Reproducción

Fertilidad con Fecha de Consumo Preferente

Cita Posted on Actualizado enn

Me he visto en la necesidad de escribir este post a raíz de una conversación que hace poco tuve con una pareja, la cual dejó al descubierto algo que evidentemente sospechaba, pero que no me había dado taaaaan de bruces con la cruda realidad: la falta de información a nivel general que tenemos sobre los temas de fertilidad. No es la primera vez que me encuentro esto desde luego, pero sí me llamó la atención la seguridad con la que hacían algunas afirmaciones.

Mejor os cuento la situación y así os hacéis una idea.

Celebración con refrito de amigos, conocidos, desconocidos … con niños incluidos. Pareja de conocidos nos dice: – ¡¡¡ay que monos los mellis!!! , no os aburrís, ¿verdad? (toma topicazo) Pues yo que voy a decir, que si, que muy majos, muy graciosos y bla bla bla … desde que viví esta historia con la infertilidad reconozco me he vuelto una persona demasiado reservada con la vida de los demás. Nunca pregunto por nada a la gente con la que no tengo confianza y a veces eso tampoco es bueno, porque la gente, dependiendo de qué temas, prefiere ser «preguntada», pero yo que queréis que os diga, me da ya «cosita» todo y salvo el: -¿qué tal estás? genérico, pregunto más bien poco o nada.

Así que después de los alagos y moñerias a mis hijos, evidentemente no se me ocurrió preguntarles:- y vosotros, ¿para cuando?, ¿no os animáis? … 

¡No por Dios!, que se me caiga la lengua ahora mismo si estas palabras salen de mi boca algún día.

Aun no haciendo la pregunta, ellos me contestaron:- nosotros vamos a esperar un par de años más. En ese momento, creo que los ojos se me dieron la vuelta. Ella 39, él 40, no hace falta hacer un gran esfuerzo mental para saber que dos años más implican 41 y 43 años respectivamente.

Y siguieron con el discurso sin yo decirles nada. Si, un par de añitos más porque tenemos algunos planes incompatibles con la paternidad / maternidad. Pero no pasa nada … y aquí comenzó el rosario de ejemplos:

-«Pues una amiga nuestra que no podía tener hijos, ahora con 41 se ha quedado embarazada «ella sola» y tiene un bebé precioso». Ah, y también está el ejemplo de fulanita y menganito que tienen mellizos como tu y también los tuvieron super tarde. Bueno y si no nos sale pues que nos lo hagan, un «jeriguillazo» y listo.

En ese momento tuve que emplear el «caña aquí» y que sea doble porque casi me da un parraque.

Evidentemente, no era el momento de pegarles una charla sobre biología y medicina reproductiva, pero soy consciente de que se ha avanzado mucho en comunicación sobre la fertilidad, pero el camino que aun queda por hacer es largo.

Así que si me permitís y sin ánimo de asustar a nadie, pero si de informar y gestionar expectativas sobre el tema, tengo algo que deciros:

La capacidad reproductiva femenina empieza su declive a partir de los 35. Si, queridos, si. Aunque por fuera estemos divinas, nuestros pequeños óvulos van perdiendo cantidad y calidad. Y para muestra un botón, os dejo las estadísticas sobre las probabilidades de embarazo por edad:

1

Con esto no quiero decir, que a partir de los 35 sea imposible, ni mucho menos, pero si que esto de la fertilidad tiene una fecha de «consumo preferente» que es antes de los 35. A partir de esa edad, perdemos «propiedades» como algunos alimentos (por hacer la analogía), pero somos aptos para el «consumo». ¿Que significa eso? pues que se incrementa el tiempo de concepción, la tasa de aborto y las probabilidades de terminar pidiendo «ayuda» en reproducción asistida.

Uno de los grandes problemas que veo en la sociedad es que más o menos se tiene claro que la fertilidad tiene una fecha de caducidad allá por los cuarenta y pico, pero no somos muy conscientes de esta otra fecha, la de «consumo preferente».

Las técnicas de Reproducción asistida, no son la panacea universal. Seamos razonables, nada en esta vida no cuesta nada, y por lo general, de lo no cuesta y se obtiene un gran beneficio suele ser «ilegal»… je je

Bromas a parte, cuando llegas a Reproducción Asistida no te «pegan un jeriguillazo» y sales embarazada … no, nada más lejos de la realidad. El proceso es complejo:

  • Obtener un diagnóstico conlleva paciencia, pruebas, pasar el duelo de asumir que te pasa algo y vas a necesitar ayuda etc … Y eso si tienes un diagnóstico a la primera y no eres como servidora, una raruna de los pies a la cabeza que tras años de intentos, 2 mellizos en el mundo y 3 pequeños sueños truncados por el camino, aun no no tiene un diagnóstico claro. Evidentemente, mi caso no es lo habitual, pero ya solo obtener un diagnóstico puede implicar un duro camino.
  • La medicación y el proceso al que te tienes que someter no es inocuo. La medicación, las punciones, transferencias etc … al final requiere de una resistencia física, pero sobre todo mental importante.
  • Y por no hablar de las esperas de las pruebas de embarazo, la llamada con los negativos y otras complicaciones que puedan surgir por el camino.

La buena noticia, es que tras pasar por esto, la mayoría lo conseguimos, pero como os he comentado, el camino no es sencillo:

1

 

Y dicho esto, cual sería mi consejo después de toda mi experiencia:

Mejor antes que después: y diréis: – vaya consejo de mier**. Pues si, para mi esta reflexión, que parece tan obvia, después de todo lo que he pasado es fundamental. Toda mi vida he estado planificando, y ahora esto y ahora lo otro … y ahora a ser mamá y el cálculo me falló estrepitosamente.

Muchas veces pensamos, hasta que no tenga un trabajo tal, hasta que no tenga una casa cual, hasta que … hasta que … Pues pasado el tiempo me doy cuenta que no hacía falta tanto dichoso «hasta que …» y que no hubiera llegado a los casi 35 descubriendo que no podía ser mamá.

Así que el mensaje es: «No planifiquemos tanto, cuando hay cosas que no se pueden planificar»

Infórmate sobre tu fertilidad: Aunque no tengas pensado ser mamá ya, el ginecólogo te puede mandar unas simples pruebas que se hacen a través de una analítica para ver si todo está en orden. Muchos casos de baja reserva prematura se podrían tratar «a tiempo» solo con esta pequeña acción y sobre todo, gestionar tu expectativa sobre tus posibilidades y así evitar que el día que te quieras «embarazar» no lo estés intentando inútilmente.

A los hombres también les aplica esto, ya que la mitad de los problemas de fertilidad son de origen masculino, es decir, esto de la infertilidad no es solo un problema femenino. Así que comprobar vuestra fertilidad «tentativamente» no está de más.

Preservación de la fertilidad: Tanto óvulos como esperma se pueden criogenizar para ser utilizados en el momento que se decida tener un hijo. Esto es un gran avance, la probabilidad de éxito es alta, pero también quiero comentar que no es 100% infalible. Otros problemas «ocultos» que no sean responsabilidad de los gametos o que también las tasas de implantación descienden a mayor edad materna, pueden hacer que no se logre el objetivo.

Coge con «pinzas» los ejemplos estelares sobre grandes éxitos de la fertilidad: porqué digo esto, porque muchos de esos ejemplos que tan embebidos tenemos en nuestra sociedad sobre si «Manolita se quedó embarazada de trillizos a los 45» y que generalizamos tanto como si al común de los mortales le fuera a pasar el origen es:

  • Casos maravillosamente inusuales que evidentemente suceden pero no son la tónica habitual y la probabilidad de que sucedan es excepcional
  • Casos procedentes de reproducción asistida, que por la razón que sea, sus protagonistas no han querido «sacar del armario» (cosa totalmente lícita) y que nuevamente generalizamos como si eso fuese lo habitual.
  • Historias que han ido de boca en boca y son como el teléfono estropeado (que cada actor le mete una escena nueva a la película) y al final Manolita, que en realidad tenía 52 años, se lío con uno de 30, tuvo quintillizos de forma natural, nacieron a las 39 semanas y fue todo fenomenal.

Y dicho esto, no es mi intención meter prisa a nadie, ni que a partir de ahora tu reloj biológico te retumbe en los oídos (TIIIIIC, TAAAAAC, TIIIIC, TAAAAC), pero si que se conozca mejor como funcionan algunas cosas importantes en materia de fertilidad que pueden ayudar a tomar algunas decisiones y ojalá, a evitar o prevenir algunas «situaciones».

¡Mucha suerte a tod@s en vuestros planes de maternidad/paternidad!

Post relacionados:

 

 

Mi Sexta Beta

Cita Posted on Actualizado enn

Como ya sabéis la mayoría, en septiembre reiniciamos la operación hermanito. Enterramos todos nuestros miedos y seguimos adelante.

Desgraciadamente, a día de hoy ya tenemos el resultado de este intento: NEGATIVO. A seguir buscando. Nos quedan 4 y bajando. La tensión aumenta, las posibilidades merman … empiezo a sentir algo de presión de que avanzamos rápido hacia el límite.

img_2573

Pero bueno, voy a resumir lo que ha sido este ciclo porque todo lo que empieza mal, suele acabar mal.

La transferencia

Papá al Cuadrado no pudo estar presente. Tuvo que viajar a México así que me tocó hacer la transfer sola.

Hacíamos chistes sobre ello en plan Gila:

Imaginábamos a nuestro pequeño el día de mañana diciendo: «-pues a mi me hicieron cuando mi padre no estaba…»

En esta casa, que nunca falte el humor.

Pero antes de la transfer las cosas empezaron a torcerse. Me levanté con un horrible dolor de garganta o lo que es lo mismo, lo que fue la antesala de un catarrazo infernal. Lo segundo, la llamada del laboratorio no llegaba. Eran las 12:30 de la mañana, con una transfer prevista sobre las 14 h y ni rastro de la llamada.

Cuando llegó finalmente la llamada, la embrióloga me comentó que el blasto que pensaban transferirme no sobrevivió a la descongelación. Me quedé a cuadros, ¿pero como un blasto A/A no va a sobrevivir?

La embrióloga dice que hay más factores que influyen en la descongelación independientes a la calidad y que estas cosas pasan. El 92% descongelan bien, pero hay veces que sin explicación aparente el embrión no es capaz de deshacerse del agua de la descongelación y empieza a perder células que le dejan inviable.

Pues muy bien, de buenas a primeras hemos perdido otra oportunidad. Así que pasamos de que Bichito VII fuera el transferido a descongelar a Bichito VIII.

Bichito VIII, descongeló bien y a las 14 h lo transfierieron, menudas carreras para llegar al IVI ese día.

Transfer

Todo fue bien y las 14:29 Bichito VIII estaba conmigo.

La betaespera

Esta betaespera he estado bastante tranquila. No he hecho el cabra, ni tampoco he podido hacerlo francamente porque mi catarro empeoró radicalmente.

Al no poder tomar nada, los mocos y la tos se apoderaron de mi. Me pasaba las noches sin dormir entre toses y mocos. Horrible.

No tenía ningún síntoma hasta que el día 7 post transfer empecé a sentir nauseas, y ahí empezaron las dudas: – ¿Sería del catarro?, ¿Habría algo ahí dentro? …

Las ganas de vomitar fueron a más y a tanto más que ya resultaba un poco increíble que se debieran a un incipiente embarazo.

El día 9 post transfer me salieron 2 granos. Eso ya pintaba menos bien, siempre que me va a bajar la regla me salen.

El lunes 9 de octubre tenía la beta. Y dos horas después llegó la noticia.

Fue descolgar la llamada del IVI y saber que era negativo. La voz que ponen las enfermeras cuando llaman con un positivo es radicalmente diferente. Con los negativos se les pone «vocecita», una vocecita que da mucha pena, la verdad, y que traumatiza más que el propio negativo.

Y si, fue un negativo, de mis clásicos 0,0 del principio. Ni rastro de implantación. Ahora, si nos ponemos a pensar en positivo, mejor esto que un bioquímico.

No lloré, no me apetecía, mi cabeza estaba ya en modo – Tengo que hablar con mi doctora e ir a por el siguiente pasó. Si haces el borrón y cuanta nueva deprisa a veces se sufre menos, o por lo menos yo me lo tomo así. Aproveché para tomar todos los medicamentos que pude para mi catarro … puff que alivio al fin … ¡volver a dormir!

La peor parte se la llevó Papa al Cuadrado, no se esperaba un negativo.

Me dolió mucho oírle decir que se quería plantar que estaba hasta el moño de disgustos. Yo le dije: – ¿pero como nos vamos a plantar si aun nos quedan 4? Vamos a ir hasta el final. Te recuerdo que somos padres porque la primera vez seguimos luchando y no nos rendimos … -tienes razón Ana. Sigamos adelante.

Así que tras esto, que os reconozco es más duro que el propio negativo, me quedé esperando la llamada de mi doctora que suele hacerla 24-48h después del negativo.

Lo curioso es lo que pasó ese mismo día tras la beta. Serían las 19h y me llaman del IVI para darme cita con la doctora y me dicen que tiene agenda para el día 25 de octubre. ¿Pero se os va la olla o que?, ¿Nadie le pone un poco de cerebro a esto?

Le expliqué que yo no solía ir presencialmente a las reuniones post negativo, que lo hablaba con mi doctora todo por teléfono al día siguiente. Y dale la tía pesada con ir.

«So-y au-to-ma-ta tie-nes que ve-nir si o si»

Pero vamos a ver, ¿como voy a ir dentro de dos semanas si quiero reiniciar el tratamiento con mi próxima regla?, y si tengo muchas dudas y estoy «súper fatal» por el negativo, ¿me vais a atender dentro de dos semanas? … Si lo podemos hablar por teléfono, ¿porque no os organizáis para que quien desee hacerlo así lo haga y ahorramos tiempo y dinero a pacientes y a médicos?

No se, me da la sensación que alguien ha montado este proceso como el que da cita para hacerse la manicura. La gestión post negativo es fundamental y prioritaria así que debe ser rápida y con tacto. Nada más que añadir.

Afortunadamente el equipo médico es genial (el administrativo cada día me alucina más) y hoy a primera hora estaba hablando con mi Doctora.

Me comenta que estemos tranquilos, que los resultados son normales. Que no meta en el mismo saco al que no descongeló. Que mirando los resultados de los 8 embris restantes se están cumpliendo las probabilidades.

Es decir, con unos embriones que salieron de óvulos de cuando yo tenía 35 años, se estima que el 46% debería ser viable (54% aprox. podría tener fallos cromosómicos). Eso hace que 3,68 embriones pudieran dar lugar a un embarazo.

Dos de ellos ya los tengo conmigo que son los mellis, así que estadísticamente debería quedar entre los 4 que nos quedan en el congelador, al menos 1 que de lugar a un embarazo evolutivo.

Así que vamos al ataque de nuevo con esta regla. Esta vez transferiremos 2, nos vamos a fiar de las estadísticas, aunque cabe la posibilidad de que no consigamos nada o que volvamos a tener un embarazo gemelar. Seremos coherentes y consecuentes con el resultado. A lo mejor la vida solo nos permite ser padres a «pares» …

A por todas, que no decaiga el ánimo …

Post relacionados:

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos:

Mamá la Cuadrado te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario de comentarios, serán tratados por Mamá al Cuadrado como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

 Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.
Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wordpress.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamaalcuadradoblog@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: Protección de Datos Mamá al Cuadrado