Salus infirmorum

Y llegó nuestra Hada Madrina … (Enero 2015)

Posted on Actualizado enn

El 1 de enero a las 15:00 llegamos a nuestra casa, mi pareja, los niños y yo, solos, pedimos ese deseo a la familia expresamente, no queríamos que la llegada a casa se convirtiese en ningún jolgorio de gente.

Hago un pequeño inciso en la historia, para comentar, que la llorera que llevábamos el nuevo papa y yo en el coche al salir del hospital no era normal. Vernos a los 4 en el coche, los niños en sus sillitas, yo atrás con ellos mirándoles como nunca he mirado a nadie … Era lo que habíamos soñado y esta vez era real. No digeríamos la emoción.

Estábamos machacados, después de 5 días de hospital. El nuevo papa fue el que se encargó de los niños durante nuestra estancia con lo cual estaba rendido y yo entre la cesárea, los puntos que me mataban y que también llevaba un sueño acumulado, porque nos levantábamos 3 veces a dar tomas por la noche una hora por toma echad la cuenta, necesitaba descansar.

Uno de nuestros planes cuando estábamos preparando la llegada de los niños allá por el mes de octubre fue contratar una Salus. Para los que no sepáis que es una Salus, son especialistas en el cuidado de bebes. Las Salus Infirmorum eran antiguamente monjas que se encargaban del cuidado de los recién nacidos. Poco a poco fueron formando a otras mujeres para el cuidado fundamentalmente de bebes de la alta sociedad. Actualmente, existen en nuestro país diferentes empresas que ofrecen este servicio, con diferentes modalidades de cuidados y horarios y se adaptan cada vez más al bolsillo.

Nosotros lo teníamos claro: mis padres no viven en Madrid, los padres de mi pareja pasan de los 80 (mi chico es de la última remesa de hermanos, como digo yo, y sus padres se han hecho mayores). A mis padres no les quería hacer la faena de trastocarles su vida, que lo hubieran hecho de buen grado, pero meter a los padres, a los unos o a los otros, durante uno o dos meses podría hacer temblar los cimientos de nuestra casa. Si hubiera sido un solo bebe lo hubiéramos hecho solos sin problema, pero con dos …

Conozco además a parejas que han intentado o que solo han podido hacerlo solos y tras ver su cara de calvario, tenía claro que después de lo que me ha costado que mis peques estén aquí no iba a pasar ningún mal trago o al menos en ese sentido. Así que no quedaba mas remedio que buscar ayuda externa y para eso nos esmeramos en conseguir la mejor. Vi muchas recomendaciones de SalusBebes y desde luego no se equivocaron. Fue hablar con su responsable y quede convencida, de verdad que saben lo que hacen (al menos a día de hoy). Os dejo su contacto: Os advierto también, que hay empresas más económicas anunciando cuidados de recien nacidos pero no son Salus, a veces son diplomadas en enfermería pero a penas con experiencia en bebes o directamente personas que se ofrecen para limpiar la casa o como Salus solo porque han sido madres y de verdad el trabajo de Salus es un trabajo serio, profesional y no todo el mundo vale para ello.

A lo que voy, estábamos machacados del hospital, con mucha incertidumbre de como seria la vida en casa solos, con dos peques tan diminutos, teníamos muchas dudas y porque no decirlo, miedo a pasar algo importante por alto. Contratamos la Salus durante mes y medio (un error por nuestra parte no haberlo hecho los dos meses completos) y de verdad que vi la luz cuando a las 21:30 apareció en la puerta de casa. Su horario 7 días a la semana era de 22:00 a 8:00. Fue como abrir a Mary Poppins. Enseguida nos organizo a los papas, a los niños y en un pis pas tenía todo bajo control. Yo alucinaba. A las 22:30 se encargó ella misma de dejarme en mi cama descansando, solo me avisaría para las tomas.

Y menos mal que estaba ella. La primera noche lo pase fatal. No pude ni dar el pecho a los niños. No se si fue el cansancio, la bajada hormonal o todo junto, que empece a tener unos escalofríos muy intensos durante toda la noche. Tan pronto chorreaba, como que me moría de frío.

Se sucedieron las primeras noches, en las que yo solo participe con el pecho, porque los puntos y el cansancio aun hacían mella en mi. Fue genial, me pude recuperar perfectamente, aunque reconozco que los primeros días tenía algo de cargo de conciencia por no pasar las noches con ellos.

Por fin me quitaron los malditos puntos, 10 días después de la cesárea. Fue quitármelos y os juro que podía comerme el mundo. Justo al día siguiente estaba ya paseando a mis peques en su carrito gemelar una horita por la mañana sin despeinarme. Y eso que donde vivo hay unas cuestas tremendas.

Esta claro que esa vitalidad, buen humor y ganas de todo venia porque por las noches dormía del tirón. Me cruzaba con otras mamis incluso mamis de mellizos como yo y todo el mundo estaba súper agotado. De verdad, que si se puede merece la pena. Disfrutar de esos días tan feliz y tan descansada no tiene precio.

Desde ese día me incorporé con la Salus en las labores de baño y cuidado de los bebes. Mi plan con la Salus fue el siguiente:

1- que cubriera las noches mientras yo me recuperaba

2- aprender todo lo posible sobre el cuidado de bebes

3- establecer una disciplina de alimentacion

4- ayudarles a dormir por la noche el mayor número de horas posible

Puesto que el punto primero ya casi esta cumplido, empezamos con el 2 y el 3. No os podéis imaginar lo ue aprendi ese mes y medio:

– a como dar baños relajantes a los bebes.

– distinguir los lloros de hambre de los de gases, caca etc ..

– como dar masajes cuando tienen gases.

– como ayudarles a sacar una caca atascada

– limpiarles la nariz sin hacerles daño

– sacarles gases

– darles de comer a la vez sin volverme loca

– a tener una dieta en mi alimentación para no llenar de gases a los peques cuando tomases leche materna. ¿Sabéis que las verduras o el sushi consumidos por la madre pueden dar gases a los bebes?, ¿sabíais que los espárragos dan mal sabor a la leche materna?

– me ayudo y oriento con la lactancia materna …

Y así, infinidad de trucos que os aseguro podéis leer por internet algunos, otros son de años y años de experiencia que no encontrareis en ningún sitio más,pero no hay como que te enseñen a hacerlo en vivo en directo. Esto ha sido un Master en toda regla. A mi me vino genial, porque soy una persona súper estructurada y muy practica, con lo cual tener las cosas en orden y bajo control son siempre para mi una prioridad.

Cuando los niños llegaron a los 3 kg de peso, empezamos a tratar de espaciar las tomas de por la noche. Cuando la Salus se fue después de mes y medio ya solo tomaban una toma sobre las 4:00. Cuando los niños cumplieron des meses y medio eran capaces de dormir desde las 23:00 hasta las 6:00. Actualmente con tres meses y medio duermen de 11:00 a 7:00 o 8:00. Estoy segura que la disciplina y saber implantar esa serie de cosas han sido cruciales, para que ahora tanto papas como niños tengamos una calidad de sueño estupenda.

Así que feliz, nos cuido y ayudo mucho a los papas, yo tengo una seguridad que pasma, parece que he cuidado niños toda mi vida, a los niños los trato con un cariño inmenso y nos ayudo a establecer todo lo que un padre quiere de un bebe, que coma y duerma bien. Agobio por ser padre de mellizos cero (el normal de tener niños).

Muchos de vosotros a estas alturas del post estaréis pensando que esto cuanto vale, que seguro es súper caro … Eso depende de lo que para uno sea caro y de las prioridades y posibilidades de gasto de cada familia. No voy a dar precios, solo deciros que a los padres de múltiples nos dan una subvención de 2.500€ y además nos pagan a las madres 6 semanas mas, existe también financiación de estos servicios, se puede meter como regalo de empresa, juntar los regalos de familia o amigos o directamente si has dejado de fumar por el embarazo de lo que te ahorras también te lo puedes permitir. Por cierto, a través de la asociación AMAPAMU,asociación madrileña de partos múltiples se hace descuento.

Así que ya solo me resta decir, gracias a nuestra Hada Madrina por ayudarnos y mimarnos tanto!! No os olvidaremos Salusbebes!!