IVI

Mi Cuarta Transferencia Embrionaria en IVI

Cita Posted on Actualizado enn

Pues si, ya vamos por la cuarta, nada más y nada menos, y rezando para que se repita el éxito de la tercera.

Emocionalmente no he estado nada nerviosa, ni si quiera en el momento de ir al IVI, tampoco en el momento de la transfer. Ilusionada mucho, nerviosa nada. Ni si quiera ahora lo estoy. Supongo, con el transcurrir de los días, me empezaré a subir por las paredes. Pero bueno, por ahora mentalizada de que si no sale ahora, hay 6 intentos más, aunque no os voy a negar que me encantaría que saliera a la primera … Esta claro que la experiencia es un grado y el haber sido madre de mellis otros 2 más.

Me he animado a escribir este post porque me he encontrado cambios en IVI Aravaca desde mi última transferencia en mayo de 2014. Algunos me han gustado, otros solo me han llamado la atención y también ha habido alguno que creo merece un tirón de orejas.

Así que allá vamos con la valoración de cambios desde mi punto de vista (ojo, que a lo mejor lo que a mi me parece positivo a otros les produce un rechazo infinito y viceversa…):

Cambios positivos …

Pues parece ser que para las transferencias de congelados el protocolo lo han hecho mucho más sencillo.

Ya no existe la sala de espera para la entrada en la zona de habitaciones y quirófanos que había detrás del control de enfermeras (esa sala es de las enfermeras también). Ahora, te suben a la segunda planta por el ascensor como siempre y te llevan por el pasillo de las consultas hasta el otro edificio. Allí entras en una nueva zona que es para TRANSFERENCIAS. Nada más entrar, hay una pequeña sala de espera con 4 asientos. Cuando te llaman, se abre una puerta y entras a otra zona donde hay un control de enfermeras y de ahí salen, creo recordar, 5 puertas: 3 a boxes de transferencia, 1 a laboratorio de embris y 1 a un baño.

De ahí pasas a uno de los boxes y te piden que te descubras (me encanta la palabra “descubrir” aplicada para eso de dejar el juju al aire … jeje). Los boxes son pequeñitos. Un pequeño mueble con unos armarios y mesita, un ecógrafo, una pantalla suspendida en la pared y una camilla ginecológica. Así que nada de ir a una habitación, quitarte toda la ropa, ponerte bata de quirófano, ir al quirófano y luego a reposar de vuelta en la habitación.

Ahora es “all in one”, es como en las inseminaciones, se hace en consulta. Viene la doctora (con ropa normal y bata) con 2 enfermeras, luego a parece el embriólogo, te hace las preguntas de rigor para saber que efectivamente eres la receptora, y te enseña al bichito en una tablet. Luego te ponen al bichito en tiempo real en la TV desde el laboratorio.

La doctora te va limpiando, te pone el espéculo y va introduciendo la cánula por el cuello del útero. Luego llega de nuevo el embriólogo con el bichito listo, lo meten al fondo del útero y a reposar en la misma camilla. A los 10 minutos de avisan. Te levantas, te vistes y te vas, no sin antes pasar por el baño a descargar la vejiga … pufff

Creo es además una forma como muy natural y de andar por casa, que te permite incluso hacerte tus selfies y tus imágenes del momento (lo sé, soy muy payasa …) , además de estar de charleta con tu pareja, en plan bromas e ironías varias.

transfer

Ahora, fuera de broma, creo que entrar por quirófano lo hace todo como demasiado serio y complejo, creo puede acrecentar el nerviosismo del momento. Este sistema la verdad es que, como os decía, me ha parecido más rápido y cercano.

Una vez realizado el reposo, bajas a la planta baja directamente por ese edificio donde hay otra recepción. Allí pides la cita para la Beta y fin del proceso. Lista para hacer vida normal.

He de destacar como siempre en este proceso, el trato amable y cercano de mi doctora, que hace que siempre que voy me sienta arropada como en casa.

Ni negativo ni positivo, ni frío ni calor …

El cambio que os voy a contar ahora a mi la verdad es que me ha dado un poco igual, pero entiendo haya gente al que le pueda molestar o resultar incomodo.

Este cambio es respecto a la privacidad del proceso.

Recuerdo cuando antes estas trasfer se hacían en la zona de quirófano, no te cruzabas nunca con nadie y ay pobre de ti si se te ocurría salir de la habitación sin advertírselo a la enfermera. Una vez salí de la habitación a hacer una pregunta y rápidamente vinieron dos enfermeras a llevarme (echarme) a la habitación y a explicarme que estaba prohibido estar por el pasillo, que había que respetar la privacidad de los pacientes (no se si habría alguien famoso … vaya “usté” a saber).

Ahora tu llegas y en la “excursión” a la sala de transferencias (capitaneada por una de las recepcionistas de la entrada), te vas con otra pareja que viene a lo mismo que tu. Te sientas con ellos en la misma sala de espera y punto pelota.

A mi me da exactamente igual, para eso luzco mi “jeto” por las redes sociales sin ningún tipo de pudor o vergüenza, pero entiendo haya gente que no se quiera cruzar con nadie. Es un momento muy personal e íntimo. De hecho, la pareja que venía con nosotros, estaban como un flan, súper nerviosos, abrazándose todo el tiempo a punto de llorar (casi lloro hasta yo) y no se cruzaron la mirada con nosotros para nada.

Tironcete de orejas …

Vaya por delante, que no me pasó nada fuera de lugar en la transferencia, que aprecio mucho a esta clínica y a sus profesionales, pero quiero ser tremendamente franca, siempre desde el cariño y desde el respeto y como no, fundamentalmente, desde el punto de ayudar a otros pacientes.

Señores del IVI, me parece genial que hagan sus procesos más rápidos y eficientes, absolutamente a favor siempre, pero no les permito que falten a los detalles.

Una clínica como la suya no puede perder los detalles. Su clínica, cual restaurante con “Estrella Michelín”, no debe pasar por alto los detalles. Los detalles pueden cambiar la experiencia de cliente de muy positiva a negativa en cuestión de segundos. 

No hace falta que yo les explique, lo que ya saben, que muchas veces si reciben críticas duras (muchas veces de las más duras), es que la expectativa de sus clientes y potenciales es muy muy alta.

Y enumero algunas cosas, que parecen muy chorra a priori, pero a 1.950€ la transferencia que pago por lo que yo considero un servicio excelente, creo se lo pueden ustedes permitir o al menos darle una pensada:

La llegada de los embriólogos: recuerdo cuando me han hecho las transfer en quirófano, los embriólogos llegaban desde una sala que estaba al lado. Era meter la vía y el embri estaba ya ahí. Esta última vez, a ver, no es que tardase una eternidad, pero no fue inmediato, así que imaginaros: yo esperando con una cánula ya introducida que me molestaba un montón porque el ángulo de entrada al útero no estaba muy “pa´lla”, con la vejiga llena y con una enfermera apretándome la misma con el ecógrafo … se me hizo eterno.

La imagen de mi embrión: mis embriones fueron cultivados en embryoscope. De los mellizos tengo la foto y el video de los embriones, hale ahí, ¡a lo loco! De “Bichito VI” no tengo nada. Solo la eco de la transfer, si la de las “lucecitas” en el fondo del útero.

Muchos diréis: – bueno Ana mujer no es tan grave, y claro que no lo es, pero creo es un bonito detalle me la hubieran dado la imagen de nuestro embrión. Soy así de “moñas” que le vamos a hacer.

Así que nada, seguiré “admirando” el video de los mellis …

La información de transferencia: me dejaron en la mesita de la sala, un papel y dossier con recomendaciones además de la imagen de las “lucecitas”, con un sobre, para que recogiera dicha info y la metiera ahí.

Venga IVI, que seguro que podéis ser más cuquis y entregarlo en una carpetita o en un sobre un poco más grande, porque el dossiercillo, salvo que le dobles, no entra en el sobre y hay que meterlo en el bolso a las “bravas”.

El informe de tratatamiento: pues con algún detalle de copia pega e información algo confusa. Porque ya tengo callo en esto, pero si fuera la primera vez, con todos los miedos y nervios, si llego a ver este informe me hubiera generado una incertidumbre enorme.

Apartado CARACTERÍSTICAS DEL CICLO:

La primera en la frente …

1

¿Paciente sometida a un tratamiento de RA por, baja reserva/baja respuesta? No jodas fastidies!! Por el amor de Dios, me ha pasado de todo pero no hombre, baja reserva/ baja respuesta … ¡dejemos a mis pobres ovulillos en paz! Bastante bien se portaron dándome 9 blastos, carai …

Lo dicho detalles. Si me mandáis esto, me siento como un número más al que nadie se ha molestado en conocer mi historial ni donde nadie ha sido lo suficientemente profesional para hacer bien un informe.

Apartado RESUMEN DE LA TRANSFERENCIA EMBRIONARIA:

Y es que la explicación del informe es un tanto confusa:

2

Supongo, que “embriones criopreservados” = 0 y luego la explicación de que me quedan 6, es porque de está transfer no han devuelto ninguno al congelador (ya que solo se descongeló uno) y que en total quedan 6. Supongo, pero vamos me parece que esto para un informe de frescos, está bien pero para un ciclo de congelados es algo confuso. Insisto porque ya se de que va esto, si fuera la primer vez, me llevo un susto de muerte seguro.

Que se necesita llevar para una trasfer en fresco: a raíz de mi transferencia, me escribió una compi de la #infertilpandy con dudas sobre lo que la pedían llevar para su transfer en la misma clínica. Ella estaba un poco alucinada por que en la otra clínica en la que estaba nunca le habían pedido esto. La verdad es que lo flipé un poco …

1

Traer camisón, bata y zapatillas. A ver, yo después de que mi trasfer fue “súper de andar por casa” y que en las anteriores cuando he ido a quirófano nunca tuve que llevar nada, siempre me dieron camisión y zapatillas allí, no sé, me pareció un poco cutrecillo la verdad.

Pensándolo más fríamente dije: – por cada punción, transfer, procedimientos ambulatorios varios … dan un camisón y unas zapatillas, las zapatillas se tiran, los camisones a lavandería, más cambio de sábanas de la habitació, más todas las batas, gorros y patucos de quirófano que van a la basura directamente … joder cuanto desperdicio, gasto de detergentes y energía se genera en nada de tiempo, cada paciente solo estamos allí de media una hora u hora y media.

No sé si esta es la razón, pero si es así, hombre, ¡adornenla un poquito! Algo que podría sonar Socialmente Responsable, está sonando a recorte barato de Seguridad Social.

Y hasta aquí la crónica de mi última trasferencia. Bueno, en una semana sabremos el resultado. De momento …

¡That´s all Folks!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Volver a empezar: Operación hermanit@ cuando eres Mama al Cuadrado

Cita Posted on Actualizado enn

Quedarse embarazada de gemelos o mellizos casi siempre es accidental. Y me refiero a accidental en el sentido de que si el embarazo es espontaneo, nadie se puede imaginar que le van a venir dos de golpe aunque sepamos que la naturaleza es a veces muy caprichosa. Si el embarazo es por Reproducción asistida, tampoco es que estemos buscando dos de golpe, pero para aumentar las probabilidades de conseguirlo se suelen poner dos, con lo cual, asumes el riesgo pero nunca te puedes imaginar que se queden ambos.

Y esto segundo fue lo que me pasó a mi. Ni remotamente, después de acumular unos cuantos negativos, pensé que sería mamá de mellis. El sorpresón y la mayor de las alegrías de mi vida.

Mellis

La mayoría de los que han tenido un embarazo múltiple la primera vez se cortan la coleta. Con dos basta. De hecho, por lo general, si le preguntas a cualquier padre o madre de gemelos si van a ir a por más la respuesta es: – ¿estás de coña? Ni uno más, antes me arranco los … y todo esto dicho mientras hiperventila.

Pero por otro lado estamos una minoría de “pirados”, “locos”, “flipaos”, “valientes” … (así nos hace llamar la gente) que nos quedamos con ganas de repetir. Y ese es el caso de Papá al Cuadrado y mío.

Siempre nos encantó la idea de ser familia numerosa. En mi caso somos dos hermanos. Mi padre se quedó siempre con ganas de tener un tercero, pero mi madre después de dos embarazos con dos partos horribles, dijo que ni muerta. Yo siempre me quedé con la ilusión de haber tenido un tercer hermanito. En el caso de Papá al Cuadrado, son familia numerosa en la mayoría de ramas de su familia, con lo cual lo asume como algo súper normal.

Cuando empezamos con todo este lío de la Esterilidad de Origen Desconocido no me quedó más remedio que “desinflar” la idea de la familia numerosa y centrarme en “rezar” para que el al menos la vida nos diera la oportunidad de criar a un hijo único.

La llegada de Guille y Nico volvió a poner la idea con fuerza en el mapa y nuestros 7 blastos congelados han sido clave para determinar que llegó el momento de volver a intentarlo ha llegado. ¡Vamos a por el tercero!

