kit

Criopreservación Privada del Cordón Umbilical … ¿Realidad o ficción?

Cita Posted on Actualizado enn

Pues más bien me inclinaría a decir que se trata de una verdad a medias o lo que es lo mismo una mentira bastante bien encubierta.

En España solo es legal la criopreservación del cordón umbilical en el banco público, es decir, donar el cordón de tu bebé para que cualquier usuario de la sanidad pública pudiera usarlo en caso de ser necesario. En el caso de la preservación privada, en España se puede contratar pero el almacenamiento se encontraría fuera de España: Suiza, Portugal … Por nombrar algunos de los más conocidos destinos. De esta forma el cordón de tu bebe solo podría ser utilizado dentro del núcleo familiar o de las personas que la familia designe.

Pero, ¿para qué sirve criopreservar el cordón umbilical? Realmente lo que se preserva es la sangre que hay dentro del cordón ya que es muy rica en células madre. Por lo demás poco que explicar, como ya todos conocemos las células madre son hoy en día la esperanza al tratamiento de algunos cánceres, enfermedades degenerativas etc …

Hasta aquí yo creo que estamos todos de acuerdo en que la criopreservacion del cordón es buena.

Pero a partir de aquí llega el gran dilema, ¿preservación pública o privada?

Para tratar esta respuesta voy a contaros mi experiencia personal.

La mayoría de nuestros amigos han criopreservado el cordón de sus criaturas en bancos privados. Bueno hablaban maravillas, básicamente que si no lo haces por lo privado y guardas en exclusiva su cordón umbilical en caso de invasion del virus Z o de Apocalipsis mundial no te vas a salvar …

La verdad es que nosotros no le dimos muchas vueltas, casi todos lo habían hecho así que como 2 borregos dijimos: – hale, pues nosotros también!! Una reacción rara en mi yo que siempre busco, rebusco, me informó, comparo, recomparo …

Hice mi estudio de empresas privadas que se dedican a la criopreservacion de sangre del cordón umbilical. Aquí os dejo el listado de las que operan en España a día de hoy:

– Cells4life

– Sevibe

– Criocord

– Vidacord

– Secuvita

– Vidapuls

– Bio Cord

– Future Healht

– Ivida

– Sanihub

Pero vamos que mi estudio se quedó en averiguar el nombre, porque en ese momento me llamaron de IVIDA. Estaba ya embarazada de unas 20 semanas y como mi tratamiento de reproducción asistida lo hice en IVI pues me llamaron de la empresa del grupo que se dedica a estos menesteres.

Me lo pusieron todo muy fácil y muy divino. Descuento por ser cliente del IVI + otro descuento por ser embarazo gemelar. Total que por unos 2.500 € teníamos la preservación del cordón umbilical de los mellis y almacenamiento por 20 años. Teniendo en cuenta que el precio de la preservación oscila entre los 1.400-1.700€  la promoción no estaba nada mal.

Una vez aceptada la propuesta, había que hacer un primer ingreso de unos 630€ para que te enviasen el kit de criopreservacion. El resto del importe se abonaría tras el almacenamiento de la muestra.

A las 48 horas de hacer la primera transferencia llego a través de mensajería el kit de recogida de muestras. En mi caso eran 2 kits, o lo que es lo mismo 2 cajas cuadradas de 40 cm x 40 cm con todo lo necesario: bloque de enfriamiento, bolsa para la recogida de la sangre, betadine etc … Y un montón de papeles para firmar más el manual de instrucciones.


Las instrucciones eran claras:

– meter el bloque de enfriamiento en el congelador

– el día del parto se saca el bloque de enfriamiento (que es parecido a de las neveras) se mete en el kit y se lleva al hospital.

– una vez recibida la muestra se llama a un teléfono para dejar los datos de recogida.

– en unas pocas horas vienen a recogerlo al hospital y ya está!!

Pues llegó el día del parto y en el quirófano me presente con mis dos súper cajas para recoger las muestras de mis hijos.

Hasta ahí todo normal.

Y de repente vino al mundo el primer bebé. Y oí al medico: – uy que poquita sangre trae este cordón. Yo como comprenderéis estaba en ese momento flipando en colores con la llegada de mi primer pequeño.

Y después vino el segundo bebé y el médico volvió a decir los mismo, que había poca sangre en los cordones. Yo no le dí más importancia.

En 2 horas vinieron a recoger las muestras y fin del proceso para nosotros.

Pero no. Al cabo de otro par de horas nos llamaron del laboratorio de IVIDA para decirnos que las muestras eran demasiado escasas y no contenían el número mínimo de células para criopreservar.

Nos quedamos a cuadros, nadie nos había dicho que esto podía pasar. La siguiente pregunta fue, ¿y qué hay del dinero que hemos adelantado? Pues que está perdido. El dinero adelantado era para pagar los kits de preservación y como los kits han sido utilizados el dinero se pierde.

Así que directamente 630€ a la basura.

Y pasando ya el capítulo y asumiendo que habíamos perdido el dinero de la forma más estúpida posible, empecé a buscar información de a que nos estábamos exponiendo por no tener preservado el cordón de nuestros bebes.

Y aquí fue donde me quede perpleja con el resultado de mi búsqueda.

Al parecer en el 90% de los casos el banco de cordón público tiene la suficiente solvencia como para encontrar un donante afín en caso de ser necesario.

Con la muestra guardada en el banco privado, al ser la propia muestra de la persona se garantiza compatibilidad 100% pero plantea otros problemas ya que hay muchas enfermedades que están dentro de nuestro propio código genético y por tanto la sangre de nuestro propio cordón no seria válida ya que contendría la enfermedad y no serviría para sanarnos. Por tanto, la probabilidad de que esta muestra en un futuro sirva para algo es tremendamente pequeña aunque no imposible.

Así que mi conclusión al respecto es clara. Si hay un tercer bebé en nuestra casa y si es posible extraer la sangre del cordón, claro, lo donaremos al banco público de cordón.

Nosotros podemos sanar a otros. Otros nos pueden sanar a nosotros

Hay que aclarar, que el banco público no almacena todos los cordones. No se trata de una preservación prioritaria como la de un órgano por lo que no siempre se podrá almacenar, pero desde luego lo que no volveré a intentar es la preservación privada.

No obstante, la preservación del cordón es una decisión muy particular de cada familia, quien debe decidir y valorar los riesgos y ventajas que cada medio de preservación ofrece. Pero tras mi experiencia, no he podido evitar compartir esta información para poner encima de la mesa las luces y las sombras de este tipo de procesos.

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »