Niños

Criando a Contrarreloj

Cita Posted on Actualizado enn

Tic, tac, tic, tac … toda la vida escuchando el maldito sonido del reloj “social” …

noooo

Y cuando ya has conseguido pasar página de esto, que en mi caso me ha costado un “huevo” porque no me he casado y me ha costado otro “huevo” tener familia, empieza la carrera de la crianza de los hijos.

Si, lo llamo carrera, porque si no, no entiendo el afán de la gente por meter prisa en cubrir etapas con los hijos. Deben de dar dinero al llegar a la meta entre los 10 primeros, o yo que se, pero hay días que esto se convierte en un auténtico calvario. 

Esto además es “barra libre”, aquí el que llega espeta lo primero que le sale por su “privilegiado cerebro” y se queda tan pichi.

Y de repente, llega el día que recibes a tus pequeños y se disparan los consejos no solicitados, pero sobre todo las preguntas de ¿pero todavía no …? Preparados, listos, ya … ¡comienza la carrera!

previsto

¿Como hemos sobrellevado estas cuestiones?

A veces con guasa, otras con un cabreo monumental … para que engañaros.

Nuestro primer “todavía no”: Pero, ¿aún les llevas en el capazo?

¿Con 3 meses les paso a la silla de paseo? – ah, es que yo pensaba que eran más mayores. – pues no piense, señora, no piense, que no se lo hemos pedido.

Pero, ¿no están ya con los cereales y la papilla de frutas?

Pues “mire usté” va a ser que no. Según la OMS se aconseja comenzar la alimentación complementaria en torno a los 6 meses. Mis hijos no tienen problemas de peso, ¿porque narices tengo que adelantarla a los 4 meses? – pues los míos empezaron a los 4. – pues los tuyos son tuyos, los míos míos. Mio significa yo decido. Tuyo, tú sabrás.

Pero, ¿aun con teta?

Esta preguntita “tan simpática” en nuestro caso nos la hemos saltado, ya que como sabéis tuvimos una Lactancia Materna bastante corta, pero es otra cuestión recurrente y de muy mal gusto para las madres.

¿No duermen ya solitos?

En nuestro caso, los mellis se fueron a su habitación con 6 meses, pero siempre que hemos podido les hemos tenido con nosotros en nuestra cama. No entiendo las implicaciones que puede tener sacarles antes o después. Conozco niños que salieron de la habitación de sus padres con 6 meses otros con 2 años y no veo que unos sean más independientes que otros.

Pero, ¿todavía no mastican?

Otra tortura china. A los 6 meses tenían que masticar ya por el artículo 33. Con 7 meses algunas “personas”, esos familiares tan majos que saben más que nadie, no hacían más que meterles en la boca pan y galletas a ver si masticaban. Les tenemos que agradecer su obsesión por hacerles masticar y habernos llevado algún susto innecesario.

Los mellis empezaron a masticar a los 12 meses, cuando por si solos empezaron a interesarse por nuestra comida, sin traumas ni prisas.

¿No gatean?

Cuando prácticamente estábamos consiguiendo que se sentasen sin apoyo, empezamos con que porque los mellis no gateaban. Tardaron en hacerlo un mes más, e incluso Nico hasta los 9 meses no gateó ordenadamente, es decir, mano rodilla contraria y así sucesivamente. Sin embargo, anduvo un poco antes que su hermano.

¿Pero no andan?

Esta si que fue para nota, lo que hemos tenido que oír en este sentido. A partir de los 9 meses era una constante: – ¿pero no se incorporan solos?.- pufff, estos niños van super lentos, – que torpes están, – vas tarde ya con ellos etc … verídico, os prometo que no he exagerado una coma.

Al final con 11 meses empezaron a dar sus primeros pasos. Nico anduvo con 13 meses y Guille, que iba con algo más de miedo, 15 días después.

¿Tiene alguna implicación sobre el éxito de una persona andar a los 9 meses o a los 15 meses? la respuesta es absolutamente NINGUNA.

¿No duermen ya en la cama?

No acabábamos de estrenar la cuna, cuando algunos empezaron con el tema de que si la cuna era tal o pascual que mejor la cama.

Más cosas sin sentido, repito la pregunta, ¿que implicaciones tiene duerman en cama o cuna antes o después, si su tamaño y preferencias aun lo permiten? NINGUNA.

Los mellis desde los 24 meses duermen en cama o cuna indistintamente cuando toca. No he apreciado estén más sanos o guapos el día que duermen en un sitio u otro.

¿Aun con tete?

Este tema junto el de los “andares” es el que más de cabeza nos ha traído y es que ha sido horrible el acoso del chupete, pero acoso con todas las letras.

Era salir a la calle cuando aun eran pequeños y todo el mundo encima del chupete y lo pero, gente metiéndoles la mano en la boca para sacárselo.

Hace unos meses escribía este post: Las acosadoras de chupetes porque sin duda ha sido una de las experiencias que más cabreo me ha producido. AL final, Guille con 24 meses lo dejó. Con Nico nos costó unos meses más, pero ya están retirados, para alivio mío y “regocijo” de la sociedad.

Pero, ¿todavía con biberón?

Y dale con el biberón y el mundo tetina en general. Pues miren hasta que los mellis no aprendieron a beber en vaso y a comerse las galletas como Dios manda, nos seguimos apoyando en el bibe para finalizar la cena. A los 24 meses los guardamos en el armario y fin, ¿algún problema?, no, NINGUNO.

Pero, ¿aun les llevas en la silla?

Es que les vas a hacer super vagos …

¡Toma yaaaaaaa! Pues cuando toca si. Por si alguien no se había fijado tengo mellizos, de los que encima están en una edad donde cumplir órdenes no lo llevan del todo bien. ¿Que hago, me expongo a llevarles yo sola andando por la calle para que cada uno salga por un lado y les atropelle un coche? Pues no señores míos. Mientras esté sola y los peques no entiendan los que es la acera  la calzada, habrá trayectos que los haré en silla.

¿No saludan y dan besitos?

Hija, pero que niños más antipáticos tienes.

Así me lo soltó en la cara una señora que tras hacer llorar a mis hijos, con su absurda insistencia en ser saludada y besada, los mellis se negaron en rotundo y salieron corriendo. Sin comentarios, estas situaciones son absurdas de por si.

Hablan poquito, ¿no?

Con 18 meses, ¿que quieres?, ¿un discurso?. – No mujer, es que el de fulanita con 12 meses ya lo hablaba todo.

Me alucina cuando la gente dice eso, que pasa, ¿que los niños hablan de la noche a la mañana? Digo yo que empezaría diciendo papá y mamá, luego agua … luego usando pronombres … luego haciendo frases …  A veces confundimos el empezar a hablar con el ser completamente entendible y todo parece que es más rápido de lo que fue en realidad.

Por otro lado, hay niños más comunicativos y otros que hablan menos y no por ello “no saben hablar”.

¿Todavía con pañal?

Este ha sido el tema estrella del año, el pañal. Y dale con las prisas del pañal. Ya dedicaré un post a esto porque tiene miga.

En resumen, lo hemos hecho cuando los mellis lo han visto claro, no cuando nadie nos ha dicho que debíamos hacerlo. La diferencia, pues que probablemente hayamos limpiado pises y cacas de menos y no hayamos estado hasta la extenuación preguntando: -¿Tienes pis?, ¿y caca?

Así que con este cúmulo de situaciones, me he puesto a analizar realmente que hay de cierto en todos estos comentarios y opiniones y como de lejos estamos de la NORMALIDAD OBJETIVA Y CIENTÍFICA.

A continuación, tabla comparativa:

  • Edad Social: he denominado así a la edad a partir de la cual, la gente empezó a preguntar y a insistir sobre estas “temáticas”
  • Edad Real Mellis: edad aproximada en la que los mellis cubrieron esa etapa
  • Edad Recomendada: edad orientativa, en la que los especialistas toman como NORMAL el desempeño de un niño. Como veis en muchos casos, ni si quiera la hay.

TABLA

Por tanto, según la tabla anterior tenemos dos lecturas:

  • La que quiere imponer la sociedad
  • La normal que establecen los especialistas en salud y educación infantil

Como podemos ver, la que nos viene impuesta por la sociedad y las comparaciones entre niños genera un GAP bastante grande en lo que a veces es la realidad normal del desarrollo de un niño.

Radial

Así que aplicando estas métricas digamos que mis mellis tiene un GAP Social de … Tachaaaaaaan … 6 meses por encima de lo que la gente tiende a opinar.

gap

Si nos vamos a la otra lectura, la de los especialistas en salud y educación infantil, el desarrollo de los mellis es perfectamente normal y acorde a su edad. Ni por encima, ni por debajo, es decir, NORMAL, lo cual me llena de orgullo y satisfacción. No tengo ganas de tener ningún prodigio en casa, sino niños NORMALES, que hagan cosas NORMALES y tengan una vida NORMAL, como la del resto de sus semejantes. Si algún día destacan en algo que sea gracias a su esfuerzo e ilusión.

El problema muchas veces, es que tenemos que convivir demasiado con la primera visión la cual genera frustración a los padres y estrés por querer que los peques quemen etapas cuando aun no les corresponde.

Es además irónico que mientras más insisten los pediatras en que: CADA NIÑO TIENE SUS TIEMPOS, la sociedad en general cada vez es más limitante y competitiva en cuanto a plazos.

¿Que hacer ante las opiniones de la gente?

  • No te fíes nunca de lo que te diga la gente, ante la más mínima duda acude siempre a un especialista, ellos te sabrán asesorar e indicar que es lo normal y lo que no y que acciones emprender en cada caso
  • Se que es imposible pasar de esos comentarios, pero los papás debemos de tener más confianza en nuestras decisiones y modelos de crianza por los que hemos optado con nuestros peques. Nos podemos equivocar, pero son nuestras equivocaciones y a veces son también necesarias para crecer como padres.

Correr no implica que el camino escogido sea el mejor. ¡Mucha suerte!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Quien tiene un pueblo …¡tiene un tesoro!

Cita Posted on Actualizado enn

Y en ello andamos ya, planificando en junio un fin de semana largo al pueblo, y es que nos apetece un montón disfrutar de un poco de campo, paz y como no, de la inestimable ayuda de los abuelos como parte importante del descanso.

Mi pueblo está en León, a unos 15 Km de la capital, más que mi pueblo es el de mi padre, lo que nos permite hacer vida rural pero estar conectados al mundo en el momento que necesitamos algo de la ciudad … ir al super, médicos y como no, las estupendas cañas y tapas de la ciudad de León. Si no lo conocéis, ¡un paraíso gastronómico en toda regla!

represadelcondado-4

Volviendo al tema, el pueblo en cuestión son 20 casas contadas, con un censo irrisorio, pero es curioso que tanto en verano como en invierno siempre te encuentras a alguien por la calle con quien echar “una parlada”.

Mis sentimientos respecto a “ir al pueblo” han tenido sus altos y sus bajos a lo largo de mi vida:

  • Mi infancia: muy feliz, rodeada de campo, animales y una panda de chicos con los que correr mil aventuras y hacer diabluras. En esa época ¡el pueblo molaba!
  • Mi adolescencia: teniendo en cuenta que nací y me crié en Valladolid y que la gente de mi edad dejó de ir al pueblo, cada vez que mis padres me llevaban a la fuerza un fin de semana si y otro también, el tema pueblo se convirtió en uno de los temas estrella de discusión y llanto con mis padres. 4 años se alargó está situación, desde los 14 a los 18 que fue cuando con mi mayoría de edad y bajo el discurso de: – ahora ya respondes tu solita ante la ley, me empezaron a dejar sola los fines de semana. Y no hubo problemas, durante esos 4 años, mi padre se encargó de que me quedara muy “clarito” de que no me sobrepasase ni media sola en casa porque si no estaría de vuelta bajo su “ala” de por vida …
  • Mi juventud: con mucha más independencia para ir y volver, no fui mucho por el pueblo, pero reconozco que siempre me ha gustado ir a la fiesta … en esta etapa sufrí otra “crisis rural”, ya que la casa del pueblo empezó a estar en un estado bastante decadente. No era nada confortable estar allí. Discusiones con mi abuela ante una posible reforma, mi padre ya no sabía que hacer con la situación …
  • Mi maternidad: esta es la época actual. Al final hubo reforma y de las gordas. Aplicándose el artículo 33, la abuela tuvo que claudicar con la reforma y la casa se hizo prácticamente nueva. Reconozco que he tenido un re-enamoramiento con este tema con la llegada de los mellis y disfruto mucho viéndoles correr por el campo, alucinando con los animales, tractores y sobre todo percibir esa sensación de libertad y desconexión.

Así que con este plan, hemos desplazado en múltiples ocasiones la posibilidad de irnos a la playa en otras épocas del año que no sea verano y nos vamos al pueblo a pasar esos días.

Nuestra vida rural

Muy fácil y muy sencilla … disfrutar, disfrutar y disfrutar. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos es descubrir cosas junto con los mellis.

Siempre me ha dado mucha pena pensar que mis hijos no disfrutasen del pueblo como yo lo hice en mi niñez, cómo desde pequeñita conviví con el mundo agrario y ganadero en primera persona y la cantidad de recuerdos increíbles que tengo de esa época: ordeñar vacas, ver nacer todo tipo de animales, saltar entre las alpacas, montar en tractor etc ..

La verdad es que me alegra, que aunque la situación actual es algo diferente a la que yo viví, ellos están teniendo la oportunidad de vivir muchas cosas también de primera mano.

Tractores y maquinaria en general

Sin duda este es uno de los temas estrella, aprovechar el pueblo para ver un montón de “aparatos raros motorizados” y por su puesto no bajarse de ellos.

tractores

Que decir del tractor. Les alucina subirse a él. Luego el problema es bajar. Tanto les alucina subir al tractor que luego tenemos que sufrir auténticos dramas para bajarlos. Visto su gusto por los tractores, mis tíos decidieron regalarles uno para que paseasen por Madrid.

600

Otra de las grandes atracciones de ir al pueblo, es montar en el S600 del abuelo. Este coche era el que tenía mi madre cuando éramos muy pequeños. Si este coche hablase… tropecientos niños viajando en él a ferias, cumpleaños, piscinas etc …

Mi padre nunca quiso deshacerse de él y tras muchos años encerrado en un garaje decidió rehabilitarlo. Y ahí está en el pueblo para disfrute de mi padre y los mellis.

Pero lo que ya es un espectáculo, es subir en la cortadora de césped. Aprovecho aquí para “felicitar” a mi tío y primo por sus creativas y elocuentes “ideas” para divertir a los mellis … Está claro porque a los de León, les llaman cazurros (jajaja)

Visitas a los animales

Aunque ya no existen, ni por asomo, el volumen de cabezas de ganado que había cuando era pequeña, aun hay vecinos que se dedican a la ganadería. Ya aunque pocos, en el pueblo tenemos de todo: vacas, caballos, cerdos, ovejas, gallinas, conejos, burros … hasta jabalí, zorro y corzo si te descuidas.

Animales

Y que deciros, a los mellis les encanta ir a ver a los “bichos”. De hecho tenemos que tener muchísimo cuidado porque no les tienen miedo y no tienen ningún problema en acercarse aunque le animal sea 20 veces más grande que ellos.

Hace poco vivimos una anécdota muy curiosa con Nico, porque le enseñamos el ponedero de huevos de las gallinas y cómo íbamos a coger un huevo y lo íbamos a hacer para cenar. Tanto le gustó la experiencia, que a cada momento quería ir a ver a las gallinas a ver si habían puesto más y vamos, que no le dio ningún apuro meterse en el corral y empezar a correr detrás de ellas diciendo: -pitas, pitas, pitas …

Otro de los bichos que es de visita obligada es “ir a ver al pez”, como dicen ellos. En medio del pueblo hay con caño con agua que tiene 2 pilones. Los vecinos, para hacerlo “más atractivo” meten peces allí. A mis hijos les chifla ir a ver a esos peces y como no, a meter las manazas en el pilón para cogerlos sea invierno o verano.

Pez

Libertad, divino tesoro

Otro de los aspectos más interesantes de la vida rural, es por supuesto, la libertad que supone estar allí, alejados de los ruidos y peligros de la ciudad y del día a día. Poder pasear, hacer rutas por el monte, sacar las bicis etc … es impagable.

Libres

Además, como estamos todo el día para arriba y para abajo, eso contribuye a que los mellis caigan por la noche absolutamente rendidos. ¡Fiesta!

Momentos en pareja

Y como están los abuelos y los mellis duermen genial, León es una capital perfecta para salir a dar una vuelta y tomarse unas “tapinas”. Así que Papa al Cuadrado y yo aprovechamos la mayoría de los días para darnos un buen “garbeo” y disfrutar del poquito tiempo que tenemos para estar solos. Aunque que deciros, la mayoría de nuestras conversaciones y recuerdos van dedicados a los mellis.

leon

Y así son nuestros días en el pueblo, divertidos y a la vez tranquilos. No puedo decir más que estoy deseando volver.

La ciudades tienen muchos estímulos, actividades, distracciones … pero nunca os olvidéis del mundo rural. Un mundo sencillo que sin duda despertará la vena más exploradora de vuestros peques y como no, les enseñará a entender muchas cosas que las ciudades jamás podrán explicar.

¡Que vivan los pueblos!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Operación “Concilia como puedas”

Cita Posted on Actualizado enn

Desde que he sido mamá, como es obvio, es cuando más he empezado a notar lo mal que está el tema de la conciliación en España. Sabía que el tema no andaba bien, se oye que se están haciendo cosas, pero la realidad es que aun vamos bastante mal.

Antes de ser papás ya teníamos problemas con la conciliación. Demasiados viajes, demasiado trabajo a horas intempestivas … pero claro, cuando no hay niños de por medio, y aunque la pareja se resiente un montón, digamos, no es tan grave.

En mi caso afortunadamente, tengo un trabajo que me permite flexibilidad a la hora de trabajar por lo que haciendo a veces piruetas, al final consigo la mayoría de los días pasar la tarde con los mellis sin demasiadas interrupciones aunque la mayoría de las noches mi portátil se convierte en mi compañero de alcoba …

trabajo

Tras años en el mercado laboral y basándome en lo que veo todos los días en diferentes empresas, creo, estos son los principales problemas a los que nos enfrentamos a la hora de conciliar:

1. Nos falta auto-gestión

Y lo primero que voy a decir, no es echar la culpa a las empresas sino echarnosla a nosotros mismos. Muchos españoles están tan acostumbrados a tener un horario de entrada y salida que cuando les das flexibilidad horaria se vuelve en su contra. Y esto me ha pasado y me pasa actualmente. Afortunadamente en las empresas en las que vengo trabajando estos años, la flexibilidad horaria y el teletrabajo son situaciones “normales” en cuanto al entorno de trabajo se refiere.

Pues bien, he recibido algunas quejas de personas de mi equipo que me dicen: -jo, Ana es que salgo todos los días a las 20:00 o 21:00 de la oficina, no tengo vida. Muy bien, analicemos tu jornada laboral. Aprovechas la flexibilidad horaria para entrar a las 9:30 de la mañana. Entre que saludas y te echas un café y un pitillo no te sientas hasta las 10:00 horas. Te tomas un café de 30 minutos a media mañana. Te piras 1:30 o 2:00 horas a comer … y la culpa de que no tengas vida ¿la tengo yo?

Por tanto, una de las primeras cosas sobre las que tenemos que reflexionar es, ¿nos sabemos auto-gestionar? y este caso no es aislado, me ha pasado ya varias veces.

2. Teletrabajar no es “descansar” en casa

Se me ponen los pelos como escarpias cuando actualmente escucho a muchos directivos despotricar e ir absolutamente en contra del teletrabajo. Y es que hoy en día aun existe una desconfianza extrema sobre lo que hacen o dejan de hacer los empleados. Y lo peor, es que hay empleados que ponen a bajar de un burro y de “jetas” a los compañeros que hacen uso del teletrabajo. Si no sabéis trabajar desde casa a lo mejor es que tampoco lo sabéis hacer desde la oficina, ¿no?

No hace falta decir, que el teletrabajo permite mucha más eficiencia en el trabajo: te ahorras el desplazamiento, comes en menos tiempo, puesto que estas desde casa siempre le echas un “ratito” más cuando sea … y sobre todo genera satisfacción del empleado lo que redunda en una mayor productividad y fidelización con la Compañía.

Actualmente existen sistemas remotos que pueden controlar la productividad del empleado desde casa por muy intangible que sean sus actividades: a que hora de conecta y desconecta, que hace en medio de su jornada etc …

Si no hay más teletrabajo, es directamente, por que a muchas empresas no les da la real gana.

3. Culturas empresariales de la época de los dinosaurios

El infradimensionamiento de algunas empresas, sobre todo pequeñas y medianas empresas dirigidas por empresarios marrulleros que no tienen ni idea de gestionar un negocio y creen que ser eficiente es tener explotada a la gente con horarios y jornadas de trabajo interminables.

Oír casos de padres que no han podido ir ni si quiera a la fiesta del cole de sus hijos o al médico que no les den ese permiso o se hayan tenido que coger un día de vacaciones es espeluznante, truculento … como diría Iker Jiménez.

4. Ausencia de objetivos medibles y evidenciables

La mayoría de las empresas no saben poner objetivos. Si como lo oís, salvo en el mundo comercial que se suelen poner cifras de ventas y bla bla, en el resto de mundos la mayoría de las empresas no saben ponerte un objetivo concreto y medible para fijarte una meta durante un periodo concreto.

¿Eso a que nos lleva? A que es mejor como responsable encomendar tarea, tras tarea y vigilarte de cerca, a encomendarte un objetivo que no saben poner para que tú de forma autónoma lo lleves a cabo en un plazo concreto desde donde quieras. Como no lo saben establecer, como no lo saben medir, pues nada a trabajar a las faldas de tu jefe.

5. La maldita cultura del presencialismo

Muy ligado a lo anterior, y es que aun está la creencia de que en la oficina sentadito vas a trabajar más que en tu casa, por ejemplo. Y bueno que decir de esto, todos conocemos miles de historias del tío que se queda haciendo horas mientras compra en Amazon, o el que se queda haciendo el paripé hasta que se va el jefe … Lamentable …

julio

6. Hay muchos jefes y pocos líderes

Desgraciadamente todavía hay mucho apalancamiento de la cultura del pasado del jefe como una especie de fiscalizador, de ojo que todo lo ve, de jerarquía, de ser empleado y no colaborador …y esto no nos deja avanzar, porque precisamente este perfil de jefe entiende que tiene “una parcela de poder” y que la flexibilidad, que un empleado se pueda organizar, el que teletrabaje y no esté bajo sus faldas … es un absoluto atentando a su mando.

Un líder gestiona un equipo. Un jefe “manda”. Hoy en día necesitamos gestores, gente que sepa mover las fichas de la forma más eficiente posible, lo de aquí mando yo porqué si … debe tener ya los días contados.

tipos-de-jefe

7. La falta de planificación

NO NOS SABEMOS PLANIFICAR y esto es algo que por ejemplo me fríe la moral a diario. La gente que sin ninguna planificación pone reuniones cuando les da la realísima gana sin antelación. ¿que cuesta decir aunque sea 24 horas antes que va a ver reunión para que todo el mundo pueda organizar su vida?

La falta de planificación y de organización de algunos nos jode fastidia al resto. Pero lo curioso es que cuando no puedes ir a una reunión parece que la falta de disponibilidad la tienes tu, ¿como?, o sea, que un tipo es un puñetero desastre que encima arrastra al resto y la que no me organizo ¿soy yo? ¿ein?

¿Y que hay de las llamadas a las 20, 21 y 22 horas? ¿estamos locos o qué? ¿El día es demasiado corto para llamar? Volvemos una y otra vez a lo mismo, la mala gestión de algunos, su egoísmo y falta de criterio la pagamos el resto.

8. Proveedores y Clientes

Me encanta como hay empresas en este país que hablan de sus facilidades y métodos para conciliar con sus empleados propios y a cambio machacan a los proveedores.

Y es que eso de la “orientación al cliente” y “el cliente siempre tiene la razón”ha sido la excusa para que unos cuantos pierdan la cabeza y la cordura a la hora de exigir y solicitar trabajos a sus proveedores plasmando unos objetivos y planificaciones absolutamente irrealizables.

160816-desde-el-otro-lado-los-trabajadores-1

Señores de las empresas “cliente”:

Los proveedores también son personas, con familia y sentimientos. Sus egos, sus ganas de sodomizar y ser más que nadie … trátenlos en su casa o busquen ayuda especializada…

9. El mundo laboral sigue siendo machista

Que si, que si, que no nos andemos con medias tintas. Que por un lado empresarios y líderes hablan en público de lo importante que es la conciliación, las mujeres, las familias, los empleados y bla bla bla … y luego por detrás … ¡hachazo en la espalda!

Y no digo que no haya gente que piense así y que dirija sus empresas con mano firme en este sentido pero en los últimos años ya me ha tocado escuchar alguna conversación off the record de gente con galones en la escala ejecutiva que piensan que:

“- Contratar a una mujer al final es un follón. Yo si puedo, prefiero prescindir de ellas. Luego se quedan embarazadas y vienen las bajas y las sustituciones …”
Consejero de Multinacional de Tecnología. 50 años y padre de 2 hijos.
“- Cuando una empleada es madre ya no vuelve a ser la misma. Como les cambian las prioridades, llegan al trabajo y ya no trabajan como antes”
Director General de una Compañía de Outsourcing. 52 años, padre de 4 hijos.

Mejor me ahorro los comentarios sobre este tipo de afirmaciones. Con culturas como esta es IMPOSIBLE que nuestro país siga avanzando en temas de conciliación.

10. Remar juntas

… No ponernos más palos en las ruedas las unas a las otras. Porque el mundo sigue siendo machista, pero nosotras nos apoyamos muy poquito profesionalmente.

Recuerdo una frase de la peli “Show girls” (que mala es, por cierto) donde una decía:

“- Siempre hay alguien más joven y hambriento bajando la escalera detrás de ti” 

girls

Vamos, el caso es que a la que lo dijo que era la bailarina principal fue empujada por las escaleras por la aspirante …

En la vida real el empujón por las escaleras es en sentido figurado, pero duele más si cabe, como compañeras te hacen la vida imposible para no encontrarse desplazadas o intentar “trepar” a donde sea como sea.Y claro, una vez que eres mamá eres una presa fácil. Me encanta también como algunas “compañeras” siempre critican:

“-Es que las mamás siempre están con rollos… si el niño esta malo, si tiene médico, si tiene tutoría con la profe … ¡que morro!”

A ver, no por ser madre hay que ser una “jeta”. No por ser mujer y madre siempre somos las mismas las que necesitamos permisos. Efectivamente, a veces son necesarios esos permisos, pero en la mayoría de los casos se cumplen perfectamente con los objetivos. Si no se cumplen no es por ser mujer y madre es por que se le echa cara y punto … y mira por donde … mucha “caradura” no pide estos “permisos” nunca ya que tiene 8 horas todos los días para tocarse las narices …

Afortunadamente, yo siempre me he defendido con mi trabajo y al final la verdad siempre ha salido a la luz, pero las situaciones a las que a veces te hacen llegar estas pájaras son más que reprobables.

11. La mujeres queremos conciliar, ¿los hombres?

Afortunadamente cada vez más hombres quieren estar con su familia y dejar de terminar de trabajar a horas intempestivas, pero por lo menos a mi me da la sensación de que están más ausentes en esta lucha. No obstante es terrible, aun seguir encontrándose con hombres que les preguntas, ¿pero tu que haces aun trabajando? y la respuesta sea:

“– no jodas, ¿a esta hora a casa con los niños y mi mujer? Ni muerto, me quedo un ratito más …”
Director de Administración de una Multinacional Aseguradora. 48 años, padre de 2 hijos.

También está siendo para llorar, el ver como algunos papás que han decidido conciliar, tener horarios flexibles o reducciones de jornada se les ha despreciado, rechazado y hasta despedido. Me muero de vergüenza solo de escribirlo.

Os recomiendo este post donde un papá comenta como le despidieron tras solicitar una reducción de jornada: ASÍ ME DESPIDIERON POR PEDIR UNA REDUCCIÓN DE JORNADA

Creo habla por si solo de esta situación …

Y hasta aquí un resumen de como veo el patio … la verdad es que puede parecer una visión algo pesimista, pero os aseguro que con algún episodio de estos me encuentro todos los días, si no es en mis carnes en las de otro … pero si señores … así estamos …

A seguir luchando, a ver si pronto podemos escalar la montaña del absurdo y poner la bandera de la conciliación.

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Juegos para la hora del baño

Cita Posted on Actualizado enn

He recibido varios mensajes sobre que hacer con los peques a la hora del baño, así que os paso lo que nosotros hacemos en casa. Espero os guste y/o sirva.

No es que hagamos nada especial, pero la hora del baño es una rato de diversión asegurada, la mayoría de las veces, ya que a los mellis ¡les chifla el agua!

Les solemos bañar sobre las 20.00 horas, justo antes de cenar. Son los últimos juegos del día y además un ratito para que papá y mamá disfruten juntos de los mellis.

Hasta los 8 meses

Durante este periodo, no hicimos nada excepcional con los mellis, solo bañarles de uno en uno en la bañera Brevi Bagnotime y procurar que fuera un momento de relax previo a irse a su cuna a descansar.

Resultado de imagen de bagnotime

De los 8 a los 12 meses

En esta época, comenzamos a meter a los mellis juntos en la bañera ya que se sujetaban bastante bien sentados y no se resbalaban.

En este momento empezamos a disfrutar viéndoles a los dos interactuando en el baño (para lo bueno y lo malo) y empezamos a introducir algunos juguetes.

Estos eran Guille y Nico en aquellos primeros momentos de baño juntos:

bano

En cuanto a los juguetes, algo muy simple (no había tampoco mucho espacio como podéis ver) unos pocos juguetes de los que se llenan de agua y sueltan un chorrito, hay infinidad de ellos en el mercado:

71zx7s92bpzl-_sx425_

Para guardar estos juguetes, nos compramos una red que se adhiere a los azulejos del baño con unas ventosas y hay se pueden guardar y escurrir los juguetes:

36876_3

A partir de los 12 meses

Como podéis ver en la foto anterior, los mellis casi no cabían ya juntos en la bañera Brevi, por lo que no quedó más remedio que recogerla (con todo el dolor de mi corazón) y pasarles a la bañera grande.

imagen1

Cuando paséis a los peques a la bañera grande, lo más importante es comprar un buen antideslizante porque literalmente “vuelan”, se pegan unos resbalones (y si ya metéis encima a dos a la vez ni os cuento …) que hacen que el corazón te dé un vuelco detrás de otro.

Antideslizantes hay muchos, pero procurad comprar algo bastante tupido, ya que cualquier trocito sin antideslizante les puede mandar de culo o de cabeza al fondo de la bañera. Nosotros compramos unos vinilos en nicolasito.com:

vinilo

 

En cuanto a los juegos, seguimos con los muñecos que disparan agua, pero también introdujimos algún cubo de playa y nuestra querida regadera, si una regadera de juguete, no os podéis imaginar que triunfo y el juego que da.

Eso si, cuidado, mucho cuidado, porque un día descubrirán que además de llenarlos de agua y echárselo por encima, lo pueden arrojar fuera de la bañera … y ese día, la gracia de del cubito y de la regadera habrá tocado a su fin.

Es interesante, también, el día que aprender a manejar lo mandos de la bañera y la alcachofa. Jamás he visto caer tanto agua …ese día me bañé hasta yo …

Los juegos con los propios botes de champoo y gel, algunos botes vacíos de las cremas de mamá …

Un juguete que está triunfando en la bañera grande, se lo regalaron cuando nacieron unas amigas de mi madre cuando nacieron. Es un safari que al contacto con el agua, las figuras se adhieren a las paredes de la bañera y azulejos:

00156610102289____14__640x640

Este juego les encanta, ya que les molan un montón los animales y se entretienen un montón pegándoles por todas partes. Además así practicamos los nombres y los ruidos de algunos animales.

Es de la marca El Corte Inglés.

Cosas que no nos han funcionado

Que no nos haya funcionado a nosotros, no quiere decir que en otras casas haya sido todo lo contrario, pero soy de la opinión que hay juguetes súper chulos para el baño pero tal vez demasiado sofisticados y aparatosos para niños y padres. Esos juegos que ocupan media bañera, con circuitos de agua y un montón de muñecos.

glu-glu-acquapark

Estos juguetes a nosotros nos han planteado los siguiente:

  • Tenemos mellizos, por lo que si ocupamos la bañera con estos aparatos al final tenemos que sacar a los niños y bañarlos en el bidé
  • Al principio les llama la atención, pero a los dos minutos se cansan y se ponen de pié a enredar con otras cosas, por lo que al final estos juguetes se convierten en un obstáculo en la bañera, incluso peligroso
  • La tarea de recoger los juguetes tras el baño, al final se convierte en algo tedioso y siempre se queda algo por el medio

Baños y duchas con los papis

Sobre los 14 meses nos empezamos a duchar de vez en cuando con ellos y aunque al principio se les hizo súper raro eso de vernos en pelotas a los papis (digo yo que sería eso), a partir de este momento podrás compartir estos ratitos con ellos y hasta optimizar tu tiempo, si, si optimizar.

Hay días que vamos con prisa y adultos y peques nos tenemos que duchar, así que vamos todos de golpe y hacemos un 4 en 1. En 10 minutos, ¡todo el mundo a vestirse!

¡A disfrutar del baño!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Receta nº9: Sopa Minestrone

Cita Posted on

“En general estamos dejando de comer verduras, abogamos por otros tipos de comida, carnazas e hidratos, y hacemos demasiado uso de la comida precocinada”

Así rezan los últimos estudios, los cuales afirman nos estamos cargando nuestra dieta mediterránea y la obesidad va en crescendo siendo preocupante al ritmo que crece la obesidad infantil.

Así que debemos ponernos las pilas en este asunto y si no lo hacemos por nosotros, al menos por los peques de la casa.

Y eso estamos tratando de hacer con Guille y Nico, ofrecerles una dieta que contenga de tooooodooooo, variada y que no falte nada. Nos interesa se acostumbren a todo tipo de sabores y texturas y que el día de mañana sepan que sentarse a la mesa es uno de los grandes placeres de este planeta y que siempre hay que hacerlo con responsabilidad.

Esta semana, hemos probado a ofrecerles un nuevo plato para que se acostumbren a ir encontrando trozos de verdura en la comida sin que les dé “repelusillo”. Así que como las pasta les encanta y la sopa también, hemos pensado que la sopa minestrone podría ser un buen punto de partida.

20d0f708-f235-446c-88e9-5d51d470df9b-620x411

La sopa minestrone es una mezcla de sopa, con arroz o pasta y verduras que poniéndole un poco de cariño podemos obtener unos sabores y matices súper ricos. Animaros a probarla.

Tiempo de preparación

El tiempo de preparación es de unos 30 minutos en Thermomix.

Sin Thermomix, la duración de la receta es de aproximadamente 1h 30 minutos.

Ingredientes

  • 300 – 400 g verduras variadas, (zanahoria, judías, guisantes, acelgas, nabo, etc) Yo suelo comprar bandejas ya preparadas para sopa juliana, con la verdura picada. Suelen contener col, zanahoria y puerro y van genial para esta receta
  • 50 gr de cebolla
  • 1 diente ajo
  • 50 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 50 g bacon, en trozos pequeños (la receta original lo lleva, yo en casa procuro no meter grasas así que no lo pongo)
  • 1000 g agua
  • 1 pastilla de caldo de verdura
  • 1 cucharadita sal
  • 1 pellizco pimienta
  • arroz o pasta al gusto (un puñado por comensal más o menos, unos 50 gr, la receta suele ser para 4). Si vas a usar pasta, procura que esta sea pequeña.
  • 1 ramita perejil
  • 50 gr de mantequilla (No lo suelo poner, por no abusar de las grasas al igual que con el bacon)
  • 50 gr de queso parmesano rallado (si hecho un poquito, algunas ralladuras para decorar cada plato al servir)

Preparación

En Thermomix

  1. Si no habéis comprado las verduras troceadas, pon en el vaso las verduras variadas y trocéelas programando 5 segundos, velocidad 4. (Si te gusta la verdura en trozos más pequeños, programa unos segundos más a la misma velocidad). Retira del vaso y reserva.
  2. Pon en el vaso  la cebolla y el ajo. Programe 2 segundos, velocidad 5. Con la espátula, baja los restos de verduras de la tapa y del interior del vaso hacia las cuchillas.
  3. Añada el aceite y el bacon (si lo vas a usar, sino solo calienta el aceite) y programa 5 minutos, 100°, velocidad 1.
  4. Incorpore el agua, la pastilla de caldo de verdura y programa  8 minutos, 100°, velocidad 2.
  5. Añade las verduras reservadas, la sal, la pimienta y el arroz o pasta. Programa 15 minutos, 100°, giro a la izquierda, velocidad 1.
  6. Vierte en una sopera, añade el perejil, el queso y la mantequilla. Remueve  y sirve.

En la cazuela

  1. Cortar las verduras en juliana o dados.
  2. En una cazuela, echa un chorro de aceite de oliva, echa la cebolla y el ajo a fuego medio.
  3. En cuanto se dore la cebolla y el ajo, echa el resto de las verduras para que se sofrían hasta que estén blanditas.
  4. A continuación, echa el agua, el caldo de verduras, la sal y la pimienta al gusto. Deja cocer a fuego lento sobre una hora.
  5. Pasado ese tiempo, echa el arroz o la pasta y cocina otros 15 minutos, removiendo de vez en cuando.
  6. Vierte en una sopera, añade el perejil, el queso y la mantequilla. Remueve  y sirve.

Trucos que no te puedes perder

  • Suelo hacer esta sopa en la Thermomix pero solo hasta el punto 4 ya que luego suelo dejarla hecha y reservada en una cazuela para comer de una forma rápida durante la semana y cocinar poquito. Cuando nos la vamos a comer, echo el arroz o la pasta y el resto de condimentos, así no corro el riesgo de que el arroz o la pasta absorban todo el caldo y se reblandezcan al estar preparada de otro día. Queda tan fresca como recién hecha.

sopa

¡Buen provecho!

Post relacionados,

Leer el resto de esta entrada »

Pesadillas al Cuadrado: Bebés y Piscinas

Cita Posted on

Siempre escuchas lo peligrosas que son las piscinas con niños cerca, pero una cosa es escuchar y otra muy diferente es vivirlo. A mi me ha tocado vivirlo este verano y más que vivir, ha sido un sin vivir de sustos y preocupaciones.

El año pasado con 6 meses empezamos a meter a Guille y a Nico todos los días en la piscina de casa. Sin problemas, no andaban así que les cogíamos les metíamos en el agua con nosotros o con el flotador “swimtrainer” y a disfrutar. Juegos, ejercicios …En este post os hablaba el año pasado de nuestra experiencia piscinera: Del piscineo en soledad … al piscineo familiar!!

Este año ha sido muy diferente. Para empezar, hemos tenido que poner una valla en casa bloqueando el acceso a la piscina. Esto ya nos generó algún debate a Papá al Cuadrado y a mi sobre que tipo de valla poner. Al final decidimos poner una de celosía de madera igual que la que tenemos en otras partes de la casa.

imagen1

Es una piscina pequeñita, de hecho cariñosamente la llamamos “la charca”. Con la valla no queda un espacio tan diáfano como el de antes, pero por la seguridad de los peques se hace cualquier cosa.

Aun poniendo la valla no te puedes descuidar medio segundo, porque todos cometemos errores que a veces se pagan muy muy caros.

Llegó el primer gran susto del verano

Empezamos el verano bien, controlando a los mellis en la zona de piscina, y aunque en nuestra piscina les cubre enteros, les soltábamos por la zona de los escalones y jugaban por ellos, obviamente bajo nuestra atenta mirada y supervisión. Seguíamos con nuestros juegos y ejercicios, este año utilizando mucho el “churro” que les hacía mucha gracia.

A Guille le encanta estar en el agua, es un niño rana, disfruta cada segundo que pasa en ella sea en la piscina, en la bañera …

Tanto es así, que de repente un día le vemos que se nos lanza de cabeza a la piscina. Casi se nos para la respiración. Yo estaba dentro así que le saqué rápidamente. En cuanto salió se partía de risa y se volvió a lanzar una y otra vez.

Así que descubrimos que le encanta meter la cabeza dentro del agua. Y con todo el cuidado del mundo le hemos “permitido” este tipo de “buceo” con la ayuda de papá y mamá.

Como todo se pega, en breve Nico empezó a hacer lo mismo. Nos alegramos que les gusté tanto el agua pero no tenerla ningún respeto nos aterraba.

Y con mucho cuidado y mil ojos conseguimos estar en la piscina los cuatro.

Y diréis, pues ponles flotador, ¿no?. Eso me gustaría, pero no lo soportan, se lo quieren quitar constantemente, lloran y lloran. Aun así lo llevan a ratos, pero solo a ratos. Les compré unos salvavidas de niño, pero como aun no saben levantar la cabeza en el agua, si se caen al agua flotan, pero se dan la vuelta y flotan con la cabeza sumergida. En cuanto a los manguitos, más de lo mismo, aun no tienen estabilidad para mantenerse con ello.

Supongo que el año que viene los manguitos y el salvavidas ya podrán realizar su cometido y nos quitaremos algo de estrés.

 

El segundo gran susto del verano

Para poder acceder a la piscina hay 2 puertas. La primera, separa la zona de la casa de la de piscina y aleja a los mellis de la escalera de acceso. La segunda, es la de la valla de la piscina.

Pues no sabemos como, pero un día la primera quedó mal cerrada. En esa zona tenemos un porche donde juegan los mellis en verano. Un espacio cerrado, controlado y sin peligros.

Demasiado silencio, no escuchaba nada…estaba al lado haciendo otras cosas, me asomé corriendo y vi que la puerta estaba abierta. Empecé a gritar. Salí corriendo a la piscina. Y allí estaba Guille. Había bajado las escaleras y estaba tratando de abrir la puerta de la valla de la piscina. ¿Y si hubiéramos cerrado también mal esa puerta?

Me eché a llorar de los nervios, del susto, abracé a los dos con todas mis fuerzas … solo pensando en lo horrible que podría haber sido el desenlace.

Y a partir de aquí vinieron las pesadillas y las “comeduras de tarro” a todas horas. No podía dejar de comprobar las puertas de acceso a la piscina constantemente.

Sustos convertidos en pesadillas

Y así me tiré varios días teniendo terribles pesadillas por la noche, obsesionada con las piscinas.

Encima hablando con unos amigos sobre el tema, comentaron que además estas edades eran muy peligrosas porque si se caía un niño al agua no sabría flotar y se iría directamente para el fondo, razón por la cual algunos despistes de los adultos finalizan con el ahogamiento del niño.

Casi necesito un desfibrilador …

Pero bueno, con mucho respeto intentamos seguir disfrutando de nuestros momentos de piscina con los peques y sobre todo ir poco a poco intentado que comenzasen a flotar.

Otra casa con piscina

Pasamos las vacaciones en Cádiz y siempre que alquilamos una casa procuramos que tenga piscina ya que si tenemos temporal de levante podríamos aprovechar ese espacio en caso de no poder ir a la playa.

Y todo hay que decirlo, la piscina de este año era espectacular.

Con todo este lío, me dí cuenta que igual de espectacular era super peligrosa. Los dueños no tenían valla de seguridad y la piscina era bastante larga.

Ya me veía todas las vacaciones detrás de los mellis, sin poder dejarles ni a sol ni a sombra, angustiada y muerta de miedo. Intentamos hablar con los propietarios de la casa pero se negaban a poner nada. Nos planteamos hasta quedarnos sin casa.

Así que nos las tuvimos que ingeniar. Nada más y nada menos, que 12 metros de largo medía la zona que debíamos aislar de los mellis.

Estuvimos en Leroy Merlin, en Decathlon … mirando las posibles soluciones, vallas portátiles, redes … que además no ocupasen mucho espacio en el coche. Y nada, no vimos nada que pudiera ser robusto y no ocupase un montón de espacio.

En nuestro viaje a León, que esta gente de los pueblos sabe mucho, nos dieron la solución. Estacas de plástico de 1,5 metros + malla de plástico duro. Con 30€ arreglado.

imagen2

Y aunque es una “aberración” hacer semejante “chapu” en un entorno tan bonito, la seguridad de los mellis está por encima de todo.

Como funciona el invento:

  • Las estacas de plástico se clavan aproximadamente 30 cm en la tierra. Son muy finas, por lo que no dañan el cesped, pero a la vez robustas una vez clavadas se pueden arquear algo pero no vencer ni romper.
  • Se tira la malla de plástico entre las estacas y se ata bien con bridas de plástico de forma que no se pueda bajar la malla.
  • Se improvisa puerta, bien con algún obstáculo que no puedan mover los mellis, o bien haciendo una puerta con otra estaca de plástico y atando la malla a otra estaca para abrir o cerrar.

El invento recogido no ocupa más que una sombrilla mediana y comprobado, se monta y se desmonta rápidamente y los mellis no pudieron con ello aun teniendo en cuenta lo brutos que son.

Y aun así, les dejábamos pasar a la zona de piscina (con nosotros en el agua claro) y se volvían a tirar solos pero para nuestra sorpresa, ya flotan. De hecho Guille se mantiene algunos segundos en vertical moviendo las manos y los pies.

Otras experiencias acuáticas

Piscinas públicas o comunitarias

Durante el verano hemos tenido la oportunidad de estar también en alguna piscina pública o comunitaria. Y os diré, es donde mejor hemos estado. Por 2 razones:

  • Hay piscina de peques por lo que ellos han disfrutado de forma más autónoma de sus juegos con el agua y de estar con más niños
  • Hay más adultos, con lo cual siempre entre todos se está pendiente de todos los peques

El mar

Albergaba alguna esperanza en que mis hijos al ver agua en movimiento le tuvieran algún respeto al mar.

Nada, cero pelotero e incluso siendo revolcados por alguna pequeña ola, volvían una y otra mirándose a los pies alucinados preguntándose porque el agua venia y se iba.

No he conseguido extender una toalla en la playa este verano. Nada, ni dos minutos. Ha sido todo el tiempo carreras para aquí, para allá … y algún grito de vez en cuando.

Así que como siempre, conclusiones:

  • A matronatación todos. Aunque desde que nacieron hemos practicado mucho con ellos en verano, y claro que se nota la soltura que tienen en el agua (demasiada), hay que hacerlo alguna vez durante el año. Me muero de ganas por que aprendan a nadar, como dice mi madre: – es un seguro de vida. Se que aun les queda, pero seguiremos insistiendo en que floten cada vez más tiempo y mejor y por supuesto, que sigan disfrutando del agua como hasta ahora.
  • Ojo con las piscinas, sobre todo con las privadas. Aunque haya seguridad, vallas y todo lo que queráis, nunca, jamás os confiéis. ya habéis visto, un pequeño fallo humano puede acabar fatal.

Creo que este verano he vomitado mi propio corazón unas tres veces de media al día solo en sustos, pero he de decir que he disfrutado como una enana de los mellis ¡por tierra, mar y piscina!

¡Felices y seguros baños con vuestros peques!

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »

Un Arma Letal llamado “Cubo de Playa”

Cita Posted on Actualizado enn

Si lo sé, con niños nunca se sabe y la verdad que los mellis están en una edad en la que hasta un osito de peluche se puede convertir en un arma mortal para ellos.

Y eso ha sido lo que nos ha pasado este verano con un cubo de playa de lo más normal.

En mayo me dirigí a Toys´r´us a por unos cubos y palas de playa para mis hijos. Prefiero siempre hacerlo en tiendas y evitar el “chino” porque no me fío ni media de los plásticos que utiliza esta gente en sus “juguetes” y la tomadura de pelo que se traen con juguetes que no pasan ni el mínimo control de seguridad.

Entre todos los conjuntos de cubo y pala me quedé con este:

imagen1

Tiene reducidas dimensiones y pensé que sería más manejable para mis hijos.

Y desde mayo lo veníamos usando por parques y areneros sin tampoco mucha tralla.

Y llegamos a la playa y los primeros días ya nos llevamos un gran susto.

Para al Cuadrado estaba en la orilla jugando con los mellis a llenar de agua el cubo y a llevarla a un agujero que habíamos hecho en la arena a muy poca distancia.

En uno de esos paseos el pequeño Guille tropezó el cubo se dio la vuelta y nuestro peque cayó sobre la base del cubo golpeándose con la barbilla.

Cual fue nuestra sorpresa cuando se incorpora llorando y le vemos todo el cuello lleno de sangre. Rápidamente se acercó gente con botellas de agua para limpiarle y de este modo pudimos descubrir un corte en la barbilla que al principio tenía muy mala pinta pero finalmente pudimos ver que era superficial.

El susto fue inmenso…

cubo

Pero afortunadamente los niños son así de fuertes y a los pocos minutos estaba tranquilo y jugando de nuevo.

Nos deshicimos del cubo y justo en este momento advertimos que una de las palas se estaba rajando también. Compré 2 juegos de este conjunto para los mellis y como comprenderéis nos hemos tenido que deshacer de ellos.

Pero aquí no acaba la cosa. A los peques les compramos nuevos cubos y además encontramos otro cubito de playa en la casa que alquilamos que también nos permitimos la licencia de usar.

Pues como puede ser que se llene un cubo de arena y ¿pase esto? …

imagen1

En la base del cubo pone que el fabricante es ALBERO VILLAPLANA Y CIA S.L y os garantizo que todas las tiendas de Zahara venden sus cubos y la playa esta repleta de niños jugando con ellos.

¿Somos gafes?, ¿mis hijos son los bebés más brutos del mundo?, ¿mala suerte? …

Así que no subestiméis nunca la compra de un cubo de playa. Si os puedo dejar alguna recomendación:

  • Buscad cubos de plástico duro, es decir, que no se deformen enseguida con la presión de un dedo. Al igual las palas. Al final, ya habéis visto que el plástico “blandengue” con un uso de “ná y menos” en la playa cede.
  • A la mínima deformación, fisura o degración del material retirad el juguete de la circulación ya que en el momento menos pensado se podría romper y os aseguro que es un arma de lo más cortante.

Y os preguntaréis, ¿no lo has reclamado? Nada más pasar esto escribí a Toys ´r´ us este tweet:

imagen2

A lo que me respondieron:

imagen3

Y así ha quedado la cosa, ni más ni menos. Desconocemos si han hablado con el fabricante, desconocemos y por supuesto cuestionamos si el marcado CE de algunos productos está realmente garantizando su seguridad … pero de lo que si estoy segura es de que hemos tirado a la basura 10€, que es lo de menos, y nos hemos llevado un susto de muerte.

Nunca subestiméis el uso y seguridad de los juguetes, por muy muy inofensivos que parezcan …

Post relacionados:

Leer el resto de esta entrada »