Pero antes de tomar esta decisión, reconozco han venido a mi cabeza ciertas reflexiones que me han hecho hasta dudar de si debíamos intentarlo de nuevo. Este ha sido mi análisis de pros y contras:

Miedos

20160603170418-miedos

  • Volver a pasar por Reproducción Asistida me ha dado hasta sarpullido. Me ha puesto de los nervios, ha vuelto el nudo en el estómago. Y aunque la vuelta al IVI no ha sido con la cara de frustración de la primera vez ni con un proceso de FIV completo, reconozco me ha dado mucha pereza pensar en pruebas, hormonas, betaesperas, negativos, nervios, sustos … pufff, lo dicho, perezón. De hecho Papá al Cuadrado me ha tenido que llamar la atención varias veces por “miedica y agonías”. Cada vez que me han hecho un análisis siempre pensando que algo iba a ir mal y más bien ha sido todo lo contrario.
  • No estoy pasando mi mejor momento en cuanto a mi maternidad al cuadrado se refiere. Nico y Guille están hechos dos terremotillos. Están en una edad muy simpática pero muy movida y peligrosa. Hay días que caigo exhausta, ya no físicamente, sino psicológicamente de estar con 40 ojos detrás de ellos. Así que me he hecho la pregunta de rigor: – Ana, ¿vas a poder con otro? Creo si podré con otro, pero está claro que vamos a tener que pedir ayuda extra. Así que aquí estoy, mentalizándome que alguien me va a tener que ayudar y que tendré que volver a abrirle la puerta de mi casa a una “extraña”.
  • El trabajo. Tras mi incorporación de la baja maternal ha sido una zancadilla detrás de otra. Me ha costado un triunfo volverme a abrir paso entre mis compañeros y alguna que otra “rata” y “serpiente” que me han hecho la vida imposible. Afortunadamente el tiempo pone a cada uno en su sitio, pero si me vuelvo a quedar embarazada se me ponen los pelos como escarpias solo pensar que esto volviera a suceder. No obstante, en este sentido ya estoy tomando medidas, por si acaso y no me voy a quedar sin ser madre de nuevo por estos miedos. Me niego en rotundo.

Aspectos positivos

ilusion

  • Vivir un nuevo embarazo, una nueva maternidad. La otra vez lo disfruté un montón y estoy segura que está vez será igual o incluso mejor, ya conozco muchas cosas, muchas sensaciones y sé que ahora las voy a entender mejor.
  • He criado a dos bebés mellizos, tiene que ser la caña solo tener que dar un bibe, cambiar un solo pañal, dormir a uno solo … atender un solo llanto … aunque veréis como tendremos la suerte de que éste/a ultim@ nos sale un llorón de narices y da guerra por él, sus hermanos y todos sus compañeros …
  • Lo tengo todo y no tengo que cambiarme de casa ni de coche si queremos ampliar la familia. Inversión cero pelotero.
  • Con lo que disfrutamos de Guille y Nico tener otro pequeñín en casa tiene que ser una felicidad máxima. cada vez que Papá al Cuadrado y yo pensamos en ello se nos cae la baba.

Así que por supuesto, vamos a ver el vaso medio lleno, a pensar en positivo y a disfrutar con ilusión de la decisión que de momento hemos tomado.

La vuelta al IVI

Que decir de mi vuelta al IVI. La primera vez llegué con cara de circunstancias con un gran peso encima. Esta vez la verdad es que crucé la puerta con muchas ganas e ilusión.

IVI

Además el recibimiento de mi doctora y su enfermera fue brutal. Se acordaban de todo, hasta del nombre de los peques. Súper cariñosas y compartiendo experiencias maternales las tres !como buenas “marujas”! Fuer un reencuentro muy divertido la verdad, que nunca me podía haber imaginado.

Ahora que estoy de vuelta allí estoy tremendamente observadora. La primera vez, no cruzaba la mirada con nadie en la sala de espera y ahora no hago más que mirar a la gente y pensar en que historia de infertilidad habrá detrás de ellos. A veces, cuando cruzo la mirada con alguien siempre sonrío, por que me imagino lo que se les pasa por la cabeza a la mayoría de ellos y sonreír es mi modo de transmitir: – todo va a ir bien, estás en buenas manos.

Y bueno que decir, que ya lo tenemos todo listo. El día 26 de mayo tenemos la transfer de uno de los blastos que teníamos congelados. Pase lo que pase …

¡tus papás y hermanos te esperamos con los brazos abiertos!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »