Recetas

Receta nº14: Ensalada de Cuscús a la Vinagreta

Cita Posted on Actualizado enn

Lo que se nos ha resistido el veranito, ¿verdad? Bueno, pues llegó la hora de comer cosas fresquitas que entren bien y que nos den digestiones ligeras.

Hoy os traigo una receta suuuuuuuper fácil de ensalada que vale para todo: de entrante, de guarnición, de tapita para un cócktail … esta receta es multiuso.

Os voy a contar donde la descubrí. Como muchos sabéis, me he criado entre Valladolid y León, buenas tierras para hacer culto a la gastronomía, por lo que me declaro absolutamente fan de las salidas de tapeo, el buen vino y una buena compañía.

Justo en una de mis salidas por León, descubrí esta tapa. Me pareció super rica y fresca para tomar con un vinito. Además estaba presentada super cuqui en una tarrina de cristal. Como os podéis imaginar rápidamente me puse a reproducirla en casa.

Así que, ¡ahí va la receta! Espero os guste y la preparéis este verano.

cus

Tiempo de preparación

El tiempo de preparación es de risa, en menos de 10 minutos tienes una ensalada super apañada:

  • Preparar el Cuscús son 5 minutos
  • La vinagreta si tienes Thermomix, menos de un minuto
  • Sin Thermomix, el tiempo que tardes en cortar las verduras y aliñarlas con aceite, vinagre y sal

Ingredientes

Para unas 4 personas:

  • 250 gr de Cuscús. Yo uso el de la marca Gallo y va bien.
  • 60 g de pimiento rojo
  • 60 g de pimiento verde
  • 50 g de cebolla
  • 100 g de aceite de oliva Virgen Extra Picual
  • 40 g de vinagre
  • Una cucharadita rasa de sal

Preparación

Cuscús

  • Seguir las instrucciones de la caja. En el caso del Cuscús de Gallo, hay que poner 250cl de agua con un chorro de aceite y una pizca de sal y llevar a ebullición.
  • En cuanto hierva el agua, retirar del fuego y echar el Cuscús. Remover hasta que absorba el agua y dejar reposar unos 3 minutos.
  • En cuanto repose, verter una cucharadita de mantequilla, remover y dejar en reposo unos minutos hasta que temple.

Vinagreta

Con Thermomix:

  • Pon en el vaso todos los ingredientes de la vinagreta y programa 4 segundos en velocidad 5.
  • Comprueba que el troceado queda a tu gusto, de no ser así vuelve a programar de segundo en segundo para no pasarte.
  • Vierte sobre el Cúscus y mezcla bien.

Sin Thermomix:

  • Pica muy bien todas las verduras de la vinagreta
  • Mezcla en un bol con el aceite, vinagre y la sal
  • Vierte sobre el Cúscus y mezcla bien.

Una vez realizada la mezcla, mételo en el frigorífico a enfriar al menos un par de horas.

Trucos que no te puedes perder

Lo que os comentaba antes, si vas a hacer cualquier fiesta o cócktel, puedes hacer unos vasitos con esta mezcla y ¡quedan super cucos y originales!

¡A disfrutar del verano!

Post relacionados:

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos:

Mamá la Cuadrado te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario de comentarios, serán tratados por Mamá al Cuadrado como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

 Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.
Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wordpress.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamaalcuadradoblog@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://mamaalcuadrado.com/2018/11/12/proteccion-de-datos-mama-al-cuadrado/

Mi Vida sin Tabaco

Cita Posted on Actualizado enn

Siiiiiiiii, quién lo diría, ya 4 años sin un cigarro de la mano, sin ese pestilente olor, sin esos sacrificios de tener que salir a fumar porque sino te da un parraque …

Empecé a fumar con 16 años. Si, fue una estupidez. Una estupidez de esas que se hacen en la época del insti y que luego traen sus consecuencias. Consecuencias transformadas en 20 años de tabaquismo, de casi un paquete diario de medida, superándolo tranquilamente durante los fines de semana y con cero motivación para dejar de fumar.

Tenía muy claro que nunca fumaría embarazada, pero tampoco me planteé que seguir fumando fuera a ser tan «malísimo» mientras lo buscaba. Mis amigas, muchas de ellas ya con niños, fumaban como yo y no tenían ningún problema … ay las comparaciones …

Resultado de imagen de tabaco

Cuando se me empezó a complicar el tema niños, es cuando pensé seriamente que debería al menos reducir el número de cigarros. Aun deseando tanto un embarazo, me veía incapaz de dejarlo totalmente. Si, es una contradicción, pero os aseguro que era pensarlo y me invadía una ansiedad brutal. Sé que para un no fumador cuesta entender esto un triunfo, pero por Dios y por la Virgen, nunca le digáis a alguien que está tratando de embarazarse eso de: – pues si no lo dejas, es que no lo quieres suficiente o no te esfuerzas lo suficiente … o cositas de ese palo, porque realmente no os podéis imaginar la encrucijada que representan este tipo de situaciones llenas de ansiedad, frustración, culpabilidad etc …

Así que me propuse mi plan de acción:

1- Dejar de fumar en el coche. Tenía muchísimas ganas de hacerlo. Aun siendo fumadora, reconozco que el olor a tabaco es asqueroso y en un coche o cualquier tejido o tapicería más. Me vino genial cambiar de coche y aprovechar que estaba «nuevecito» para darle un mejor trato que al anterior y sobre todo para que ya no trajese de serie el «kit fumador». Parece una broma, pero unos 4 cigarros de media al día conseguí reducir solo con esta medida.

2- Se acabó el tabaco en casa. A fumar al jardín. Por la misma razón que la anterior, una casa con olor a tabaco es lo peor de lo peor (aclarar que la mía no olía especialmente porque me pasaba el día ventilando aun a bajo cero) … otra chorrada pero otros 4 cigarros diarios se quedaron en la cajetilla.

3- Apuntarme a Yoga y hacer deporte. El tiempo que estaba enredada en estas actividades a lo mejor me ahorra 2-3 cigarros y por supuesto la experiencia fue súper positiva y saludable.

4- Quitar voluntariamente alguna salida a fumar, y ahí me podía ahorrar otros 2 diarios …

Así que entre pitos y flautas, conseguí bajar a 5 o 6 cigarros por día. Básicamente me quedé con aquellos que me producían más placer, los de después de las comidas y poco más.

Siguiente paso. Me costaba mucho bajar ya de ahí, pero tenía que seguir haciendo el esfuerzo. Me costaba un triunfo en parte por los tratamientos. Como sabéis, son una bomba emocional y los nervios y la ansiedad están a flor de piel.

Así que decidí seguir reduciendo la dosis de veneno comprando el tabaco más más light que existía en el mercado.

HR0000276

No es ni mucho menos inocuo (no nos vayamos a engañar), pero desde luego fumarse 10 de estos equivale más o menos a 1 de los normales.

Acostumbrándome a este tabaco y al pastizal que vale … conseguí bajar a 5 cigarros diarios de este tipo.

Sea como fuere, me quedé embarazada. El día que me dijeron que la beta era positiva, hice una pelota al paquete que tenía y lo tiré a la basura. Durante el embarazo, ni me acordé del tabaco. Estaba tan centrada en la experiencia, en que todo saliera bien, que mi cabeza anuló esos pensamientos …

Cuando dí a luz, me dije: – ay madre mía, ¿seré capaz ahora de mantenerme sin fumar? Y la verdad es que esto ha sido lo más sencillo.

Pensé en:

  • Lo mal que olería de nuevo la casa, casa en la que había bebés
  • Lo mal que olería de nuevo el coche, coche en el que viajarán bebés
  • Pasear con mi carro gemelar un una mano sujetando un cigarro
  • Tocar a mi pequeños con manos que huelen a tabaco
  • Coger a mis niños con mi ropa y mi pelo oliendo a tabaco
  • Restar años a mi vida disfrutando de mis hijos …

No se me volvió a pasar por la cabeza … ni se me ha vuelto a pasar. El tabaco es una condena.

Hoy 31 de mayo, día sin tabaco, me apetecía mucho recordar esta historia y sentirme orgullosa por ser una ex -fumadora más. También me apetecía enviar un mensaje de fuerza y ánimo a todos aquellos que lucháis por dejar de fumar. Porque sí, es una lucha, muy dura para la que hay que estar muy muy preparado. Porque uno no lucha contra el tabaco, no, lucha contra su propia cabeza.

Post relacionados:

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos:

Mamá la Cuadrado te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario de comentarios, serán tratados por Mamá al Cuadrado como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

 Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.
Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wordpress.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamaalcuadradoblog@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://mamaalcuadrado.com/2018/11/12/proteccion-de-datos-mama-al-cuadrado/