Tercer trimestre de embarazo

Unas Navidades muy especiales (Diciembre 2014)

Posted on Actualizado enn

Como ya comente en algún post, desde que empece con todo este tema de la búsqueda del bebe las Navidades se habían convertido en un auténtico infierno: balances de año negativos puesto que no había conseguido mi objetivo, otra vez el árbol sin regalitos de niñ@ … Una pesadilla.

Pero este año, este año si que estaba a punto de lograr mi objetivo y por partida doble!! Me quedaba ya nada para conocer a los dos milagros de mi vida. Aunque casi no me podía ni mover, monte la decoración de Navidad con más ilusión que nunca!!

Me acordaba del disgusto que tenía el año pasado por esas mismas fechas y ahora me parecía increíble que ya estuviéramos ahí, en las puertas de nuestra ansiada paternidad.

Durante las últimas semanas de embarazo estuve yendo al medico todas las semanas. En la semana 34 el medico me dijo que ya había madurez pulmonar y los pequeños estaban a punto de llegar a los 2,5 kg, por lo que había muchas papeletas para que no tuvieran que pasar por la incubadora. Al parecer se pudo prevenir la madurez pulmonar ya que el líquido amniótico de ambos bebes esta lleno como de motitas de polvo (creo que lo llaman cuerpos lamelares) que es lo que segregan los pulmones una vez que el bebe comienza a respirar.

Desde esa misma semana rogaba al medico que llegara ya el momento. No podía más: llevaba 21 kg colgados en la tripa, no dormía, no podía casi ni hacer pis, tuve una urticaria tremenda en la zona baja de la tripa de la propia distensión de la piel (me despelleje viva de lo que me picaba), no estaba a gusto ni de pie, ni sentada, ni tumbada … los pequeños se movían una barbaridad, de hecho una noche pensé que se me rompía alguna bolsa de los meneos que me estaban pegando …

Por lo demás, ni una señal de que me fuera a poner de parto, no se me hincho la cara, tampoco las piernas. Seguía siendo la misma de siempre pero con un tripón inmenso. De hecho, como anécdota deciros, que tan poco me habia cambiado el embarazo, que estando de 20 semanas estaba andando por la calle y dos tipos en una furgoneta me vieron de espaldas y empezaron a piropearme: – rubiaaaaaaaa …. Claro, en cuanto me gire casi se meten una torta de la impresión!! Jajajaja

Como no veía señales de parto, tenía todo comprado pero no había preparado la bolsa por si teníamos alguna emergencia. Lo único que hice es dejar todo a mano por si teníamos que salir corriendo meterlo rápidamente en la maleta. Eso de tener cosas metidas en una bolsa días y días como que no me terminaba de convencer, pero nada todo el mundo obsesionado con que dejase preparada la dichosa bolsa.

Comenzó la semana 36 y llegue a la consulta del médico casi a rastras. No podía más!! El medico se partía de risa porque la verdad es que tenía una tripa inmensa. Nunca me había sentido tan observada. Allá donde fuera nadie podía quitar la vista de mi súper tripón!! Y por fin me dijo que había llegado el momento. Seria una cesárea programada para dar a luz de 36+5, pocos días antes de que finalizase el año.

¿Cabeza o culete? (Noviembre 2014)

Posted on Actualizado enn

Estaba ya de 31 semanas y me toca revisión en el Hospital Infanta Sofía. He de decir que salvo el médico que me hizo las ecografias importantes del primer y segundo trimestre y una doctora con acento canario, el esto de doctores no me convencieron. De hecho, la ultima vez que había ido a revision le pregunte a la doctora que me atendió que era un súper bulto que me salía en la tripa cuando tenía contracciones y me dijo que ella en la eco ahí veía solo liquido. ¿Pero como va a ser liquido una cosa súper redonda y dura? Yo sin ecografia estaba casi segura que eso era una súper cabeza de bebe. Vamos, que pasan de todo.

Ese día me toco un médico ya mayor que me había atendido otro día, pero ese día se cubrió de gloria. Era ultima hora de la mañana y nada mas empezar a hacer la eco dijo: – a ver este médico ya cansado que es capaz de ver en la ecografia. Puffff se me pusieron los pelos como escarpias. Total que me hace la eco y me dice que los bebés están en percentil 80, o sea grandotes (eso si era cierto) y que ambos bebés están de cefalica. Yo no me lo puedo creer porque sigo insistiendo n que el súper bulto que tengo debajo de mis costillas es una súper cabeza de bebe. Y nada, va y me dice que estando los dos de cefalica que podemos intentar parto vaginal si no hay ningún contratiempo. Me empiezo a poner nerviosa pero no digo nada hasta que mo me vea mi médico privado.

Justo me toca también seguimiento con la matrona, así que llevo el informe, me pone la sonda y me dice que si que están los dos de cefalica. Yo le digo que no me lo creo, que ese bulto es una cabeza y va y me dice con una sonrisita de sabionda: – no mi niña, eso no es una cabeza, es el culete (yo lo flipo, porque a no ser que tenga rayos x y vea atraves de la piel, como coño lo sabe?) Y añade que se dan las condiciones perfectas para un parto vaginal. Y dale con el parto vaginal!!!! Que pasa, que por tener una cesárea se es menos madre?? Me sigo sin creer nada.

Cuando llegué a revision con mi ginecologo me dice que un bebe esta encajado, muy encajado y el otro esta sentado, es decir, que el gran bulto que tengo debajo de las costillas es la cabeza de uno de los bebes y que además es una súper cabeza. Lo que yo me temía. Empece a llevarme las manos a la cabeza y a maldecir, porque  si por el médico del Infanta Sofía y por la matrona acabo empujando con uno de los bebes sentado. Bueno, para alucinar.

Sabéis que los médicos se protegen los unos a los otros, pues cuando le conté esto al mío no pudo mas que echarse las manos a la cabeza. Así que como ya estaba de 32 semanas y las UCIN de los hospitales de Sanitas ya están certificadas para este tipo de prematuros decidí que daría a luz ahí.

Se acabaron los seguimientos en la Seguridad Social y en la matrona punto. Si un embarazo de alto riesgo hay gente que lo trata así, no me quiero imaginar que harán con los normales …