Betaespera

Razones por las que Nunca uso los Test de Embarazo

Cita Posted on Actualizado enn

Recuerdo hace años, cuando no me imaginaba ni por asomo que tendría que pasar por este periplo para tener hijos, como pensaba que un buen día tras una noche de pasión y desenfreno, tendría un retraso, me haría un test de embarazo y sería … ¡Bingo!

Después de semejante hallazgo, le prepararía una sorpresa a Papá al Cuadrado para comunicárselo … y bla bla bla

Y ahí es cuando oigo de nuevo el:- RIIIIIIIIIINGGGGGGG, ¡despierta Ana y vuelve al mundo real! No te quedas embarazada, necesitarás ir a Reproducción Asistida.

Mi historia con los test de embarazo finaliza aquí, en una ilusión.

Nunca he llegado a hacerme uno. Nunca tuve un retraso por el método “diver”, mi regla, cuadriculada y puntual, llegaba a su cita todos los meses sin dudas de ningún tipo. Nada, ni un poquito de incertidumbre y/o emoción.

Cuando llegué a Reproducción Asistida, vi que en la betaespera era una práctica relativamente habitual o bien hacerse un test el día antes de la beta o hacerte un test a partir de no se que día e ir intentando ver la evolución de la rayita durante los sucesivos.

No se si por cobardía, no se si por mantener la esperanza hasta el final, decidí no hacerme nunca ninguno y esperar a la beta, la prueba en sangre que junto con el valor exacto de la hGC (Gonadotropina Coriónica Humana) o lo que es lo mismo “la hormona del embarazo”, una hormona que se vende más cara que el diamante, afirme o desmienta si hay embarazo o no.

Ahora que ya conozco mucho mejor los procesos de Reproducción asistida, me reafirmo en mi decisión de seguir no haciéndolos, por lo siguiente:

Durante la betaespera

Me parece adecuado que algunas personas decidan hacerse uno antes de ir a la clínica a hacerse la beta. Supuestamente ese día, y aunque la prueba en sangre es más precisa, debería de verse algo en un test de embarazo, ya que la sensibilidad de la mayoría de los test actuales lo permitiría. De hecho, en algunos casos, cuando no puedes ir a hacerte la beta un determinado día (porque estás de vacaciones, por ejemplo), algunas clínicas te dicen que te puedes hacer uno (algunos días después a la beta que tenías panificada, claro) para verificar el positivo y hacerte una beta más tarde.

Pero, ¿que riesgos asumes haciéndote un test?

  • Si tu beta es muy pronto, por ejemplo 9 días post transfer, puedes correr el riesgo de que en el test no se vea nada y en la beta si. Te llevarás un disgusto antes de tiempo.
  • O lo que es peor, que el test salga positivo, pero que los valores de la beta no sean acordes a la edad gestacional y por tanto sea un embarazo no evolutivo.

La beta siempre va a permitir de cierto modo, no es concluyente betas bajas evolucionan y betas altas se caen, predecir si el positivo puede ser evolutivo o no dependiendo de los valores que arroje:

valores-beta

En esta tabla, se empiezan a contar los valores de la beta, desde la primera falta, es decir, desde el día 14 post ovulación. Como en reproducción asistida nos regulan los ciclos, la ovulación o supuesta ovulación siempre es predecible.

Si es un congelado, por ejemplo, para hacer este cálculo deberás tener en cuenta la edad de tu embrión, más los días que estás en beta espera. Por ejemplo, te transfieren un embrión de 3 días, y te hacen la beta el día 12 post transfer. El día que debes tener en cuenta en la tabla es 3 + 12, es decir, el 15. Otro ejemplo: te transfieren un blasto de 5 días y tienes 9 de betaespera. 5+9 =14, ese es el día que debes comprobar los valores de tu beta.

Los test de embarazo no arrojan esta información, por lo que puede salir positivo y luego encontrarnos la sorpresa de una beta baja. Aunque insisto, una beta alta puede ser un fiasco semanas después, la Reproducción no es una ciencia exacta.

Durante la ecoespera

A cuantas no se nos ha pasado por la cabeza, hacernos otro test para ver si nuestro embri sigue ahí después del positivo …

Deciros que en estos casos, el test de embarazo no es suficiente. En el caso que hayas tenido un buen positivo y en la eco luego no se vea nada, los valores de la hormona del embarazo casi siempre bajan lentamente, por lo que un test de embarazo la mayoría de las veces seguirá dando positivo aunque el embrión sea no evolutivo.

Para muestra un botón. Acabo de tener hace unas semanas un aborto bioquímico. Mi beta fue de 109 cuando el valor normal para esa fecha es más o menos 95. En principio la beta era normal pero el embri no evolucionó. 10 días después fui a hacerme la eco donde no vimos saco, pero sin embargo mi beta fue de 342. Está claro que la beta era demasiado baja para la edad gestacional, pero absolutamente perceptible por un test de embarazo.

Por tanto, un test de embarazo en la ecoespera no sirve de nada. Ante la incertidumbre, mejor solicitar una beta.

Cada proceso de Reproducción Asistida es un mundo, cada persona otro muy diferente. Cada cual buscamos la mejor forma de vivir la incertidumbre de la búsqueda de un embarazo, unas con los test en la mano, otras llenas de dudas de si hacerlo o no y otras, como yo, sin nada. Todas las alternativas son lícitas.

Pero si tengo que poner encima de la mesa lo que pienso, mi personalidad y mi forma de afrontar las cosas, creo que seguiré prescindiendo de los test en Reproducción Asistida y seguiré esperando a lo que diga la beta, aunque nunca se puede decir:- “de este agua no beberé”.

¡Suerte!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Mi Quinta Beta

Cita Posted on Actualizado enn

Y ya vamos por la quinta, ¡oleeeeee!

Si por algo se ha caracterizado esta última beta espera ha sido por la tranquilidad. Hombre, el gusanillo de estarás embarazada o no siempre está, pero esta vez esos sentimientos apocalípticos si es negativo ya, gracias a Dios, no los he padecido.

Tenía bastante claro lo que podía pasar; si era positivo guay, si era negativo pues a disfrutar del verano, a desvariar en las fiestas del pueblo y a presentarse a la revalida en septiembre con un nuevo embrión.

No obstante, el presentimiento que he tenido desde el principio es que me iba a quedar. Si como lo oís. Analizando mis posibilidades pensé:

  • Los embris congelados son de la misma calidad que Guille y Nico, no hace falta decir donde está este par ahora mismo
  • Mis análisis y útero a la perfección
  • Y que decir de mi homocisteina, la que se negaba a bajar de 11, en el último análisis ¡¡7,15!! ¡¡Nunca había tenido esos valores!!

Así que con este caldo de cultivo me dije: – las posibilidades son altas …

Y nuestro embri, Bichito VI,  llegó a nosotros.

He hecho vida normal no, lo siguiente. He salido, he cogido a los peques, he tenido un montón de trabajo, ¡¡he limpiado hasta piscinas!! …

No estaba notando nada hasta el día 6 post transfer, cuando a media mañana vi en el baño una manchita rosita muy clara. Papá al cuadrado dice que las mujeres somos como los X-Men que tenemos Rayos x o algo así, por que donde yo veo manchitas él no ve ná.

Pero si, era una mancha que se tornó un poco más rosita a lo largo del día. Estaba segura que era el famoso “sangrado de implantación”.

El sangrado de implantación es una pequeña hemorragia de color rosaceo o marrón que se produce entre el día 6-7 post trasnfer, si se trata de blastos y un poquito más tarde en embriones más “jóvenes”. Este sangrado es fruto del proceso de invasión del embrión sobre el endometrío, que al profundizar en ese tejido puede romper algún capilar y provocar dicho sangrado. Según dicen, solo en un tercio de los embarazos se produce.

En el embarazo de los mellis no lo tuve, pero eso no quiere decir que en posteriores suceda.

Durante la tarde manché un poco más rosa, una señora mancha en toda regla, y empecé a notar un dolorcillo como de regla. Si, hubo un momento que me planteé que podía ser la regla, pero me dije:- Ana, mantén la calma y veremos que pasa mañana.

A la mañana siguiente amanecí con una pequeña manchita rosácea débil y ya no manché más a lo largo de ese día.

Al día siguiente, ya sin manchas ni dolores de regla, sin nada de nada, me puse a cocinar y casi me muero de asco. Me empezaron a dar unas nauseas terribles. Increíble pero cierto. Y a mi nunca me dan nauseas así como así. Sabía que Bichito estaba conmigo.

Ese día toco llamada del IVI para hacer seguimiento de la betaespera. La llamada fue curiosona, curiosona …

¿Esta Ana?:

-Si soy yo.

– Te llamo para ver que tal va todo.

-Bien, de momento tranquila. Ayer tuve un ligero manchado rosa, pero bueno me imagino podría ser implantación.

¡¡TABUUUUUUU!! Has dicho la palabra ¡¡TABUUUUUUU!!

Pero loca, ¿como le dices eso a una enfermera de reproducción asistida?

Yo entiendo no se puedan secundar las imaginaciones o ideas de las pacientes de reproducción asistida, pero hombre tampoco hacer suposiciones que para una que ya ha pasado unas cuantas betas … pues le resulta un poco chorra …

Una vez cuento lo del manchado me comenta:

-¿Fue a día 6 post transfer?

-Si fue ayer

-Bueno eso no quiere decir nada. Además el sangrado de implantación no es rosita es marrón.

Toma ya, la primera en la frente. Y no contenta con esto, siguió con el rosario de posiblidades …

-Ana, piensa que el líquido con el que te limpian antes de la transfer es rosita. Se ha podio mantener dentro y salir ahora.

Me quedo muerta matá …

-También puede ser que al introducir la cánula, se haya producido una pequeña hemorragia.

Y, ¿sale ahora? En una de las punciones me hicieron daño y manché, pero fue algo inmediato.

-Y también ten en cuenta que te has podido hacer daño metiéndote la progesterona.

A parte de no tener ni mucho menos las uñas como las cuchillas de Fredy Krugger, ni los dedos como morcillas de León, 5 veces he estado con progesterona y no he manchado ni media. Oye, que podría ser, pero ese manchado no es de haberte hecho daño.

Y llegados a este punto dije:-¿le vas a contar lo de las náuseas? …. paso, paso … que lo mismo me dice que me he empachado por comer como una vaca.

Sabéis lo que os digo, que es mejor que en estos casos no traten de justificar nada. Es mejor se limiten a decir:-bueno tranquila, si es un manchado ligero no pasa nada. Punto.

Así que para que dar vueltas a esto, si yo creía que era un positivo.

Volví a manchar un poquito marrón el domingo, tuve alguna nausea suelta y eso si, el hinchazón de rigor de todas la betaesperas ha estado muy presente.

Imagen3.jpg

Y así hasta el martes. Siguiendo mi política ANTI TEST DE EMBARAZO, seguí con la incógnita hasta el final.

El martes amanecí como siempre, con sueño y cara de pocos amigos. Papá al Cuadrado me llevó hasta le IVI y él se fue a una reunión justo al lado. Fue un día horrible de tráfico en Madrid, pensaba que no llegaba.

Llegamos a IVI y no tardaron mucho en llamarme. Pinchazo perfecto. He de decir, que los últimos pinchazos de IVI han sido impecables, ni un pequeño hematoma.

Imagen1

Tras el pinchazo y con el atascazo que había, decidí irme a desayunar por la zona. Lejos de estar nerviosa, me pegué un desayuno de padre y muy señor mío.

Cogí el coche y entre el atasco y que paré a hacer una compra por el camino, en el coche, a 1h 40 minutos del pinchazo, llegó la llamada.

-¿Podría hablar con Ana?

-Si soy yo.

-Te comento que el resultado de la prueba es POSITIVO.

-Si,si,si,si! Tomaaaaaaa! Mensaje emotivo y profundo donde los haya. Solo me faltó gritar como Cristiano Ronaldo …

Le hice la pregunta de rigor:-¿De cuanto ha sido la beta?

-109, vamos una beta buenísima, estas embarazada, embarazada.

Me comentó que en 10 días tenía que venir a la primera eco y que siguiera con la medicación.

Así que hasta el viernes 16 que tengo la eco, estoy embarazada… je je je

No sé, me siento rara … no se si me lo creo aun o no, no me puedo hacer a la idea de como será la vida con 3 hijos … pero lo que si que sé, es que estamos en el camino de completar nuestro sueño.

¡Que ganas tenemos de verte Bichito!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »