias, test del estado endometrial etc … al final todo nuestro cuerpo está “resentido” por una razón u otra.

No olvidemos tampoco la parte de nuestra propia sugestión y somatización de posibles síntomas ante nuestra ansiedad por quedarnos embarazadas. Que esto ya es un mundo aparte …

No obstante, comentar que justo el día de la última y definitiva beta, me levanté con sensaciones y manifestaciones que nunca había tenido:

  • Una malla de venas verdes brutal en el pecho. Siempre la he tenido cuando me va a bajar la regla, pero esa vez fue tremenda!!!
  • Las areolas estaban como de un color más pardo
  • Estaba súper pálida
  • Me sentía “rara”, no sabría ni como explicarlo
  • Tuve que parar el coche en mitad del camino a la oficina porque no paraba de hacerme pis. Eso me había pasado más veces pero no de una forma tan dramática

No me había pasado nada de eso durante las betaesperas, ni en ésta ni las anteriores. Fue justo el día que me tenía que hacer la beta lo cual me pareció super extraño, pero como me prometí a mi misma no hacerme nunca jamás un test casero decidí que fuera el análisis de sangre el que me diera o quitara mis sospechas. Y vaya se reafirmó mis sospechas …

cigueña

Por lo demás, hasta la semana 7 no empecé a tener síntomas de los gordos. Desde que me hicieron la beta hasta que empecé con los verdaderos síntomas solo tenía:

  • Seguía muy pálida, como amarilla y así me quedé el primer trimestre
  • Molestias de regla
  • Pinchazos y tirones en el útero (los empecé a notar justo al día siguiente de la beta)
  • Una especie de agujetas en la zona del diafragma
  • Super ganotas de hacer pis

Pero a partir de la semana 7 de embarazo, vaya si la cosa se empezó a notar:

  • Empezaron los ascos a olores, personas, alimentos
  • Las nauseas que acabaron en algún vómito
  • las manías a cosas y personas
  • La maldita acidez de estómago que me acompañó todo el embarazo
  • Estreñimiento
  • Tenía ya una tripa como de 3 meses!!
Me encantaría deciros que dejéis de volveros locas con los síntomas, que dejéis de cotillear por internet a ver si hay síntomas con los que os sintáis reflejadas … se que es imposible, yo misma fui una loca de los síntomas de embarazo!!

Pero lo que también os digo es que no sentir nada es absolutamente normal también y como habéis visto en mi caso y en el de mucha gente, hasta la semana 7 por lo menos no observareis y sentiréis perfectamente síntomas achacables de forma clara a un embarazo.

¡¡¡Feliz espera y mucha suerte!!!

madresfera

Vótanos aquí: http://www.concursismo.com/rankings/madresfera/index.php

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »