Olla rápida

Receta 10: Rabo de Ternera

Cita Posted on Actualizado enn

Que si, que no hace falta ir a casa de mamá, la suegra o la abuela para comer un buen guiso tradicional. Que si, que hay recetas que asustan más de lo que realmente son … y os lo voy a demostrar en este post.

Me encanta el rabo de ternera guisado, ¡me flipa! Acompañado con unas patatitas fritas o con un puré de patata, me vuelvo loca solo de pensarlo. A los mellis les encanta, es jugoso, tierno …

Este guiso lo he comido siempre en casa de mi suegra, me parecía súper complicado hasta que mi suegra me dijo: – ¡que dices! si esto está chupado. Solo hay que cogerle el punto y ya está.

rabo

Aprovechando un día que vino a mi casa me enseñó y si, lo certifico ¡está tirado! y te marcas un guiso de estos con las visitas y quedas como un/a cocinillas de primera categoría.

¡Allá vamos!

Tiempo de preparación

Ya sabéis que soy pro Themomix y aunque esta receta existe para la máquina, sintiéndolo mucho creo el resultado no es óptimo y además los trozos de rabo no entran bien. Por lo general este tipo de guisos en casa siempre preferimos hacerlos en la olla.

Para que realmente sea una receta fácil y rápida yo lo hago en la olla rápida. ya sabéis que la receta tradicional son 3 o 4 horas al chup chup, pero esta hecha en olla rápida no tiene nada que envidiar.

Se tarda aproximadamente 1,5 en completar todos los pasos, teniendo en cuenta que unos 40 min – 1 hora es dejar la olla cociendo sola.

Ingredientes

  • 1000 gr de Rabo de Ternera. Procura que no sea muy grueso. Unos 3 dedos de grosor está bien para los trozos más grandes. Así se cocerá más rápido.
  • Harina
  • Chorro de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana
  • 1 zanahoria
  • Agua y Pastilla de caldo de ternera o caldo de ternera directamente
  • Una botella de 500 ml de vino tinto. Gastaros por lo menos unos 3€ en la botella y asegurad que sea un vino de cierta calidad.
  • Una lata pequeña de guisantes
  • Sal

La receta puede llevar también pimiento rojo. Mi suegra no se lo echa y a papá al cuadrado como no le hace mucha gracia, nosotros tampoco.

Preparación

  1. Cogemos los trozos de rabo, los secamos bien con papel de cocina para que no suelten “sangrecilla” y los pasamos por harina.
  2. Picamos la cebolla y la zanahoria. La zanahoria en rodajas y la cebolla picada normal
  3. Echamos un buen chorro de aceite en el fondo de la olla y metemos los trozos de rabo enharinados. Se trata de marcarlos a fuego medio – alto. En cuanto estén dorados los sacamos y los reservamos en una fuente con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.
  4. Procedemos a pochar las verduras. Si ha quedado demasiado aceite en la olla sacad la parte sobrante y quedaros solo con el necesario para pochar las verduras. El proceso de pochar las verduras se hace a fuego medio y son como unos 10 minutos.
  5. Una vez pochadas, echamos el rabo reservado y le damos unas vueltas todo junto.
  6. A continuación, cubre casi la mezcla con agua y la pastilla de caldo o directamente con caldo de ternera. Cocina unos 10 minutos a fuego medio hasta que se haya consumido al menos la mitad del agua y quede un líquido cremoso.
  7. A continuación, vierte el vino tino y echa sal al gusto. Cierra la olla y una vez que haya cogido presión ponlo a cocer. Dependiendo del grosor de los trozos y de la olla los tiempos van desde 40 minutos a 1 hora. Yo a veces para no arriesgar, lo pongo unos 35 minutos en la olla rápida y luego lo dejo cociendo otros 20 minutos sin presión, así lo controlo mejor y no corro el riesgo de que se cueza demasiado y se desmenuce.
  8. Una vez terminado, abre la olla y mira los trozos, si se separan con facilidad del hueso es que ya está listo. Sino, déjalo cocer algunos minutos más hasta que veas el efecto sobre el hueso. Si veis que la salsa queda algo liquida, mi suegra echa una cuchara de maicena y “asunto arreglado”
  9. Para finalizar, vuelca la lata de guisantes sobre la mezcla, remueve con cuidado y volilá, el rabo de ternera ¡está listo!

Trucos que no te puedes perder

  • Se suele servir acompañado de patatas fritas en dados o puré de patatas.
  • Hay quien una vez hecho el rabo, saca los trozos de rabo a una fuente y pasa la salsa por el chino o la Thermomix. Luego vuelca la salsa sobre los trozos. El resultado es muy fino y profesional, vamos ¡pa´nota!
  • También está la opción de deshilachar los trozos de rabo y meterlos en saquitos de pasta filo. Se atan con una rama de cebollino y van al horno. Luego se pinta el plato con la salsa triturada del guiso de rabo y es otra presentacion ¡¡espectacular!!

¡Buen provecho!

Post relacionados:

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos:

Mamá la Cuadrado te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario de comentarios, serán tratados por Mamá al Cuadrado como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

 Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.
Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wordpress.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamaalcuadradoblog@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: Protección de Datos Mamá al Cuadrado

 

Mi dura Relación con la Cocina

Cita Posted on Actualizado enn

Si, si, quien me iba a decir a mi, que después de haber sido un inmenso desastre en la cocina me iba a convertir en una cocinillas. Aunque creo me he referido mal a mi misma como “inmenso desastre” porque ni a eso llegaba ya que me producía un tremendo sarpullido solo el poner un pie en la cocina.

Mala comedora de pequeña, tragona profesional de mayor

Hasta que Papa al Cuadrado llegó a mi vida he comido fatal. De pequeña nunca tenía hambre y le hacia ascos a todo. Ahora de mayor he caído en la cuenta de que probablemente algunas recetas de mi casa eran absolutamente mejorables …

Cuando me vine a estudiar a Madrid y por tanto empecé a vivir sola, me alimentaba básicamente de comida prefabricada de congelador ya que para mi comer era algo que tenía que hacer por obligación para mantenerme en pie a lo que no le encontraba una pizca de disfrute.

Cuando Papa al Cuadrado y yo decidimos vivir juntos en mi casa, lo primero que hizo éste fue vaciar todo mi frigorífico y congelador y llenarlo de comida variada y fresca. Es un estupendo cocinero y gracias a el me empecé a dar cuenta que los purés de verdura molan, que las lentejas no muerden y que las cosas que llevan pimiento y cebolla no tienen porque ser vomitivas …

Descubrí por aquel entonces un mundo de luz y color que hasta entonces había estado en penumbra.

El mundo de luz y color trajo consigo un incremento de 4 kg en mi ser en tan solo 2 años de relación. Llamadlo felicidad pero así fue, tan grande les pareció a mis médicos, que en los reconocimientos médicos de empresa que me tocaban cada año pasé de anorexica a tía aparentemente súper saludable según los estándares provincianos de mi castilla querida … si cuando la abuela dice que estas guapa … malo …

Vamos a intentar que Ana cocine …

Y esta fue la primera pretensión de mi querido Papá al Cuadrado, intentar que yo aprendiese a cocinar, si cuando quiere es un cachondo de narices …

Él, que era un auténtico gourmet de la cocina se junta con un desastre con patas que no valora si el vino se sirve en copa o en vaso de plástico, si la comida se come a mano o con cubiertos …

Y allá por el año 2005 ahí estábamos Papá al Cuadrado y yo en la cocina de mi casa intentado hacer un puré de espinacas… a él le quedaba espectacular … el mío era directamente de la textura y color de la más profesional cera de depilación …

Y ahí me dio por imposible …

¡¡Y surgió un milagro!!

Corría el año 2012 y comiendo salmorejo en casa de unos amigos, plato que me alucina, pregunté como lo habían hecho. Mis amigos me comentaron que era una receta de Thermomix. Y yo dije: – anda, ¿ese cacharro vale para algo? Y me dijeron, si para mucho.

Mis amigos me comentaron que esa receta de salmorejo se hacia en tan solo 3 minutos y aluciné. Y yo, profunda devota del Sr. Salmorejo dije:- Si este cacharro en 3 minutos hace esto yo quiero uno.

Justo en esa época me iba a trabajar fuera de España 15 días y Papá al Cuadrado se encargó de que a mi vuelta el “cacharro” estuviera listo. Era su única oportunidad de que me pusiera a cocinar al menos “mecánicamente”.

Y aterricé en mi España querida después de un vuelo de 16 horas complicado, vi este cacharro en mi cocina, y yo que con la tecnología me llevo de miedo ahí que me lancé a por mi primer salmorejo.

Y como a la cuadriculada Mamá al Cuadrado le encantan la normas, procedimientos e instrucciones pues … voilá la primera receta de salmorejo salió perfecta a la primera sin problemas. Me entendí con ella en cuestión de segundos.

Después de esa receta llegaron muchas más. Me volví una fanática de las recetas de la Thermomix. Hice mis propias adaptaciones. Al cabo de unos meses, Papá al Cuadrado empezó a fliparlo … eso estaba bueno y algunas recetas competían hasta con las de mi suegra … je je je

De ahí salté a las cazuelas, a las ollas … a guisos complejos sin trampa ni cartón, ya no de daba miedo liarla en la cocina, la puñetera máquina me había dado la seguridad en mi misma que necesitaba en la cocina.

Mis pobres padres alucinaron el primer día que les hice una empanada y ni que contar el día que probaron un rabo de ternera guisado por mi …

Y lo mejor de todo, hicimos un Máster Chef empresarial y servidora pegó un repaso a toda la empresa que quien lo iba a decir hace 2 años … je je je

master

Recuperando puntos tradicionales

Y  no me importa reconocerlo, pero desde que Guille y Nico venían de camino me he esforzado muy mucho por recuperar esas viejas sensaciones de la cocina casera tradicional, esas que yo apenas tuve en mi casa y que probablemente condicionaran mi dieta y mi cultura culinaria, aunque a alguna feminista por ahí le salgan erupciones.

Quería y quiero por todos los medios que Guille y Nico guarden ese recuerdo de la cocina de su casa. He querido desde el principio que estén familiarizados con la cultura culinaria ya que considero es parte de la educación de los niños el que de una forma natural vean a sus mayores cocinar y comer.

Así que me lancé a la cocina, destroné a Papá al Cuadrado de los fogones hasta que conseguí un nivel digno de alabanza de familia, amigos y algún cocinero … aunque así entre nosotros … hay días que mete la pata, hasta el fondo …

Mis esenciales en la cocina

Con el percal que tengo en casa necesito agilidad en la cocina y en definitiva herramientas de calidad que me solucionen un poco la vida:

Robot de Cocina

Aunque caros, para mi son imprescindibles ya que ahorran un montón de tiempo y lo mejor es que no tienes que estar al cuidado de la comida. Puedes estar cocinando y a la vez preparando otras cosas.

Yo tengo desde hace 4 años la Thermomix TM31 y estoy encantada con ella. Muy buena funcionalidad y resultados, además de muchísimo soporte y recetas a mano en Internet.

thermomix-575x323

Con las papillas de los niños ha sido una gran aliada. Tiene un uso diario y a veces hasta 2 y 3 usos en el mismo día. Y además, una vez que le coges el tranquillo al cacharro puedes cocinar tus propias recetas sin tener que seguir ningún recetario. Así que, ¡me pongo a hacer cosas y no paro!

Olla Rápida

No me gusta guisar en la Thermomix, es buena para unas cosas pero los guisos mejor en ollas. Como la variable tiempo es muy importante para mi y no puedo estar como las abuelas 4 horas por la mañana en casa pendiente del puchero.

Así que una buena olla rápida en casa, garantiza buenos guisos en cuestión de media hora como mucho. nosotros tenemos la WMF Perfect Plus desde hace 10 años y nos está dando muy buen resultado a todos los niveles.

00107388202512____2__640x640

Con organización, hay tiempo para “casi” todo

Y parece mentira que yo lo diga, madre trabajadora y gemelar, pero con unos cuantos truquis y buenas recetas en pocos minutos podréis conseguir unas recetas dignas de los mejores paladares.

Y allá voy, con esta sección de “Melliceando & Cocinando” a enseñaros que en un ratito que tengamos disponible se pueden hacer cosas increíbles.

Así que, vamos manos a la obra, ¡¡espero os guste!!

Receta nº 1: Pollo Tikka Masala

 

Leer el resto de esta entrada »