mamá

Ya soy mamá, y ahora ¿qué? … Tu lucha continua …

Cita Posted on Actualizado enn

Son varias las personas que estando en plena búsqueda de bebé me han dicho: – Jolin, Ana que suerte tienes, conseguiste quedarte embarazada, tener mellizos … vamos que tu vida ya es maravillosa y perfecta …

¡Eeeeeeehhhhh parad el carro!

frenazo

Cierto es, que cuando después de tantos años de lucha y de sin sabores, de muchas lágrimas y frustración, haber conseguido llegar hasta aquí es increíble, pero de ahí a que ya todo sea perfecto creedme que no es cierto.

Esta claro que la lucha por la maternidad ha terminado pero la vida es lucha y cuando eres mamá aun más si cabe. Así que no bajéis los brazos nunca, en esta vida siempre hay que estar alerta para seguir pelando por muchas cosas. Pero esto no es malo, ojo, los retos y las situaciones difíciles también te enriquecen como persona y asumir que la vida no es perfecta ni va a serlo es parte de nuestro equilibrio emocional.

Tengo que reconocer, que yo misma, recién convertida en mamá, llegué a pensar así:- bueno:- pues ya está todo hecho … ahora a relajarse y a vivir la vida …

En parte así fue, pero me costó ver venir algunas situaciones de “lucha” muy típicas y habituales cuando te has convertido en mamá. Estas son mis “luchas” actuales:

Incremento de preocupaciones

Tener un bebé es maravilloso, dos ni os cuento, pero desde que los tienes por primera vez en tus brazos no puedes parar de pensar un segundo si estarán bien, si serán felices, si crecen o no … ni que contar cuando no comen correctamente o no “cagan”… que decir cuando se ponen malos … y esa primera visita a urgencias donde llegas descompuesta de dolor pensando que a tu pequeño le pasa algo “gravísimo” y es una simple infección sin importancia … tu vida se convierte en una intensa y emocionante “guardia de 24 x 7”.

depositphotos_4748447_m

Vencer al cansancio

Y yo que pensaba que después de ser la tía más juerguista de la galaxia, aguantar una semana de fiestas sin despeinarme, de pensar que nada es inigualable al cansancio de no dormir y tener una resaca de 3 pares de narices … la maternidad múltiple me ha puesto en mi sitio totalmente.

shutterstock_183885596-1728x800_c

Y es que dar 2 biberones cada 3 horas, más esas noches que lloran y lloran y no sabes que pasa, esas tardes en las que no se entretienen con nada, las carreras por el parque … y un sinfín de situaciones maratonianas que te dejan para el arrastre, la “lucha” por mantenerte en pie y no perder el control de tu cabeza es absolutamente encarnizada.

¿Insegura? … ¿yo?

No se que tiene convertirse en mamá, pero de la noche a la mañana te llenas de miedos y te empiezas a cuestionar todo sobre ti misma y tus capacidades para afrontar esta nueva etapa:

  • Si serás buena madre …
  • Si podrás con mellizos …
  • Si tus hijos estarán bien …
  • Si la gente y tu pareja pensarán si lo estás haciendo bien o mal …
  • Si podrás con la casa …
  • Si podrás con el trabajo …
  • Si tu aspecto físico tras el parto no ha sido un completo desastre …

En definitiva te preguntas, ¿sigo siendo la misma? …

93a44eefc892fdcf04a428fe066f052a

Y tengo que decir, que para mi esta parte, ha sido una de las más complicadas porque suelo ser bastante “fustigadora” y “autoflageladora” conmigo misma.

Así que no me ha quedado más remedio que aprender a pasar un poco de todo y quererme bastante más.

Barra libre de discusiones

Que bonito es convertirse en padres y a la vez que poco romántico, al menos en nuestro caso.

Cansancio acumulado, relaciones sexuales que nunca llegan, disparidad de criterios sobre decisiones domésticas y de crianza, planes sin consenso … ¡¡tu relación de pareja se convierte en una olla expres!!

Así que aquí tenemos una nueva faceta luchadora, la de no volverse loco, la de entenderse como sea y la de muchas veces respirar antes de hablar.

Así que de vez en cuando toca separarse de los mellis por unas horas, liberar la cabeza y mimarse un poco, vamos, “sacarle la presión a la olla”.

olla-presion-expres-rapida-2-xl-668x400x80xx

Comentarios inoportunos: Parte II

Ah, ¿que creías que después de haberte quedado embarazada la gente dejaría de opinar sobre tu vida? Permíteme soltar una sonrisa irónica …

Los niños son un caldo de cultivo extraordinario para que los cotillas y gente imprudente en general se “ceben de lo lindo” criticando absolutamente todo: si es pequeño o grande, si es feo o guapo, si come o no, si le das el pecho o que carajo le das, si duerme, si le coges en brazos, si mastica o no, si sabes cuidar de un bebe o no …

cotillas9

Los comentarios sobre si iba a tener niños o no me dolían, pero reconozco que cualquier comentario sobre mis hijos me hace a veces saltar a la yugular. Tonterías las justas …

Funambulismo con tu carrera profesional

Y es que tirar “pa´lante” cuando tienes un puesto de cierta responsabilidad después de ser mamá a veces se complica hasta la extenuación: tienes que demostrar más que los demás cuando te incorporas de la baja maternal, volver a buscar tu espacio, tener que hacer malabares para no salir a las “tantas” todos los días y te quede tiempo suficiente para estar con tus hijos, que la gente entienda que tu puedas ser “eficiente” y salir a una hora razonable cumpliendo como la que más …

funam

Así que a luchar y a demostrar todos los días que la paternidad y maternidad son compatibles con una fructífera carrera profesional.

¡Superwoman al ataque!

No se como, pero a veces hay que llegar a todo. A trabajar, a ocuparse de casa y niños, a tener la compra al día, a cocinar para comer sano y rico, a gestionar obras en casa … vamos que a veces creo que tengo más funciones que una navaja.

multifuncion-navaja-ejercito-suizo-182962766_1

Así que otras dos luchas más al catálogo de frentes abiertos: la de llegar a todo y la de pedir auxilio cuando no puedo más.

La familia …

Ayyyyy que complicadita es a veces de gestionar y cuando tienes peques más: meterse en tu vida, querer ver a los peques a deshora, intentar imponer su criterio … madres y suegras se llevan la palma.

Por tanto mano izquierda y derecha según aplique. “Cada uno en su casa y Dios en la de todos”

fotonoticia_20160116131327_1280

Y todo esto sin mencionar otros problemas de índole personal que a veces de cruzan por el camino junto con todas estas “luchas”. No se puede bajar nunca la guardia, aunque haya días que tema ser engullida de un bocado por este mundo de locos. Justo cuando creo que voy a caer en el agujero negro, supongo que esa fuerza mágica de la maternidad, me saca victoriosa de cualquier pozo.

Así que tened los escudos a mano, tomad vitaminas para incrementar la paciencia … por que la vida es una lucha constante, pero también es absolutamente maravillosa. Y recordad que si no estuviéramos siempre alerta y afrontando retos la vida sería tremendamente aburrida.

¡A por todas!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Nunca seré mamá …

Cita Posted on Actualizado enn

Cuantas veces se me habrá pasado esta afirmación por la cabeza … cuantas veces traté de sacarla de mi mente pero no puede … cuantas veces lloré pensando en ello …

Desgraciadamente no soy la única a la que se le ha pasado esto alguna vez por la cabeza ya que suele ser una frase bastante recurrente cuando el bebé no llega.

Hoy me ha dado por escribir sobre esto derivado de una anécdota que me pasó este fin de semana. Volví a recordar la famosa expresión: “Nunca seré mamá …” pero esta vez sin penas, sin lloros … sino con una amplia ¡carcajada!

Os explico porque …

Hará unos 3 años y pico quedamos un sábado a comer con unos buenos amigos. En esa época la lucha por nuestro bebé ya había comenzado y de hecho ya estaba sufriendo en mis carnes como tras pasar por la operación del mioma, no se había notando ningún cambio en nuestra probabilidades de embarazo. La visita a reproducción asistida cada vez estaba más cerca …

Los amigos con los que compartíamos comida tenían por aquel entonces un pequeño de 3 años que nació también tras muchos años de espera debido a una endometriosis bastante severa en la que mi amiga perdió uno de los ovarios. Este embarazo fue los 3 primeros meses gemelar, pero solo el pequeño J llegó al final para colmar a sus papas de alegría y felicidad.

Una vez finalizada la comida dejamos a los chicos hablando y nosotras nos fuimos con el pequeño J a un parque que había enfrente del restaurante.

Recuerdo que era un día gris, bastante oscuro y el parque estaba vacío … menos mal …

2009_11_24_img_0036

Nos sentamos mirando al pequeño y empezamos a hablar, la conversación se fue directamente al tema niños: – Y bueno, Ana  ¿que tal lo lleváis?, ¿estáis intentándolo?. -Si, conteste yo sin muchas ganas. Le comenté también mis sospechas, que sentía que algo no iba bien y que no me quedaría embarazada. – Nunca seré mamá, le dije y acto seguido se me cayeron las lágrimas.

Y siguiendo con la jornada de lamentos, mi amiga me dijo: – puff … te entiendo. Mira lo que nos costó tener a J y ahora nunca le podremos dar un hermanito. Ya con mi edad y la endometriosis … hasta aquí hemos llegado. Y a ella también se le empezaron a caer las lágrimas …

Y ahí nos quedamos un rato, pensativas, tristes … mirando como el pequeño J subía y bajaba feliz un tobogán …

Y pasó el tiempo … a veces despacio … a veces más rápido …

rebobinar_318-1552

Y de repente llegamos al momento actual, a este pasado fin de semana. A una mañana soleada de sábado donde 2 parejas de papás cuidan y juegan con 2 hijos por cada pareja en un parque. Los niños tienen 6 y 2,5 años por un lado y por otro son mellizos de 1 año y 3 meses.

Si, como os podéis imaginar somos nosotros, nuestros amigos y los hijos de ambas parejas.

No pude evitar recordar con mi amiga aquel día en el parque del restaurante. Las dos rompimos a reír.

Increíble pero cierto, ahí estaba su segundo hijo, el hermanito para J, y ahí estaban mis mellis conviertiendome en mamá por partida doble, lo que jamás pensé que llegaría a ser.

A los pocos meses del encuentro del restaurante y contra todo pronóstico mi amiga salió embarazada como por arte de birlibirloque. Con la toalla ya tirada en el suelo, sin ya buscarlo y sin esperarlo llegó la sorpresa de sus vidas. El pequeño Jj venía de camino. Tras un embarazo de libro este grandullón llegó al mundo con 3.600 gr en la semana 38 de embarazo, un caluroso día de agosto.

Nunca olvidaré ese nacimiento. Cuando fui a ver al pequeño al hospital me acababan de hacer la punción de mi primera ICSI. En ese momento pensaba en la alegría de nuestros amigos, de como la vida les había traído un estupendo regalo y a mi me seguía dando palos … y nunca sería mamá

Y me siguió dando palos unos meses más … nada más y nada menos que 9 meses más … los que transcurrieron hasta que mi segunda ICSI arrojó un inesperado positivo al cuadrado. El resto de la historia ya la conocéis …

Tenía muchas ganas de contaros esta historia, estas sensaciones, lo que hace el paso del tiempo, la paciencia y el seguir adelante cueste lo que cueste. Y que muchas veces aunque pensemos que todo va de mal en peor, que nunca llegará … va la vida y lo pone todo en su sitio.

Ahora más que nunca decir … Todo pasa, todo llega … ¡Serás mamá!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »